9/07/2011

Julio Olivares

Fundador y Presidente de DocPath

La contención de los presupuestos de TI de las empresas no es una amenaza para el mercado de software documental, sino un acicate para la adopción de soluciones que ofrecen un rápido retorno, este es el primer mensaje que quiere dejar claro el fundador de DocPath. La empresa cuenta con dos centros de desarrollo en España y filiales en Estados Unidos y Brasil. Sus soluciones funcionan en grandes empresas (Grupo Santander, BBVA, Caja Madrid, Mapfre, Axa, Reale, ING, Sanitas, Danone, Carrefour e Iberdrola, entre otras), en organismos como la Dirección General de Tráfico y tiene clientes multinacionales como DHL Europe, Volkswagen Brasil y HSBC. Es un segmento de mercado poco conocido, y al parecer en crecimiento.

Julio Olivares
Julio Olivares

Todas las notas de prensa de DocPath incluyen la coletilla “de capital cien por cien español”. ¿Tanta importancia tiene el detalle?

Pues parece que gusta, y la prensa lo recoge así. Por nuestra parte, creemos que es bueno que en España existan empresas que crean valor y puestos de trabajo. Tenemos la materia prima profesional, pero ahora vemos que muchos se van a Alemania; por esto presumimos de ser una empresa española que ha crecido sin ayudas, en un entorno desfavorable, y esto es muy bueno como carta de presentación [...]

Desde luego, pero ¿hay algún rasgo peculiar del mercado español de software documental?

Creemos que por haber crecido aquí, estamos en condiciones de aportar soluciones a este mercado que, en efecto, tiene peculiaridades. Por ejemplo, una industria financiera muy desarrollada, por delante de muchos países europeos; estoy convencido de que las multinacionales que vienen aquí con una idea americana de la banca  no están preparadas para encontrarse con ese nivel de desarrollo. En este sentido, ser una empresa española, nos favorece. En cambio, es duro hacerse una imagen fuera.

Apelando a esa experiencia, ¿ha aumentado o disminuído la importancia del documento en las transacciones?

Suelo decir que la relación entre una empresa y sus clientes, no se construye sobre transacciones sino sobre documentos, que es lo que la gente ve y conserva. Cuando uno está metido en el mercado, queda sorprendido al ver que algunas organizaciones tienen tan poco cuidado con este tipo de cosas. No es lo común; por ejemplo, la banca es ejemplar en este sentido, pero muchas empresas no comprenden que la documentación que generan es un vehículo, positivo o negativo, de su imagen de marca, que es lo que las define en el mercado. Lo que nosotros vendemos es una tecnología para que esa imagen se pueda plasmar bien, con eficiencia y a un coste razonable, que lejos de implicar un sacrificio consiga ahorros y mejore los procesos.

Esa sería la parte externa de un proceso que internamente tiene que ser más complejo [...]

En realidad, la documentación es el último paso de un proceso de información. Nosotros ayudamos en ese proceso, damos formas de capturar la documentación y aconsejamos acerca de cómo hacer todo de la manera más eficiente, además de crear los documentos como tales. No entramos en la forma en que esa organización va a gestionar la información, ese no es nuestro papel: estamos en la parte de los datos que entran y salen, se almacenan y se gestionan para producir documentos optimizados, que contengan la máxima información sin estar recargados, que sean de fácil lectura y que, si el cliente lo desea, puedan contener publicidad.

¿Publicidad propia o ajena?

Son dos posibilidades. Conozco el caso de una empresa muy grande, que cada mes hace llegar millones de facturas de papel, que para ello hizo una inversión en maquinaria, y a la que otra empresa le ofreció hacer publicidad en las facturas… el resultado es que ya cubre los costes, y está pensando en que puede ganar dinero. Es un modelo que, sin exagerar, puede ser interesante.

¿Cómo se diferencia DocPath de sus competidores?

Hay algunos competidores grandes, con soluciones muy potentes basadas en mainframe, y otros muy buenos en el mundo del PC pero que no funcionan bien con máquinas que van conectadas a un mainframe; también hay algunos que vienen del entorno Unix y venden soluciones documentales. Lo que diferencia a DocPath es que nuestras soluciones funcionan en todas las plataformas, con los mismos formularios y la misma información, allí donde sea más barato y conveniente por decisión del cliente. Nuestra fuerza, creo yo, es que somos independientes y no estamos casados con ningún fabricante de hardware.

DocPath lleva casi 20 años en este negocio. ¿Ha sido difícil el recorrido?

Empezamos en 1992 con la idea muy básica de eliminar el papel impreso en la oficina bancaria. Y acertamos al empezar por la banca, porque esta vio de entrada que ahorraría dinero, y amortizaría el coste inicial en un año. Esto es una bola de nieve, porque cuando puedes demostrarlo, los demás se apuntan, y es evidente que en el mundo bancario todo el mundo se conoce y sabe lo que hace el otro. Luego, pasamos a las compañías de seguros, que tienen una dinámica específica al trabajar con agentes externos que generan mucha documentación en nombre de la compañía, y podrían producirse situaciones delicadas.

¿DocPath vende directamente o a través de distribuidores?

Estamos tratando de ser una empresa de tecnología que casi no venda nada directamente. Sólo lo hacemos a algunas grandes cuentas en España y a otras pocas pero importantes en el extranjero; del resto se ocupan nuestros partners. Queremos que sea así, porque lo importante es contar con un ecosistema, una forma de funcionar en la que haya otras empresas alrededor que ganen dinero. En las soluciones de gran volumen podemos actuar solos, porque son pocas, pero incluso en ellas trabajamos con partners fuera de España… es mil veces mejor hacerlo así. A escala de los clientes pequeños, sería imposible tener una organización que resuelva todos los problemas, porque muchos proyectos requieren servicios e implicarían costes de personal muy altos.

¿Cuánto hay de estándar y cuánto a medida?

Diría que a medida, cero. Muy raramente cobramos a alguien por hacerle algo; realmente, lo que nos interesa es que el producto crezca en funcionalidad, y de esa manera nos aseguramos el mantenimiento. Para decirlo simplemente: tenemos productos estándar y huímos de los a medida.

¿Cree en las soluciones en `la nube´?

Sería de tontos no creer en algo que se ha demostrado imparable. Lo que ha tomado fuerza es la idea de utilizar recursos externos a la empresa, luego poco importa qué nombre se haya acuñado. Aunque reconozco que en el asunto de los documentos, la gente duda bastante: no me imagino a un banco haciendo cloud computing con sus documentos. Nosotros tenemos clientes en medio mundo, y cuando quieren imprimir por outsourcing, nos preguntan cómo pueden hacerlo sin el riesgo de que alguien se apropie de sus datos. Vamos, que veo difícil que en la nube se vaya a gestionar un porcentaje alto de los documentos: habrá, eso sí, una migración generalizada de los documentos publicitarios, pero poco más [...]

¿Y si un partner quisiera venderlas como servicio?

Si alguien nos pide nuestro software para venderlo como servicio, no hay ningún problema, porque en el fondo siempre hay alguien haciendo outsourcing, que normalmente se hace por alquiler, una operación ventajosa para todos: no hay inversión sino pagos mensuales.

¿Cómo está la posición competitiva de DocPath?

Estamos en una encrucijada de mercados: gestión de documentos, impresión, Internet, captura de datos y ahora los móviles. En este contexto, hay empresas más grandes que la nuestra, y hay otras que son importantes en determinados nichos. Nosotros somos muy humildes, y como hemos partido desde abajo y con un tamaño manejable, podemos competir con bastante éxito. Estando en España, podemos tener productos de calidad a costes más bajos. Vendemos en Estados Unidos, donde otras soluciones cuestan el doble o más. No deja de ser agradable contar con un equipo de profesionales jóvenes que, de otro modo, quizá tendrían que emigrar.

Ha hablado mucho de grandes empresas, pero también hay mercados verticales en los que abundan las medianas [...]

Muy cierto. En los últimos tiempos, estamos explorando cómo hacer que las pymes sean más conscientes de los problemas de la documentación. Y para ello adaptamos nuestro software, para que pueda ajustarse a las necesidades de esos clientes, a un precio que ellos pueden pagar.

 
Compartir:
  • Print
  • Meneame
  • BarraPunto
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Live

Artículos relacionados

  • No Related Post