publicidad
  10/07/2009

Los móviles japoneses miran al oeste

No hay ninguna marca japonesa entre las diez primeras del mercado mundial de móviles (si exceptuamos a Sony Ericsson, una alianza en la que es difícil discernir cuánto tiene de japonés y cuánto de sueco) Llamativa ausencia para un país tan avanzado tecnológicamente. Si se rasca un poco, uno descubre que ocho de las diez primeras marcas de móviles en el mercado japonés son locales. Podría decirse que lo primero se explica por lo segundo, pero ¿cómo se explica lo primero? Por la excesiva dependencia de los fabricantes nipones respecto al operador dominante,  NTT DoCoMo, que durante décadas ha financiado el desarrollo de nuevos modelos subordinándolos a su estrategia.

Hoy, el mercado japonés está saturado, con un retroceso del 19% en 2008, y la industria está muy fragmentada. Hay unos 100 millones de usuarios de móviles 3G – el doble que en Estados Unidos y más que en toda la UE – con una altísima proporción que accede cotidianamente a Internet desde sus móviles. Lo que quiere decir que se trata de una demanda sofisticada, habituada a aplicaciones que sólo ahora están llegando a Occidente. Pero, al mismo tiempo y quizá por eso mismo, es un mercado aislado, extraña conjunción que aconseja integrar el mundo exterior en las estrategias de los fabricantes.

El temprano y vertiginoso crecimiento de su mercado interior ha restado estímulos para que los fabricantes japoneses se interesen en el resto del mundo. Descubren ahora, demasiado tarde, que su debilidad es haber prestado más atención al hardware que al software. Una manifestación de este problema es la actitud dual del público nipón hacia el iPhone: para unos, es fascinante y para otros, aburrido.

También los operadores han vivido orgullosamente aislados, y sólo ahora empiezan a explorar la veta de la colaboración con sus colegas occidentales: DoCoMo ha iniciado recientemente un plan de compras conjuntas con Telefónica del que, por el momento, se ha beneficiado Toshiba para introducir en Europa su modelo TG01.

Sharp es el líder del mercado nipón, con una cuota del 21,8%, pero en Europa ha seguido una estrategia de marca blanca, con bastante éxito en su vínculo con Vodafone. Su plan para este año contempla la venta de 4 millones de terminales fuera de Japón.

El segundo del ranking, Panasonic (16,8%), está considerando el retorno a los mercados internacionales tras su retirada en 2005. Detrás viene un trío formado por NEC, Casio e Hitachi. Según el diario Yomiuri Shimbun, los tres estudian la posibilidad de unirse en 2010 para ganar masa crítica (sumarían un 20% del mercado local) y con ella intentar el asalto a la fortaleza china.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons