publicidad
  11/08/2012

Mal de muchos, consuelo de nadie

El cruce del ecuador de 2012 no ha sido festivo para los operadores europeos. Casi sin excepción, sus resultados del primer semestre han subrayado la recesión que tienen en casa, pero a la vez han puesto de relieve que sus posiciones en los mercados ´emergentes` ya no garantizan rentas suficientes para compensar aquella. Este es uno de los aspectos llamativos que arroja la lectura de las cuentas semestrales publicadas en las últimas semanas. Al mismo tiempo, el endeudamiento y la caída en bolsa obligan a frenar inversiones, compartir infraestructuras y vender activos, cuando no a suspender el pago de dividendo, todo sea con tal de enderezar el rumbo en la segunda parte del ejercicio.

El caso de Telefónica es sintomático [o paradigmático, o emblemático, si se prefieren otros adjetivos al uso]. El resultado neto del grupo en la primera mitad de 2012 ha sido de 2.075 millones de euros, un 34,4 % inferior al de igual período en el ejercicio 2011.

Pinchar imagen

Pinchar imagen

Los ingresos totales de Telefónica se han mantenido planos: 30.980 millones de euros (+0,3%), y el grupo atribuye en buena medida la caída del resultado a la adversa situación económica en España – que pese a años de internacionalización sigue siendo su primer mercado individual – así como a la intensidad de la competencia, provocaron una caída de ingresos a 7.720 millones de euros (-11,7%) arrastrando el resultado bruto antes de impuestos, que descendió un 13,6%.

Por si sirviera de consuelo, la compañía ha señalado que la rentabilidad (OIBDA) del negocio en España ha mejorado entre el primero y el segundo trimestre, merced a un esfuerzo de reducción de costes y a que se ha detenido la bajada del ARPU, dentro de una nueva política comercial. Al mismo tiempo, ha decidido que en sus inversiones de capital, dos áreas tendrán la prioridad: fibra y banda ancha móvil.

Aunque preocupantes, las cifras mencionadas no sorprenden, dado el contexto de la economía española. Los ingresos de América Latina (+7,0%) compensan por poco la caída (-6,1%) de los generados por las operaciones europeas, confirmándose como primer pilar del crecimiento del grupo. Lo que sí constituye una sorpresa es que la estrella ascendente del grupo, la filial brasileña ha cerrado el semestre con un incremento de sólo el 2,1% en los ingresos y del 0,9% en el parámetro OIBDA. No obstante, se antoja prematuro interpretarlo como una desaceleración de un mercado vital para el grupo.

Para hacer frente a la situación de endeudamiento del grupo (58.310 millones de euros a finales de junio), delicada en las actuales condiciones, el presidente de Telefónica, César Alierta, ha tomado medidas drásticas, como la suspensión del pago de dividendo, a la vez que ha puesto en venta activos por los que espera obtener unos 1.500 millones de ingresos.

Pinchar imagen

Pinchar imagen

El caso de Orange (grupo France Télécom) es singular por otras razones. Tanto sus ingresos consolidados como sus beneficios han caído: un 1,9% los primeros, un 8,9% los segundos. La situación más delicada se manifiesta en el mercado francés, donde la caída de ingresos ha sido del 4,2%. La singularidad reside en que los resultados en España han vuelto a ser buenos – en contraste con los de Movistar y Vodafone – con una progresión del 2,4% en la cifra de negocios y del 19% en el EBITDA.

Buenos, como los de otras filiales extranjeras, pero no lo suficiente para compensar el retroceso en Francia. Aun así, Stéphane Richard, consejero delegado del grupo, ve una señal positiva en el hecho de que la cuota de mercado de Orange se haya estabilizado tras el impacto negativo que en el primer trimestre tuviera la entrada en competencia de Free, cuarto operador móvil. En realidad, los números dicen que 1) la cuota de mercado de Orange es del 38,1%, dos décimas menos que en marzo y casi dos puntos menos que en diciembre de 2011; y 2) la pérdida neta de clientes en Francia (-155.000) entre abril y junio ha sido una cuarta parte de la sufrida en el primer trimestre (aunque se compensa parcialmente con los ingresos por roaming generados por el nuevo operador.

Los resultados de Vodafone no son comparables, porque cierra su año fiscal en marzo y, por tanto, su semestre no coincide con el de los otros operadores europeos. Pero, si de medir tendencias se trata, este operador confirma la regla: los ingresos globales del grupo cayeron un 7,7% entre abril y junio, porcentaje que resulta de combinar una caída del 8,2% en Europa y una subida del 3,8% en el resto del mundo. Sintomáticamente, el dividendo de su aliada Verizon Wireless apuntala las cuentas. El grupo británico se benefició el año pasado de la fortaleza en sus mercados emergentes, además del volumen de negocio generado en Alemania, Reino Unido y Turquía, que contrarrestó el bache en España, Italia, Portugal y Grecia. Pero en el primer tramo de 2012, no ha sido suficiente: en concreto, los ingresos en España cayeron un 17,8% y en Italia un 15,5%.

Pinchar imagen

Pinchar imagen

Inesperadamente, la filial estadounidense de T-Mobile ha salvado los muebles de Deutsche Telekom. Es un giro dramático, tras el fallido intento de fusión con AT&T, que en su día pareció la solución financiera para la carga que hacía pesar sobre la matriz. Las operaciones en Alemania arrojaron un descenso del 2,7% hasta los 11.300 millones de euros, a la vez que Grecia – segundo mercado europeo del grupo – sufría una caída del 5,8% que, dadas las circunstancias, puede considerarse leve.

Aunque es un caso peculiar, merece incluirse en este rápido análisis el grupo sueco-finlandés Telia Sonera. Al igual que los de Deutsche Telekom, no confirman la suposición de que la Europa nórdica avanza mientras la meridional retrocede. Al menos, no es cierto en lo que respecta a las telecos.

Pinchar imagen

Pinchar imagen

La progresión del 2,3% en los ingresos de Telia Sonera no se origina en su mercado ´natural`, sino en su expansión hacia los países euroasiáticos; por lo mismo, el beneficio neto ha descendido un 10,8%. En España, las condiciones son favorables para su filial Yoigo, que en esta primera mitad de 2012 ha registrado un crecimiento del 15,8% en ingresos y del 14% en EBITDA. Llama la atención que en este contexto vuelva a hablarse de la posibilidad de poner en venta su propiedad española.

Las cuentas presentadas por Telecom Italia y Portugal Telecom coinciden en el declive de sus mercados interiores – más acentuado el portugués, por razones conocidas – pero difieren en el comportamiento de sus posesiones en Brasil. Los ingresos del operador italiano cayeron un 3,1% en su país de origen, pero los de su filial brasileña TIM subieron un 6,7%, de modo que el grupo pudo cerrar el semestre con un crecimiento del 1,7% [14.790 millones de euros en total], y un beneficio que invierte el signo negativo del ejercicio anterior.

En cuanto a Portugal Telecom, la jugada consistente en vender a Telefónica su participación en Vivo para pasar a controlar el operador Oi, no ha bastado para compensar la severa caída del negocio en Portugal. En conjunto, los ingresos del segundo trimestre han ascendido a 3.344,7 millones de euros (+25,3%), pero el beneficio neto descendía un 40,9%, lo que es consecuencia de una abismal diferencia de comportamiento entre ambos lados del Atlántico.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons