publicidad
Advertisement
  21/08/2014

Nueva ola de almacenamiento flash

No es la primera ni será la última vez que este blog se ocupe de los cambios profundos en el mercado del almacenamiento. Tres factores se conjugan para acelerarlos: necesidad de capacidad para almacenar volúmenes crecientes de datos, entornos de alto rendimiento que exigen garantías de calidad en servicios críticos y profusión de plataformas cloud privadas con su exigencia de costes predecibles. Las tendencias se apoyan en otra, de naturaleza tecnológica: las memorias de estado sólido bajan de precio, y hacen que pierdan sentido los argumentos que durante un tiempo se han esgrimido contra las soluciones de almacenamiento flash. Lo confirman sendas visitas a las empresas SolidFire y Tegile.

Dave Wright

Dave Wright

Dave Wright, fundador y CEO de SolidFire, se declara convencido de que el cloud computing ha entrado en una fase que él llama 2.0; la virtualización primero y la automatización después, han favorecido la multiplicación de aplicaciones alojadas en nubes públicas, con una escalada de rendimiento y exigencias de calidad de servicio. ¿Qué supone esto para una empresa como SolidFire, fundada por Wright en 2009? Que el listón ha sido marcado por los proveedores de servicio – el propio Wright pasó por Rackpace, a la que vendió su empresa anterior – elevando la escala de requerimientos de los datacenter de nueva generación en las grandes empresas o incluso en las que llama, forzando las categorías, “grandes pymes”. Esto exige mucho más que una performance estándar, según Wright: orquestación dinámica, automatización completa y garantía de calidad en todas las aplicaciones.

Este discurso es ambicioso, porque SolidFire es una empresa pequeña rodeada de rivales en un segmento de mercado que empieza a estar superpoblado. En tres sucesivas rondas de financiación, ha recaudado 68 millones de dólares – merece mencionarse la inversión en 2013 de Samsung Ventures – para desarrollar su línea de productos all-flash-array. Tanto Wright como su VP de marketing Jay Prassl, que atendieron a los periodistas europeos, insistieron en un mensaje repetitivo: la solución de SolidFire es idónea para la creación de un entorno de almacenamiento escalable, empezando por cuatro nodos (unos 48 Tb de espacio utilizable) hasta un centenar (llegando a 3,4 Pb), que permite la adición sucesiva de aplicaciones, y que ha sido diseñada para soportar simultáneamente varias máquinas virtuales y hacer que sean compatibles diferentes cargas de trabajo, sin que el rendimiento de una afecta al de las otras.

Explícitamente, la propuesta se dirige a tres niveles: la orquestación de sistemas cloud (basados en proyectos VMware, OpenStack o CloudStack), entornos VDI (virtual desktop infrastructure) para los que tiene acuerdos con VMware y Citrix, y el trabajo con bases de datos, en el que su versatilidad puede medirse por las posibilidades de SQL Server, Oracle o Mongo DB. Sus principales clientes son grandes proveedores de servicio, entre los que Prassl citó a eBay, PayPal y Colt.

La comparación con otras ofertas de almacenamiento flash es imperativa para fijar el perfil de la compañía [pinchar en la imagen] ilustra cómo se ve SolidFire a sí misma en relación con PureStorage, XtremeIO (EMC), Violin Memory y Whiptail (absorbida por Cisco). Uno es la capacidad de incrementar los rendimientos a medida que los proyectos crecen tanto en requerimientos de capacidad como en operaciones de entrada/salida.

Según las presentaciones técnicas, SolidFire consigue rendimientos hasta veinte veces superiores a una SAN tradicional, reduciendo drásticamente los costes operativos (hasta 10 veces menores, dijo Wright). El coste medio se situaría en unos 3 dólares por GB, y los proyectos arrancan del umbral de 150.000 dólares. Se trata de plataformas con capacidad para gestionar numerosas cargas de trabajo simultáneas, en las que las necesidades de rendimiento y escalabilidad justifican el presupuesto. Para conseguir sistemas escalables y robustos, no vale con añadir discos, sino contar con interfaces desarrollados para obtener el máximo rendimiento.

Aunque cuida la pluralidad de sus relaciones y alianzas, SolidFire parece interesada en reforzar su papel en el ´ecosistema` de VMware, una confirmación de que su mira está cada vez más puesta en las empresas y no tanto en los proveedores de servicio. Recientemente, ha integrado sus cabinas de almacenamiento all flash con controladores que los hacen interoperables con vSphere Storage de VMware, reduciendo la necesidad de intervenciones del administrador. Según Prassl, esto permite a los gestores de sistemas TI la obtención de rendimientos predecibles para cada máquina virtual dentro de su infraestructura.

Rohit Kshetrapal

Rohit Kshetrapal

Otra de las empresas visitadas durante un reciente viaje a California es Tegile Systems, también especializada en almacenamiento flash pero con una oferta más enfocada al segmento de empresa media y no tan preocupada por la cuestión del rendimiento. Esta característica amplía el espectro de clientela y, de hecho, su fundador y CEO, Rohit Kshetrapal, afirmó que cuanta ya con más de 500 y más de un millar de sistemas desplegados.

Tegile ofrece actualmente dos tipos de cabinas, con dos modelos all-flash y cinco híbridos, todos bajo un mismo sistema operativo. Sus capacidades empiezan en 13 Tb en modo híbrido (4,4 Tb flash) pero se predica que son capaces de multiplicar por cinco su capacidad efectiva. La oferta apunta a entornos de testing, así como a sistemas en producción basados en mensajería, colaboración, analytics u operaciones transaccionales.

También presume de tener su espacio propio.”Más que explotar un nicho de mercado – dijo Kshetrapal a los visitantes – lo que nos interesa es la riqueza y robustez de nuestras funcionalidades”. La premisa es que la virtualización lleva a sus límites el concepto de almacenamiento, basados en el concepto tradicional, y el incremento de datos creaba nuevos problemas de protección que no se resolvían con el backup convencional.

La idea central de Tegile consiste en separar la capa que gestiona las performances de la que gestiona las capacidades, permitiendo que los soportes físicos se adapten de manera flexible a las necesidades. La riqueza de la solución en cada situación y carga de trabajo. La riqueza de la solución está relacionada con los protocolos y la optimización de los soportes SSD (storage pooling), con los que dice marcar diferencias respecto a sus competidores.

Los fundadores de Tegile no son dogmáticos en cuanto a la tecnología: normalmente, sólo un 15% de las cargas justifica all-flash y el 85% restante puede satisfacerse con fórmulas híbridas. “El cliente – dijo Rajesh Nair, CTO – debe tener la opción de ajustar la dosis de flash y discos magnéticos a la carga que está ejecutando; en unos casos, se requiere mucho espacio, y en otros el rendimiento de una cabina all-flash“.

Fundada en 2010 por Kshetrapal y Nair – que habían vendido su empresa anterior a Cisco – con el respaldo de SanDisk y HGST (filial de Western Digital) y de dos fondos de inversión, no parece apremiada por salir a bolsa: “el timing dependerá del crecimiento – explica el CEO – y no podemos saber hoy si habrá que esperar 18 o 24 meses; mucho menos podemos conocer el estado futuro del mercado”.

[informe de Daniel Comino]


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons