publicidad
  20/04/2010

Office 2010, listo para la batalla

De los productos que más influyen en las cuentas de Microsoft, Office 2010 es el primero cuya renovación cíclica coincide con la agudización de la batalla contra Google, un adversario que ha planteado el reto desde ´la nube´. La extensa base instalada de las versiones anteriores de Office es un activo con el que Microsoft puede contar a su favor, pero a sabiendas de que el modelo de venta de software por licencia está en decadencia. La compañía no puede atrincherarse como si nada pasara, ni renunciar a recoger los frutos, pero puede explorar fórmulas híbridas. Es lo que hará a partir del 12 de mayo, fecha de lanzamiento formal de Office 2010, en un evento convocado en Nueva York.

120102201032010La nueva suite ofimática ha estado disponible en versión beta desde noviembre, y se han descargado 7,5 millones de copias, el triple que con la beta de Office 2007. Con la información recogida de los usuarios y de unas 5.000 empresas que aceptaron participar del experimento, se ha cerrado la versión definitiva, que ya está en poder de los fabricantes de PC. Los clientes corporativos con licencia de volumen (250 o más PC) que hayan suscrito un plan de software assurance, tendrán el privilegio de descargar las aplicaciones a partir del 27 de abril. Los usuarios corrientes, en junio.

Office 2010 se venderá en tres versiones, lo que ya es una simplificación con respecto a las ediciones precedentes, pero a la vez  multiplica sus opciones de comercialización. La estrategia de Microsoft, según sus portavoces, se guía por el criterio de consistencia: que un documento se pueda abrir indistintamente en un PC, a través de un navegador o en una plataforma móvil. En esto encuentran una diferencia sustancial con el enfoque de Google.

Tendrá Office 2010 una versión web gratuita. Office Web Apps, limitada en su alcance y de la que no se ha dicho cuándo abandonará el régimen beta, en el que habita discretamente desde setiembre. Otra, por buen nombre Starter y con prestaciones light de Word y Excel, recuerda el caso de Works, que nunca consiguió ser aceptado masivamente. Los fabricantes podrán instalarla y, si el usuario optara más adelante por pasar del programa gratuito al de pago, recibirían su recompensa. Pero como no sería realista esperar mucho de esa posibilidad, parece sensato suponer que han negociado las condiciones para instalar una versión completa, que podría activarse cuando el consumidor acceda a pagar por ella.

Un tercer experimento comercial consistirá en la distribución a los minoristas de una tarjeta con clave de producto, que podría usarse para actualizar los programas básicos en un nuevo PC. Es una táctica que alguien de Microsoft ha definido así: “evolucionamos hacia un modelo con menos inventario”. Es un secreto a voces que la clientela más fiel de Office se encuentra en las empresas, no entre los consumidores; por ellas ha de pasar, por tanto, la línea defensiva contra la amenaza de Google. Pero tal vez el peor enemigo no sea Google sino las versiones anteriores de Office: es un hecho que Office 2007 no ha conseguido desbancar a Office 2003, por lo que se necesita un argumento decisivo para estimular el salto.

Ese argumento podría estar en algunas novedades de Office 2010 que abundan en la línea de dotarse de capacidades de colaboración sobre un mismo documento a través de su componente Share Point 2010 o de redes sociales como Facebook y Linkedin, o para mejorar la edición de imágenes en todas sus aplicaciones, así como la integración de vídeo en PowerPoint, y otras.

Esta es una carta que  Microsoft va a jugar, sin duda;  pero Google calienta motores con el  propósito de perturbar el lanzamiento de Office 2010, introduciendo en Google Docs cambios que lo hagan más atractiva y capten usuarios para la concepción puramente cloud, contrapuesta a la (ahora) híbrida de Microsoft. En buena medida, esos cambios son el fruto de la reciente compra de la compañía DocVerse, cuyo producto estrella era una solución para que los usuarios de Office pudieran colaborar entre sí en la edición de documentos en un entorno Web.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons