publicidad
  28/03/2011

Oracle: trimestre récord y una zancadilla

Semana grande para Oracle. El jueves anunció los excepcionales resultados de su tercer trimestre fiscal (78% de aumento de los beneficios sobre un 37% más de ingresos) y los aderezó con pullas hacia su rival favorito. Dos días antes, mediante un comunicado, la empresa había informado el cese del desarrollo de software compatible con el microprocesador Itanium, fabricado por Intel y cuyo único cliente es Hewlett-Packard. Lo que significa, en pocas palabras, que los usuarios de servidores Unix de HP se quedarán sin soporte en el caso de que esos equipos trabajen con bases de datos de Oracle. “Es una agresión desvergonzada”, replicó la dirección de HP.

Mark Hurd y Safra Catz

Mark Hurd y Safra Catz

 La foto que encabeza este texto tiene truco. No es actual, sino que fue tomada en 2007, cuando Mark Hurd dirigía HP y Safra Catz ya ocupaba su cargo en Oracle. Como sugiere la escenografía azul (HP), Hurd actuaba como anfitrión, mientras que ahora sólo se retrata sobre fondo rojo (Oracle). Desde que se tomó la foto, las empresas han roto relaciones, y Hurd ha pasado a ser copresidente de Oracle con el mismo rango que Catz. Por esto, cada una de sus apariciones públicas es una escaramuza más, en una guerra sucia sobre la que hay abundantes crónicas en el archivo de este blog.

Pinchar imagen

Pinchar imagen

Las cuentas del tercer trimestre de Oracle son de una solidez intachable: 8.760 millones de dólares de ingresos y 2.116 de beneficios, superiores a la media del sector. Casi una quinta parte de los ingresos procede del negocio de hardware que incorporó tras comprar Sun. Las cifras se reparten así: 68% de software, 19% de hardware y 13% de servicios [antes de comprar Sun, era de 80% software y 20% servicios]. Una buena dosis, si se considera que el hardware arrastra ventas de software.

El hardware (jncluído su soporte), aportó en el trimestre un margen bruto del 55%, revelador de que la digestión de Sun se ha hecho con extraordinaria eficiencia. Una estimación elemental indica que Oracle podría cerrar el ejercicio con una facturación de más de 7.000 millones por ese concepto (acumula 5.115 millones en nueve meses). En su último año como empresa independiente, Sun facturó 11.500 millones, pero perdió 2.200 millones, mientras que ahora – según dijo Safra Catz a los analistas – Oracle espera que el hardware contribuya con 1.500 millones al beneficio operativo.

La responsable financiera de Oracle recurrió al sarcasmo para recordar que Oracle desembolsó 5.700 millones netos para comprar Sun. “Si hubiéramos pagado el múltiplo que aplicó HP al adquirir 3Par, el coste habría sido de 140.000 millones. No se asusten, nosotros no hacemos esas cosas”.

Otro rasgo relevante es el aumento del 29% en las ventas de nuevas licencias, que parecería indicar una reactivación del gasto informático de las empresas. No obstante, Catz se enredó en una confusa explicación del contexto económico, para no responder llanamente la sencilla pregunta de un analista. Lo importante, y en esto fue clara, es que las nuevas licencias son generadoras de ingresos recurrentes de soporte y mantenimiento (el 43% de la facturación de Oracle).

La adquisición de Sun, remachó Mark Hurd el mismo clavo, ha abierto a Oracle la puerta para vender servidores junto con su software de bases de datos. “Somos el proveedor número uno de bases de datos, y casi cualquier iniciativa de TI se apoya en una base de datos”. Sobre Exadata, el servidor presentado en septiembre sobre la base de tecnología Sun, Hurd dijo que “se vende solo”. Pero también dijo que ha ampliado la plantilla de ventas, porque es una oportunidad de arrebatar clientes a sus competidores.

Y entre esos competidores está, mira por dónde, la empresa que Hurd presidió hasta el año pasado. Aquí entra en juego el Itanium. El argumento de Oracle es doble: a) que HP no mencionó la línea de servidores Unix en la `hoja de ruta´ que acaba de presentar, y b) que Intel planea dejar de fabricar el procesador, pero HP lo oculta a sus clientes. Por un lado, Intel lo niega tajantemente, y anuncia que la próxima generación de Itanium, llamada provisionalmente Poulson, está en avanzado estado de desarrollo. Por otro, Dave Donatelli, VP de HP, denuncia que la actitud de Oracle no es juego limpio, y  “costará a muchas empresas la pérdida de millones de dólares en productividad”, pero sin revelar qué medidas defensivas piensa tomar.

Según Gartner, Unix pierde terreno en el mercado de servidores, del que representaría en torno a un 5% en el mejor de los casos. Un porcentaje que se reparte entre tres arquitecturas: IBM-AIX ( basada en procesadores Power), que ha ganado cuota en 2010, HP-UX (Itanium), que se ha mantenido plano, y Oracle-Sun (SPARC), que en plena reestructuración ha perdido clientes. 

El motivo del conflicto es tortuoso pero fácil de resumir. Cuando Oracle compró Sun, Hurd – entonces presidente de HP – ordenó a sus vendedores salir a la caza de clientes de su competidor en apuros. Un año y medio después, Hurd – ahora en Oracle como mano derecha de Larry Ellison – procura que los usuarios de sistemas HP-UX migren a sus sistemas basados en el procesador SPARC, heredado de Sun. Seguro que aquí no acaban las hostilidades.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons