24/09/2011

Phil Libin

Fundador y CEO de Evernote

En un mercado abundante en aplicaciones móviles de muy dispar calidad, la mayoría efímeras, Evernote ha mantenido un crecimiento constante de descargas desde hace dos años. Es una de las pocas en su género que valen tanto para un consumidor como para un directivo de empresa. En principio, se define como una libreta de notas, un espacio online [aunque también puede consultarse sin estar conectado] en el que el usuario puede almacenar sus notas de reuniones o de viajes, la grabación de un memorando, su agenda de citas, las fotografías que ha tomado con su móvil, o bien digitalizar tarjetas de visita o la carta de vinos de un restaurante. Etcétera.

Phil Libin

Phil Libin

El pasado julio, Evernote superó los 10 millones de usuarios de su versión gratuita, y España se ha confirmado como el tercer mercado en importancia para la compañía californiana, detrás de Estados Unidos y Japón. Evernote es una aplicación multiplataforma, que funciona tanto en ordenadores Windows y Mac como en móviles y tabletas de Apple, Android, BlackBerry y Windows Phone 7. Phil Libin, su creador, dice que le cuesta imaginar que haya límites a los usos de su invento. Este emprendedor nacido en Rusia pero radicado en el Silicon Valley, donde ha creado tres empresas sucesivamente, enuncia su modelo de negocio con una máxima: “si quieres que un millón de usuarios paguen por tu producto, has de reunir mil millones de usuarios”.

¿De dónde sale la idea inicial Evernote?

Es bastante simple: nadie está realmente contento con su cerebro, todos quisiéramos recordar más cosas, más nombres, más cifras, tener más memoria. Esta es la idea básica: un segundo cerebro.

Es una buena idea para un producto, pero no necesariamente para una compañía […]

Cuando empezamos a pensar en ella, hace unos cinco años, llegamos a la conclusión de que los smartphones e internet habían alcanzado un grado de madurez tecnológica suficiente para que fuera posible llevarla a la práctica, y decidimos que era el momento de lanzarnos. Evernote no hubiera sido viable hace diez años, pero sí lo era hace cinco. Permita que sea yo quien le pregunte. ¿Por qué le extraña que hayamos creado una compañía para explotar la idea?

Porque, en general, muy pocas compañías monoproducto han sido sostenibles; unas han desaparecido y otras han sido absorbidas.

Pues le aseguro que Evernote es sostenible: no se basa en un producto pasajero sino en una plataforma, un servicio para toda la vida. Y hemos organizado la compañía de manera que sea sostenible, duradera e independiente. Hemos rechazado varias ofertas de compra.

Si es así, ha alcanzado el objetivo, y sólo quedaría esperar que todos los factores se multipliquen. ¿Qué desarrollo imagina para su compañía?

Tenemos una visión bastante ambiciosa del futuro. Sería algo así: digamos que dentro de tres años, alguien tiene cinco minutos vacíos, por ejemplo en un aeropuerto; ¿qué podría hacer? Cinco minutos no dan para mucho. Si lo que quiere es distraerse, entrará en Facebook, por ejemplo; si quiere hacer algo productivo, entrará en Evernote.

Se ha descrito a Evernote como una aplicación, pero usted dice que es una plataforma…

Nos gusta pensar que cada prestación que incorporamos será útil. En Evernote hay muchas funciones distintas para usos diferentes; por eso digo que es una plataforma, en la que ponemos ciertas aplicaciones, y acogemos otras de terceros. En este momento, hay casi 6.000 desarrolladores usando nuestro API [interfaz de programación] y el número sigue creciendo.

¿Con qué partners trabaja Evernote para rentabilizar el invento?

Tenemos muchos partners: operadores, fabricantes de hardware, otras compañías de servicios, que integran Evernote en sus productos. Un centenar, actualmente.

¿Por ejemplo?

Por ejemplo, HTC ha incorporado Evernote en su tableta Flyer. También tenemos acuerdos con Sony, Toshiba, Fujitsu, varias compañías de medios y, como he dicho, algunas telecos.

¿Qué piensa del fenómeno de las tiendas de aplicaciones?

Antes de crear Evernote, yo fundé otras dos compañías de software, y puedo decirle que el 20 ó 30 por ciento de nuestros recursos se dedicaban al producto y el resto lo gastábamos en marketing. En Evernote, el 90% se dedica al producto, y este cambio se debe a las tiendas de aplicaciones: con ellas, realmente no tienes que hacer mucho para que tu producto destaque.

¡Hay tantísimas aplicaciones! ¿Cómo hacerse notar en ese mar?

Sí, hay muchas, y de calidad muy variada. ¿Sabía que hace poco lanzamos un nuevo producto para la funda del iPad, llamado Evernote Peek? Pues en dos días se colocó en el primer puesto de la categoría Educación de la AppStore. Sin marketing, sin nada de publicidad, sólo la pusimos en la tienda de Apple, y la anunciamos a través de Twitter. Hace cinco años, esto hubiera sido imposible.

Vayamos al modelo de negocio. Evernote es gratuita pero los usuarios pueden pagar una vez que la han probado. ¿Funciona?

El secreto de nuestro negocio se llama freemium. Mire: hay un prejuicio de que si alguien puede obtener algo gratis, no estará dispuesto a pagar. Evernote tiene una versión premium, pero seguimos una regla: no presionamos a nadie para que se apunte al régimen de pago. Por tanto, para nosotros, la versión gratuita es la versión principal…

¿Ha dicho la principal?

Así es, y la mejoramos continuamente, y acabamos de levantar la restricción a los archivos que se pueden adjuntar a una libreta. La mayoría de los usuarios no tienen necesidad real de pagar por algo que no esté en la versión gratuita. Pero cuanto más tiempo usan Evernote, más se enamoran, y una vez que esto ocurre es difícil encontrar motivos para no pagar. Si presionáramos demasiado, o demasiado pronto, no funcionaría.

Su producto funciona en PC, pero el éxito le viene de la movilidad. ¿Cómo ve evolución de las plataformas móviles?

Trabajamos con todas, la última que adoptamos fue Windows Phone 7. La verdad es que era escéptico al comienzo, pero Microsoft me ha sorprendido gratamente, y tengo mucha confianza en la entrada de Nokia.

O sea, tres plataformas: iOS, Android y Windows Phone…

No vamos a quedarnos fuera de ninguna que funcione. Confieso que mi mayor despiste fue decir que a partir de 2010 no habría sitio en el mercado para más de dos plataformas, ni siquiera tres, ya puede imaginar en qué estaba pensando. Ahora, en lugar de dos, hay una docena, lo que significa que estaba equivocado.

¿Coincide con la tesis sobre la era post-PC?

Creo que es algo real, que está en marcha. Un 70% de nuestros usuarios nos encuentran primero en un móvil, y esto se debe a que en el 70% de los casos, su experiencia principal es un dispositivo móvil. Eso sí, después de un mes de usar Evernote, el 80% lo hacen en las dos plataformas, PC y móvil. Coincido con quienes dicen que los móviles son la base principal del descubrimiento de las aplicaciones. Y la prueba de que es así, me parece, está en que ya hay una app store para Mac y pronto la habrá para Windows.

¿Prefiere un laptop o un tablet?

¿Por qué tengo que escoger? Si tengo que hacer algo en dos minutos, tengo mi smartphone, si tengo quince minutos, enciendo mi tableta, y para trabajar más de un cuarto de hora tengo un portátil. Así lo veo yo.

¿Cómo gana dinero la compañía?

En primer lugar, se trata de hacer un producto que sea más valioso para el usuario a medida que pasa el tiempo, y esto es lo contrario de lo que se observa en la mayoría de los productos gratuitos. Si usted usa Evernote durante una semana, tendrá la información de una semana de su vida, no es muy significativa, pero si la usa durante un año, seguramente será importante… y al cabo de varios años, usted no podrá vivir sin Evernote. ¿Me sigue? Para ganar dinero, tenemos que hacer que nuestro producto sea indispensable.

¿Cuál es la ratio de conversión que consiguen con ese procedimiento?

Hemos calculado que Evernote (la empresa) es rentable desde que Evernote (el producto) ha superado el umbral del 1% de conversión. Actualmente, sobre un total de 10 millones de usuarios, 500.000 pagan 5 dólares mensuales (o 45 dólares anuales), por hacer uso de nuestro servicio.

¿El modelo es aplicable a otras compañías?

Claro que sí.

¿Espera que aparezcan competidores en su camino?

La verdad es que no pienso en ello. No me serviría de mucho; lo importante es hacer las cosas bien, y tener un plan de desarrollo de nuevos productos. Lo tengo, pero no se lo voy a contar.

 
Compartir:
  • Print
  • Meneame
  • BarraPunto
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Live

Artículos relacionados