publicidad
  8/09/2010

Samsung se atreve contra el iPad

Estimulada por el éxito de su smartphone Galaxy S, que desde junio ha vendido 3 millones de unidades, Samsung se ha sentido fuerte como para desafiar a Apple y lanzar al mercado un tablet que define como alternativa al iPad. El espectáculo de Samsung de este año en la feria berlinesa de electrónica de consumo, ha sido protagonizado por el nuevo Galaxy Tab, más compacto y más ligero que su congénere, y con el rasgo destacado de alinearse con el sistema operativo Android. El principal reto que afronta – como otros competidores en ciernes – será la disponibilidad de aplicaciones en número y calidad suficientes para que los consumidores se aparten del poderoso influjo de Apple.

J.K.Shin, presidente de la división Samsung Mobile, explicó a la asistencia que el mercado de los tablets sigue una escisión natural en dos formatos: 7 y 10 pulgadas, y la razón por la que su compañía ha escogido la primera es, sencillamente, su mayor portabilidad. El vídeo promocional atosiga con la sucesión de escenas que muestran a jóvenes profesionales yendo de aquí para allá con el dichoso artefacto en la mano, cómodamente.

En Berlín ha quedado clarísimo, por si acaso fuera necesario, que Samsung entiende el tablet Galaxy Tab como una extensión de su smartphone Galaxy S, dando a cada uno su papel específico en la movilidad. La novedad tiene conectividad 3G y lleva incorporado un chip WiFi, pero la decisión acerca de las tarifas deberá tomarla cada operador, y ninguno tendrá la exclusividad de su venta. Según lo anunciado, se han apuntado las filiales europeas de Vodafone y de Telefónica/O2, que lo lanzarán durante el mes de octubre.

Lee Don Joo

Lee Don Joo

La estrategia comercial sería distinta a la de Apple, que vende directamente a los consumidores una versión WiFi del iPad. Samsung se propone ofrecer su tablet sólo a través de operadores, que en su momento anunciarán la cuantía y condiciones de subvención y, por tanto, el precio final. Aunque con algún matiz que puede ser relevante. Al margen de la caótica rueda de prensa de Samsung, Lee Don Joo, vicepresidente de marketing de productos móviles, confió a unos periodistas que “los operadores cometerían un error si no ofrecieran a sus clientes la posibilidad de contratar tarifas conjuntas para el Galaxy S y el Galaxy Tab”. Es decir que la fórmula preferida de Samsung sería más o menos esta: un número, dos dispositivos (Samsung), dos tarjetas SIM, plan de datos y factura únicos.

Otra diferencia con la política de Apple sería, al parecer, la disposición de Samsung a compartir con los operadores los ingresos que se obtengan por servicios vinculados a las aplicaciones del Galaxy Tab. La compañía ha adaptada una cierta cantidad de software escrito originalmente para arropar su smartphone estrella, y aprovechar mejor el tamaño de pantalla, pero ha recurrido a suministradores externos para darle de entrada un perfil de e-reader: Zinio para revistas, PressPlay para noticias, Kobo para e-books. Está dentro de lo posible, por tanto, que sea tanto o más un competidor para el Kindle que para el iPad. La tienda online de Android aportará las creaciones de otros desarrolladores.

Con independencia de las virtudes del hardware, y todo indica que son dignas de la marca, la confrontación con Apple va a jugarse en la disponibilidad de aplicaciones; es evidente que Samsung parte en inferioridad frente a las 25.000 que ya existen para el iPad, según dijo la semana pasada Steve Jobs. Las diferencias entre los dos tablets se inician con sus respectivos sistemas operativos: Android vs. iOS, dos mundos distantes en estilo y funcionalidad. ¿Cuáles serían, en este plano, las ventajas del Galaxy Tab? Para empezar, Android no pone las cortapisas de Apple para controlar qué aplicaciones pueden o no instalarse en sus dispositivos. En segundo lugar, Flash: aunque a Jobs no le guste un pelo, es imposible ignorar su relevancia en la Web, y el respaldo que Google ha dado a Adobe tranquiliza a los desarrolladores.

Constatando que Apple está a solas en el mercado de los tablets, la consultora iSuppli ha estimado que puede disfrutar, como mínimo, del 74,1% del mercado para finales de este año, e incluso tras la aparición de competidores, su cuota será del 61,7% en 2012. De momento, Apple ha duplicado las órdenes de fabricación del iPad, subiéndolas a dos millones mensuales. Con esta cifra a la vista, se entiende mejor por qué a Samsung le gustaría sustentar el empaquetamiento con su smartphone.

También en el marco de IFA, Toshiba anunció que “antes de finales de año”, estará en venta en Europa su tablet Android, bautizado como Folio 100, equipado con una pantalla de 10,1 pulgadas y también sobre sistema operativo Android en su versión 2.2. Extraoficialmente, un ejecutivo de la compañía comentó que en su variante WiFi, el Folio 100 podría venderse a 399 euros, pero añadió que nada está decidido acerca de la conectividad 3G. No es la primera vez que este fabricante japonés se aventura en la categoría: el año pasado, presentó un tablet táctil llamado JournE, cuya fugaz presencia en el mercado fue abortada por la aparición del iPad. A diferencia del nuevo intento, aquél estaba basado en Windows. Otras marcas que siguen la estela de Android preparan sus lanzamientos próximos de sendos tablets, indefectiblemente fabricados en Taiwan: HTC, Acer y Motorola son las más notorias que entrarán en carrera en los próximos dos meses. También Samsung tiene en desarrollo otras versiones del Galaxy Tab, entre ellas una de 10 pulgadas, pero antes ha de comprobar la acogida de los consumidores al actual modelo.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons