publicidad
  20/10/2010

Se marcha el albacea intelectual de Bill Gates

Quienes creen saber, dicen que se aburría, que se sentía frustrado y carente de influencia real. No asistió a la última conferencia con analistas financieros, y su ausencia se notó. Dicen también que su suerte quedó echada el día de junio en el que sutilmente corrigió en público un error de su jefe, Steve Ballmer. Mark Anderson, analista que presume de ser su amigo, escribió indiscretamente que 2010 sería el último año de Ray Ozzie en Microsoft, y el lunes Ballmer informó por mail a toda la compañía que Ozzie (54) se retirará en fecha no definida, pero antes organizará la transición de sus funciones. Ahí está la pregunta clave, y quizá la respuesta, ¿qué funciones tenía? 

Ray Ozzie y Steve Balmer

Ray Ozzie y Steve Balmer

Llegó a Microsoft en 2005, cuando esta compró por 200 millones de dólares su empresa, Groove Networks. Esto fue meses antes de que Bill Gates anunciara que dedicaría todo su tiempo a la filantropía. Ozzie adquirió fama como autor de un memorando interno (evidentemente pactado con Gates), titulado The Internet Services Disruption y fue ungido en 2006 como Chief Software Architect, encargado de custodiar el legado intelectual del fundador: su rol de visionario reflexivo – se dijo entonces – complementaría la portentosa energía operativa de Ballmer.

Si hoy puede hablarse, con todos los matices que se quiera, de una “nueva Microsoft”. en gran medida el mérito es de Ray Ozzie, que fue el impulsor de la estrategia cloud a la que la compañía confía buena parte de su futuro. La plataforma Azure es obra suya, y Ballmer en su mensaje de ayer le rinde homenaje por ello. Sin embargo, el lugar de Ozzie en el organigrama nunca estuvo del todo claro, y para llevar a buen fin su proyecto tuvo que sobreponerse a la inercia cultural del complejo Windows/Office. Cuando Azure estuvo lista para el mercado, Ozzie cedió los trastos a la división Server & Tools, que dirige Bob Muglia; puede que nunca se sepa si lo hizo de buena gana. 

Que se sepa, la primera vez que Ozzie habló en público de Azure fue en 2008, en una conferencia de desarrolladores. Lo describió como “un sistema operativo basada en la nube, con su propia API”. En su visión, la noción de cloud computing es un cambio tan trascendente como lo fue en los 90 la creación del interfaz gráfico de usuario. Claro que la idea de 2008 se ha ido modulando, hasta el lanzamiento de este año, ante la necesidad de balancear esa estrategia con la supervivencia de un modelo de negocio que por bastante tiempo nutrirá a la compañía.   

Office 365, la solución que Microsoft anunció ayer y que integra las versiones online de Office, SharePoint y Exchange, como servicio cloud, se inspira en la filosofía de Ozzie, pero el trabajo de desarrollo ya no se ha hecho bajo su mando. De eso se trata, o eso parece.

Anticipándose al anuncio que haría Ballmer, Ray Ozzie reabrió la semana pasada su blog, ahora en WordPress, con el que probablemente quiere recuperar su medio de expresión personal. Su primera entrega, I´m back contiene una dosis de nostalgia: recuerda que el 20 de noviembre, Windows cumplirá 25 años. O ironía, dirán quienes ven en su salida el triunfo de la vieja escuela. Esta es, seguramente, una interpretación exagerada: nadie dentro de Microsoft se atrevería a negar que aquel modelo de negocio no es sostenible. 

El puesto de Ozzie no se cubrirá. Microsoft ya no necesita un chief software architect: “tenemos – escribe Ballmer al personal – un potente proceso de planificación, líderes técnicos muy fuertes en cada grupo de negocio y nuestra innovación está orientada al mercado”. Es fácil concluir que Steve Ballmer no se siente hipotecado por Bill Gates.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons