3/12/2011

Simon Walsh

Vicepresidente Ejecutivo de Colt Enterprise Services

En Copenhague, a principios de noviembre, Colt anunció durante el evento VMworld la extensión de su plataforma de servicios cloud en Europa. El fundamento no vale sólo para Colt, naturalmente: la forma en que las organizaciones consumen información está cambiando por una combinación de factores económicos, legales y regulatorios. Pero el plan de la compañía prevé generalizar su oferta de estos servicios en cada país europeo, a través de datacenter locales, antes de finales de 2012. Simon Walsh, executive VP del operador paneuropeo, discutió la estrategia con el autor de este blog: en su opinión, lo que los clientes demandan es una combinación de red, centros de datos y servicios IT.

Simon Walsh

Simon Walsh

Colt es conocida como operadora especializada en comunicaciones de empresa, pero últimamente ofrece servicios de cloud computing. ¿Me puede explicar a qué se debe?

Empezaré por decirle que llevo ocho meses en Colt. Antes, estuve 17 años en una compañía de servicios TI. Y ahora estoy en Colt porque los servicios TI están cambiando profundamente. No hay más que ver lo que hacen las empresas de outsourcing, como IBM, HP y otras. En su modelo de negocio, el cliente externaliza toda su organización de TI y ellas les proveen de todos los procesos y herramientas que necesitan, a un coste menor: en el fondo, es un modelo económico de arbitraje sobre el precio de la mano de obra. En el mundo de las telecos, el modelo de negocio es muy diferente, porque los operadores han construido su capacidad con una inversión de capital, que quieren defender a través de una marca tributaria de sus servicios de red. En este modelo, el cliente tenía opciones muy limitadas, esta es la otra cara del problema.

¿Opciones limitadas para cambiar de proveedor, quiere decir?

Sí, pero también limitadas en cuanto al producto, sin prácticamente poder de decisión sobre el servicio que recibe. Pero ahora, a ese cliente no le alcanza con el acceso: quiere servicio de calidad, quiere garantías sobre sus datos, quiere seguridad. Y la mayoría de los operadores tienen difícil pasar de la provisión de un producto de acceso a la provisión de otra clase de servicio. Esta es la razón por la que los `incumbentes´ han creado ramas de prestación de servicios TI: BT Global Services, Orange Business Services, T-Systems, Telefónica tiene la suya, etcétera. Todas son compañías filiales que se ocupan de prestar servicios sobre la red de la matriz.

¿No es eso lo que hace Colt, sin ser un `incumbente´?

La estrategia de Colt consiste en poner la capacidad de sus 19 centros de datos a través de Europa para prestar servicio a nuestros clientes. Es la suma de capacidad de almacenamiento, capacidad de red, de computación… de manera que el cliente puede explotarla on premise, combinada con su infraestructura y tener un espejo off premise. Con un mismo modelo comercial y la misma tecnología consistente, el cliente puede tener sus aplicaciones no críticas sobre una plataforma, y las críticas sobre otra. Con precios diferentes, flexibles, y diferentes niveles de servicio. Esta no es lo normal por parte de un `incumbente´.

Por lo tanto, es un servicio de cloud privada.

Absolutamente. Ofrecemos servicios de cloud privada tanto on premise como off premise; en ciertas circunstancias, en modo compartido [multitenancy] pero verdaderamente no es una cloud pública. En esto también nos diferenciamos de Amazon EC2.

¿En qué sentido?

En el sentido de que EC2 provee sólo almacenamiento y computación sobre Internet con acceso público, los datos no están garantizados, y si un cliente prefiere pagar por la privacidad, le sale muy cara. Nuestro servicio está por encima de EC2; tenemos muchos clientes que nos preguntan: “he probado EC2 y es aceptable, ¿puedo probar con Colt?” Claro que puede. Y le demostramos que el rendimiento de la red de Colt es privado, calibrado para cada cliente.

¿Qué clase de clientes tiene Colt?

Los tenemos en toda Europa, la mayor parte de las multinacionales basadas en Europa, principalmente en los siguientes sectores: servicios financieros y media, ambos muy intensivos en datos; también en servicios profesionales (consultoras, abogados, auditores). Y en cada país, tenemos clientes en el sector público local.

¿Cómo se compara Colt con los `incumbentes´ europeos?

[…] Es un mercado muy competitivo, en el que cada proveedor de red trata de promover sus activos, ya sean de cable, fibra o cobre, y cada uno trata de obtener ingresos sobre esos activos. Es muy lógico.

También hay competidores no europeos, como Verizon, por ejemplo […]

Los operadores no europeos vienen a Europa porque necesitan atender a sus clientes globales. No porque les interese el mercado europeo, sino porque tienen negocio en Asia o en América, y vienen a Europa siguiendo a sus clientes. Es una práctica muy sensible al precio en los servicios básicos, pero si tienen demandas específicas, como puede ser una latencia ultrabaja, como en las bolsas, cuando se trata de conectar Londres con Frankfurt, o Milán con Amsterdam… ahí ya no pueden competir. Lo mismo pasa con el negocio de medios: tenemos un gran cliente que es la EBU (European Broadcasting Union) con sede en Suiza, que gestiona los derechos de retransmisiones deportivas, y le suministramos la tecnología subyacente para facilitar su distribución. Lo que quiero decir es que estamos en condiciones de ofrecer soluciones específicas, con un valor muy diferente al corriente.

¿Cuál es la dimensión de Colt como organización?

5.500 empleados. Un millar en India, donde tenemos un centro offshore que sirve a los clientes europeos; el resto está aquí. Nuestro help desk para toda Europa está en Barcelona, donde trabajan 700 personas en 18 idiomas nativos. Y disponemos de una red de fibra paneuropea en la que la compañía ha invertido 5.000 millones de euros: alta velocidad, baja latencia, es algo casi único.

Si no me equivoco, en 2010 Colt facturó 1.500 millones de euros de ingresos, ¿cómo van los resultados este año?

La cifra es correcta. En la primera mitad de 2011, los ingresos bajaron un 3,5% y el EBITDA se mantuvo estable. Este no es un negocio fácil: hemos tenido tres o cuatro años muy duros por la erosión de precios en los productos de voz, y seguimos trabajando para cambiar el mix de ingresos, con una proporción creciente de datos y servicios gestionados; la voz desciende pero aún es importante. Pensamos cerrar este año con un pequeño crecimiento.

Cuando dice que es un negocio difícil, ¿se refiere a los márgenes?

Me refiero a que en el mundo de las redes hay unas exigencias enormes de capital circulante y de inversión; en los servicios gestionados, algo menos. Pero en estos, los márgenes son inferiores a los del mercado de las telecomunicaciones, son dos mecanismos diferentes de generación de cash-flow.

¿Cómo ve la perspectiva de 2012?

Las condiciones macroeconómicas en Europa son negativas; no recuerdo ningún cliente que no haya recortado su presupuesto. Pero si lo miramos desde otro enfoque, lo que hacemos es ayudarles a ahorrar dinero y a darles flexibilidad. Algunos van a destinar capital a dar pasos hacia la nube, y esto en principio nos favorece. Creemos que las circunstancias van a empujar a los clientes a tomar la decisión de usar servicios externos de cloud. Tenemos por delante tiempo muy interesante.

 
Compartir:
  • Print
  • Meneame
  • BarraPunto
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Live

Artículos relacionados