publicidad
  1/08/2010

Telefónica integrará Vivo y Telesp

Tras cerrar la laboriosa operación para hacerse con el control de Vivo, Telefónica tiene por delante dos tareas aparentemente sencillas, obtener la autorización del regulador brasileño Anatel es condición previa para lanzar una OPA sobre el 3,8% de las acciones ordinarias, por un valor de 800 millones de euros. El primer paso debería completarse a finales de septiembre y a partir del segundo será posible avanzar en la integración de Vivo con la subsidiaria de telefonía fija, Telesp. Según el director financiero, Santiago Fernández Valbuena, esta conjunción supondrá la creación de valor de entre 3.300 y 3.900 millones de euros y sumará 70 millones de clientes.

Una operación que pudo parecer previsible se complicó hasta obligar a sucesivos incrementos en la oferta. De los 5.700 millones de euros del 6 de mayo, saltó a 6.500 el 1 de junio y a 7.150 millones el 29 de junio. Entre la primera cifra y el precio final de 7.500 millones hay un 32% de diferencia. Y aunque la multinacional española ha tenido que aumentar su deuda en momentos de incertidumbre, no ha hecho mella en su calificación. El apalancamiento es compatible con el flujo de caja esperado, de modo que todas las agencias han confirmado sus ratings.

Para Telefónica, la integración de sus operadoras fija y móvil en Brasil era una necesidad estratégica, tanto más cuanto que su gran rival en la región, el grupo de Carlos Slim, ha podido hacer lo mismo, sin dificultades, con sus propiedades Embratel y Claro. La nueva operadora nacerá con unos ingresos de 11.600 millones de euros y unos beneficios operativos, pero lo importante es la dinámica que abre. Podrá extender el alcance geográfico de sus operaciones y ofrecer nuevos servicios en áreas que hasta ahora le estaban vedadas por la regulación. En telefonía móvil, Vivo cerró el año con 56 millones de clientes (30,2% del mercado) mientras que Telesp registraba un récord de captación de abonados a su servicio de banda ancha Speedy, que comercializa desde diciembre del año pasado: 3 millones de clientes.

En las cuentas de Telefónica, Brasil representa más del 40% de su negocio en América Latina (compárese con el segundo, Argentina, que aporta el 12%), y la región se confirma como la principal fuente de crecimiento del grupo. Al cierre del semestre, Telefónica gestiona en ese continente 176,1 millones de clientes, 9,5% más que hace un año. De ellos, 141,9 millones son de telefonía móvil, y el 39,6% de estos a través de Vivo. Esta confirmará, y quizá reforzará, el plan de expansión ya previsto, que contempla llevar su servicio a un total de 2.800 localidades en 2011, el doble que actualmente. Esto supondrá una inversión equivalente a 1.100 millones de euros.

Es improbable que un mercado tan boyante como el brasileño no experimente nuevas sacudidas en su estructura. A la puja entre Telefónica y el grupo América Móvil, ya apuntada, se suma la posible entrada de Portugal Telecom en la operadora Oi, fruto de un compromiso político por todo lo alto, al parecer. TIM, filial brasileña de Telecom Italia, queda definitivamente liberada de los rumores que le adjudicaban el papel de segunda opción: Franco Bernabé, presidente del grupo italiano, ha ratificado estos días la importancia de Brasil y Argentina (donde ha superado los malos momentos en sus relaciones con el gobierno) como piezas clave de su futuro. Y por si fuera poco, la prensa británica ha sacado a la luz un rumor (poco verosímil, pero ahí queda) acerca de la intención de Vodafone de arrimarse al mercado brasileño.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons