publicidad
  7/09/2009

Telefónica, un poquito más china

Continúa el aluvión de noticias precipitado por Telefónica este mes de septiembre. A la venta de su participación en la marroquí Meditel y el anuncio de las negociaciones para comprar la compañía alemana Hansenet, se suma ahora la formalización del acuerdo por el que se convierte en único accionista extranjero de la operadora China Unicom, segundo operador del gigante asiático, con el 8,38% del capital. La transacción, presentada  por César Alierta y su colega el presidente de la compañía china, Chang Xiaobing, procede de la salida de otro accionista, el operador coreano SK Telecom, hasta ahora dueño del 3,79% de China Unicom. Un antecedente con recovecos.

César Alierta y Chang Xiaobing

En el origen, Telefónica era accionista minoritario de China Netcom, mientras que SK participaba en Unicom. Cuando las autoridades impulsaron la fusión de los dos operadores chinos como parte de una profunda reorganización del sector, Alierta declaró su disposición a permanecer en la empresa fusionada e incluso a elevar su participación, pidiendo la autorización preceptiva. Mientras, los coreanos no se manifestaban. Había una razón técnica en el fondo de esta diferencia de posiciones. La presencia de SK estaba vinculada a su experiencia con el estándar CDMA – usado en Estados Unidos – pero en los planes de Pekín, la nueva China Unicom debía desprenderse de su red con esa tecnología y adoptar la W-CDMA, que corresponde a la UMTS vigente en Europa y en la que, obviamente, la experiencia está del lado de Telefónica. Dejaba así de tener sentido la presencia coreana como socio estratégico. La retirada era sólo una materia de negociación.

A Telefónica, la operación le sale redonda: no ha tenido que comprar acciones a los coreanos, sino que las ha recomprado Unicom, sólo que en lugar de asumirlas como autocartera ha preferido amortizarlas, lo que significa que la compañía española eleva su participación porcentual. La fórmula es aún más alambicada: de rebote, China Unicom se hace – también sin desembolso – con el 0,9% de Telefónica.

Así descrito, el movimiento parecería sólo financiero. Pues, no. En la condición de socio preferente del segundo operador chino, con el que comparte tecnología, Telefónica obtiene las ventajas que da la masa crítica a la hora de negociar compras conjuntas con los proveedores, y esto significa un potencial de ahorro muy importante. Pero, además, participa de una coalición inigualable en crecimiento. China Unicom ha iniciado el despliegue de su infraestructura 3G en más de 200 ciudades del país. En la suma de los tres operadores – cada uno con tecnología distinta – las autoridades han calculado inversiones de infraestructura equivalentes a 30.000 millones de dólares. Desde la óptica de la demanda, se espera un vertiginoso aumento del número de usuarios ávidos por disfrutar de la experiencia de Internet móvil. China Unicom ha sido, tras un tortuoso proceso, el beneficiario de la exclusividad para vender en China el iPhone, en el que deposita muchas esperanzas.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons