publicidad
  2/06/2011

Todos los caminos llevan a Taiwan

No es una feria de gadgets como otra cualquiera. Computex es “la” feria industrial del sector, en el sentido más estricto de la palabra: un mercado y punto de encuentro entre los fabricantes asiáticos y las marcas de todo el mundo. Pero este año ha sido especial: con 35.000 visitantes y 1.800 expositores, en Taipei se han jugado tres, o más, partidas simultáneas: 1) las líneas de desarrollo, y los contratos de fabricación de la próxima generación de dispositivos; 2) la batalla entre arquitecturas y fabricantes de semiconductores que quieren equipar esa próxima generación; y 3) otra batalla inminente, entre Microsoft y Google: Windows 8 de un lado, Chrome OS al otro lado.

Sobre el fastidioso zumbido ambiente de Computex 2011, un tema ha dominado las discusiones comerciales: ¿hay remedio para los efectos tectónicos que ha provocado el iPad, y que ha pillado al resto de las marcas con el paso cambiado? Y si lo hay, el protagonismo será de la industria taiwanesa (y de sus factorías en China continental), como primera suministradora de portátiles, netbooks, tabletas y smartphones para el mercado global. Marcas hay muchas, pero fabricantes hay pocos, y en su mayoría – con la conspicua excepción coreana – son fruto del capitalismo de Taiwan.

Pinchar imagen

Pinchar imagen

La antes llamada “isla rebelde” se las ha ingeniado, desde su separación en 1949, para construir una poderosa industria electrónica que cubre prácticamente todos los segmentos del mercado, desde las obleas de silicio y las pantallas LCD, a la fabricación de PC y móviles. Según las cifras publicadas, su facturación de 2010 superó los 400.000 millones de dólares, con un incremento del 31,6%, excepcional en tiempos de crisis para un sector netamente exportador.

Los temas de interés de Computex 2011 han sido varios: e-books con pantalla de color, televisión en 3D y las infaltables referencias al cloud computing y sus arquitecturas, pero sin duda el mercado de las tabletas estaba en la mente de todos. Las fronteras de la computación han cambiado mucho desde la anterior edición, y ha quedado demostrado que ninguna – o casi ninguna, para no caer en la injusticia – de las alternativas al iPad, tienen enjundia suficiente. Dos compañías de Taiwan – Acer y Asustek – están en la punta de esa reacción colectiva, y se espera que presenten pronto nuevos modelos. Pero el resto de las marcas – desde la estadounidense Motorola a la china Lenovo – han contratado la producción de sus tabletas a contratistas taiwaneses, como Compal y Wistron.

Un rasgo peculiar del país, y particularmente de esta industria, es su imbricación con la capacidad fabril de la “madre patria”. El caso arquetípico es Foxconn, el mayor contratista de manufactura electrónica del mundo, que es de capital taiwanés pero cotiza en Hong Kong y fabrica en China. Si se cuenta la facturación de sus filiales fuera de Taiwan, excedería los 100.000 millones de dólares.  Foxconn, que se ha hecho célebre por las penosas condiciones de trabajo en sus factorías, es el principal contratista de Apple para la producción del iPad 2. Es posible que las relaciones entre Apple y Samsung empeoren hasta el punto en que otras firmas taiwanesas conquisten nuevas parcelas.

Pinchar imagen

Pinchar imagen

Como fruto de ese envidiado contrato, la facturación de Foxconn aumentó casi un 70% el año pasado; en el actual, habrá que ver el impacto de un incendio que está complicando la bien rodada logística de Apple. Quanta, distante segundo en la tabla, es el mayor fabricante de portátiles de mundo, pero su negocio está sufriendo tres dolencias simultáneas: alza de costes en China, caída de la demanda y debilidad del dólar. Sus beneficios son magros, y el margen de sólo el 1,7%.

Quanta busca desde hace tiempo una salida ofreciéndose para fabricar servidores para terceros; al parecer, ha ganado el contrato de suministro para el nuevo centro de datos de Facebook. Distinta es la táctica del tercero del ranking, Compal – con una base de clientes que incluye a HP y Dell – ha tomado la inusual iniciativa de proponer una renegociación al alza de sus precios contractuales.

Según la publicación local, Digitimes el tejido industrial electrónico de la isla estaría constituído por 735 empresas. Taiwan es el primer centro de producción de portátiles, con una media de 14 millones de unidades mensuales. Una de las consecuencias es que la industria ha ganado peso en otros segmentos, como las pantallas y ciertos componentes que hasta ahora importaba: para facturar 411.000 millones de dólares, compra fuera del país unos 70.000 millones. 

La segunda línea temática de Computex 2011 han sido los semiconductores. Intel y AMD, que comparten la arquitectura x86, se postulan para equipar los netbooks de nueva generación, que según ellos estarían en condiciones de competir con las tabletas. Por su lado, los paladines de la arquitectura ARM siguen acumulando argumentos, el primero de los cuales es, simplemente, su dominio en las tabletas actuales (incluído el iPad). Pero esta discusión merece comentario aparte.

La tercera cuestión que se ha suscitado estos días en Taipei es el anuncio de Google, que próximamente instalará un centro de desarrollo de Chrome para trabajar en común con los fabricantes locales de hardware. La supuesta intención de Acer de que sus futuros modelos trabajen con Chrome tanto como con Windows 8, suena inquietante para Microsoft.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons