publicidad
  8/10/2010

Videoconferencia doméstica de primera clase

Se sabía desde tiempo atrás que Cisco preparaba una versión doméstica de su tecnología de videoconferencia. La que ha presentado el miércoles ha sido acogida como “conceptualmente impresionante” pero, a 600 dólares, es un lujo. Tal vez el equívoco haya consistido en creer que Cisco quiere ser una marca de consumo, porque tiene algunos productos para consumidores. Entraría en los anales del marketing que Umi (para captar la idea, pronúnciese you-me) llegase a ser popular, pero ¿no se dijo en su día que la videoconferencia de 100.000 dólares sólo atraería a las grandes corporaciones? y ya hay versiones – gracias a la compra de Tandberg  – de pocos miles de dólares, basadas en PC.

En realidad, sólo se conoce una demo, sus especificaciones y el precio. Umi se venderá en Estados Unidos a partir de noviembre en las tiendas BestBuy (algo así como las MediaMarkt europeas) pero no hay planes relacionados con Europa. Una lección que Cisco parece haber aprendido de Apple es que la calidad de la experiencia empieza por el hardware; su corolario es: sería un esfuerzo estéril batirse por un hueco en la parte baja del mercado; hay que apuntar alto para dar en el blanco.

Es evidente que Umi no va competir con Skype, la única experiencia de videoconferencia del consumidor medio: entre ambos hay un abismo de calidad. Una extraña confluencia astral ha hecho que un día antes de la presentación, se anunciara que un alto directivo de Cisco, Tonu Bates, ha fichado como nuevo CEO de Skype. En los últimos meses, han circulado rumores sobre una eventual oferta de compra por parte de Cisco, nunca confirmada. En todo caso, la contratación de Bates podría facilitar un mejor entendimiento, pero las estrategias difieren: el servicio de Sype ya se ofrece empaquetado con los televisores recientes de Panasonic y Samsung.

La tendencia a la integración entre televisión e Internet tiene otras vertientes, y de ello dan fe dos novedades: Apple TV  y Google TV, este último asociado a un accesorio que Logitech presentó ayer mismo. En el futuro próximo, se espera que Microsoft añada la función de videoconferencia a su controlador para Xbox360, mientras que Sony ya ofrece un videochat bastante limitado en la PlayStation 3. En un plano distinto, Apple ha introducido la aplicación FaceTime en el iPhone4 (y probablemente en el próximo iPad). 

De manera que Cisco estará en nutrida y distinguida compañía. Con la importante diferencia de que se ha decantado por un  hardware dedicado a este uso, para que la calidad sea su argumento diferencial. Esto trae un problema: ambos lados de la comunicación deberán estar equipados con un televisor de 1080p y una conexión de de 3,5 megas como mínimo (Cisco ha calculado que en Estados Unidos hay 32 millones de hogares que reúnen esos requisitos).

El hardware de Umi se compone de tres piezas: una webcam de alta definición, un set-top box en el que reside la inteligencia, y un mando a distancia. El cuarto componente del sistema es un servicio cloud, para almacenar los vídeos y compartirlos en Facebook, YouTube, etc, para el que se ha fijado una tarifa mensual de 25 dólares, que no es precisamente asequible. Cisco ha firmado un acuerdo de compatibilidad con Google Video Chat, y no excluye extenderlo a Skype y Windows Live Messenger.

Es notorio que Cisco sabe mucho más del trato con las empresas que con los consumidores, lo que ha llevado a imaginar que Umi es sólo un paso previo para lanzar al mercado, a su debido tiempo, una solución de telepresencia – el nombre que ha acuñado para la videoconferencia – dirigida a las pymes, un target menos condicionado por el precio.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons