publicidad
  29/11/2013

Walter Ji

CEO de Huawei España y Portugal

A finales de octubre, Huawei anunció su decisión de invertir “un mínimo de 600 millones de dólares en I+D hasta 2018” para impulsar la tecnología de comunicaciones móviles 5G. Cuando la 4G todavía dista mucho de ser dominante en los mercados desarrollados, la empresa china proclama que su sustitución, aun no definida ni mucho menos estandarizada, debería empezar a desplegarse en 2020. No es un farol, sino una manifestación de hasta qué punto Huawei confía en sus propias fuerzas. En pocos años, ha derrotado a los fabricantes occidentales de equipos para las redes de comunicaciones, y a diferencia de estos, que no han imaginado otra defensa que forjar sucesivas fusiones (fallidas), Huawei se ha valido y se vale por sí misma.

Walter Ji Rengui

Walter Ji Rengui

La facturación anual de la compañía debería pasar de los casi 40.000 millones de dólares en 2013 a unos 60.000 millones dentro de cinco años. Si Huawei fuera una empresa occidental, los analistas se preguntarían por sus perspectivas de crecimiento y por su rentabilidad a medio y largo plazo; con Huawei, nadie tiene dudas al respecto. Una hora de charla con Walter Ji, director general de su filial en España, confirma esa voluntad de expansión continua.

Algunos competidores sostienen que Huawei es el malo de la película; le reprochan la agresividad de sus precios y de sus prácticas comerciales. ¿Qué me dice al respecto?

Lo único que puedo hacer es lamentarlo. Sí, he leído cosas así, y es verdad que somos competidores duros, pero este es un mercado, en el que jugamos limpio, sin trampas. Más que competir en precio, nos esforzamos por entender las necesidades de los clientes. Esto es lo que dicta nuestras inversiones y el retorno que esperamos de ellas.

Pero Huawei tiene un serio problema en Estados Unidos, donde afronta un veto de facto: ningún operador es cliente de Huawei, una situación muy diferente a la que vive en Europa.

¿Qué más podríamos hacer que lo que hemos hecho, colaborar con las autoridades en una investigación de nueve meses que no arrojó ningún resultado, ninguna prueba? Hemos entregado toda la información que se nos pidió, y aun así se han publicado conclusiones sin fundamento. Por ejemplo, en materia de ciberseguridad, ¿qué se puede decir seriamente si no hemos tenido ningún contrato con los grandes operadores? Es lamentable.

Usted sabe de qué se les sospecha: de supuesto espionaje industrial, nada menos

Hemos dicho en todo momento que bajo ninguna circunstancia pondríamos en riesgo nuestros intereses y nuestra reputación colaborando con ninguna tercera parte. Con ninguna.

Ante el estrechamiento del mercado estadounidense, Europa ha adquirido más relieve en las operaciones de Huawei. Desde hace meses se habla de una investigación de la Comisión Europea […]

Actualmente, dos terceras partes de los ingresos de Huawei proceden de mercados exteriores, no de China. Y en gran medida se lo debemos a Europa. En mayo leímos en la prensa que la Comisión Europea estudiaba abrir una investigación sobre Huawei acerca de unos supuestos subsidios anticompetitivos. Lo único cierto es que durante este tiempo no se ha abierto ninguna investigación formal, pero debo insistir en que estamos abiertos a la mayor transparencia sobre nuestra política y estrategia de negocios. Cualquiera de nuestros clientes podrá decirle que les vendemos según las condiciones financieras de sus respectivos mercados: menos de un tercio de la financiación de las filiales de Huawei en Europa proviene de China.

¿En España no les acusan de nada?

España, como usted sabrá, es uno de los mercados europeos más importantes para Huawei. Aquí colaboramos con todos los operadores de telecomunicaciones: Telefónica, Vodafone, Orange, Jazztel, Ono y algún otro de alcance regional. Lo menos que se puede decir es que gozamos de la confianza del mercado, y nadie ignora que los operadores españoles son de los mejores por sus estándares de calidad. Hemos instalado centros de servicios gestionados desde 2006, y juntos hemos recogido la experiencia; con Telefónica tenemos un laboratorio conjunto en el que se prueban nuestras soluciones, y también con Vodafone compartimos un centro de desarrollo e innovación.

¿Les apoyarían ante una investigación europea?

No hay ninguna investigación, repito. Ya que lo pregunta, no tengo la menor duda de que soportan nuestra estrategia, porque están en la mejor posición para comprenderla.

Huawei ha sido por años un importante proveedor de infraestructuras para esos operadores, pero también se ocupa de gestionar algunas de sus redes. ¿Por dónde piensan seguir creciendo?

Hemos crecido mucho durante los pasados cinco o seis años, porque al inicio de ese período éramos un competidor menor. Ya somos uno de los líderes en el negocio con los operadores, pero aún tenemos terreno para seguir creciendo tanto en servicios como en infraestructura. Ahora que se habla tanto de 4G, habría que recordar que Huawei es el mayor suministrador de esta tecnología. En términos generales, la ratio de crecimiento no será tan significativa como en años anteriores, debido a que el mercado es más maduro y a que las condiciones macroeconómicas del país no se han estabilizado todavía. Pero confiamos en que durante los próximos años mantendremos un ritmo de dos digitos.

Se esboza una tendencia de los operadores a desprenderse de una parte de su infraestructura, cediéndola a terceros para luego arrendarla, tal como se hace con otros activos. ¿Estaría Huawei interesada en esa faceta del negocio?

No voy a comentar hipótesis, pero siempre estamos abiertos a comprar algunos activos y a hacernos cargo de ciertos servicios, si los operadores los considerasen accesorios para ellos. Lo hemos hecho hace poco con Vodafone en España: absorbimos un centenar de sus empleados.

En concreto, ¿ve posibilidades de ganar más contratos de servicios?

Podría decir que sí. España es un mercado maduro porque aquí la infraestructura está prácticamente colmada en sus necesidades, aunque se reabren periódicamente […] pero los servicios son una exigencia permanente para satisfacer a los usuarios, y ahí creemos estar en condiciones de aportar mucho.

Pues han abierto ustedes una nueva rama, para vender tecnología a las empresas. Es un negocio diferente, en el que los competidores están muy asentados, y hace falta desarrollar un canal […]

Tiene razón: es un negocio diferente, si lo compara con el que ha sido tradicional para Huawei. Hemos empezado a tener oferta para las empresas hace unos tres años, de manera que ahora tenemos tres núcleos de negocio igualmente importantes: las telecos, las empresas y los consumidores, porque no olvide que también somos una de las empresas líderes en la venta de smartphones

¿Cuál es su ventaja relativa para competir en las empresas?

Creemos entender cuáles son las necesidades de las empresas, pero llegar a ellas y convencerlas lleva tiempo, porque no venimos de la misma estirpe de los proveedores a los que están acostumbradas. Entenderlas no basta: hemos de dedicarles tiempo e inversiones. La reputación ya está asegurada, ahora tenemos que trabajar estrechamente con algunos sectores verticales: la banca y el transporte son dos ejemplos de los que estamos muy satisfechos, y vamos haciendo progresos en las AAPP.

¿Es importante ese negocio para Huawei?

Si lo dice por el volumen, es pequeño… todavía, pero estamos decididos a seguir adelante porque tenemos valores únicos comparados con nuestros competidores en el segmento de empresas. Nuestra cartera de productos es de las más amplias que existan, desde los servidores al almacenamiento, sin olvidar nuestros equipos de comunicaciones. Hay una sinergia posible, la colaboración con los operadores, que están expandiendo su actividad en el mundo empresarial y buscan un socio fiable, que bien podría ser Huawei.

¿Las empresas son clientes igualmente receptivos, o más conservadoras?

Más que decir que unos son receptivos y otros conservadores, yo diría que tienen demandas de diferente intensidad acerca de la innovación. Al final, todo es cuestión de confianza.

Ya que lo ha mencionado, ¿cómo les va en el mercado de consumo?

Es de un dinamismo extraordinario, mucho más que en los pasados diez años. En ese marco, creo que lo estamos haciendo muy bien: en la primera mitad del año, según los datos de IDC, Huawei ocupa la cuarta posición en el ranking del mercado de smartphones; me dirá que estamos lejos de las dos marcas líderes, pero nuestro objetivo es alcanzable.

¿Se puede conocer el objetivo? ¿Piensan alcanzar al duopolio Samsung-Apple?

¿Por qué no? La tercera posición en 2015, reduciendo la distancia con esas dos marcas.

¿Podría concretar la respuesta en España?

Este año va a terminar muy bien para Huawei en el segmento de consumo gracias a la marca y a que tenemos unos smartphones muy innovadores, como este [muestra un modelo Ascend P6 y se detiene mostrarlo en sus detalles al cronista] que hemos lanzado durante el verano. Confiábamos en que a finales de año habríamos despachado un millón de unidades en España, pero finalmente la cifra se habrá alcanzado antes. Claro que si nos comparamos con el duopolio, como usted lo llama, nuestro volumen es todavía bajo; puedo asegurarle que ganamos dinero.

¿Cuál es el desglose de sus ingresos en España?

Es algo que no suelo decir a la prensa. En números redondos, la infraestructura es el 50%, la parte más importante de nuestros ingresos, y la segunda sería el área de consumo, un 25% más o menos. Los servicios profesionales aportan otro 20% y el resto, el 5%, corresponderia al segmento de empresas, el más joven y el más pequeño.

Francamente, se nota poca presencia de la marca en el mercado […]

Tenga en cuenta dos cosas. Los smartphones de Huawei representan un 7 u 8 por ciento del mercado español, y en algún caso se venden bajo la marca blanca de un operador. También vendemos dongles USB y y dispositivos para el hogar, además de terminales fijos para las áreas rurales. En conjunto, todo ayuda a ese 25% que parece sorprenderle.

¿Qué expectativas tiene sobre la evolución del mercado español para Huawei? Categoría por categoría, si puede ser.

En los últimos dos o tres años, hemos tenido una bajada en los pedidos de infraestructura, por razones macroeconómicas, y no esperamos cambios importantes en el futuro que somos capaces de prever, sólo estabilidad. En cambio, en los servicios profesionales, contemplamos una subida de dos digitos, y creemos que vamos a ganar más contratos. También esperamos dos digitos en el consumo.

Los servicios son intensivos en personal. ¿Cuál es su política de empleo?

Directamente, quizás contratemos un centenar de personas o algo más; indirectamente no tengo estadísticas. Ya somos un millar de personas en España, y me atrevo a decir que influímos a través de proveedores o contratistas en otros 2.000 empleos.

En esta industria son habituales las alianzas, incluso entre empresas que compiten en ciertas áreas. Huawei parece preferir el aislamiento […]

Ahí no le doy la razón. De hecho, tenemos un ecosistema muy vivo en el que tienen cabida algunos de nuestros competidores. Y como nadie puede sobrevivir aislado en esta industria, nuestros equipos de infraestructura “hablan” con los de nuestros competidores; por lo tanto, contamos con su soporte.

No recuerdo haber leído noticias sobre alguna adquisición de Huawei.

No tenemos esa costumbre, pero no le dé un significado especial. No somo un Microsoft que compra Nokia, ni un Google que absorbe Motorola. Piense en lo que ha ocurrido con Nokia Siemens Networks y entenderá por qué las fusiones no nos interesan. Por el contrario, invertimos mucho en I+D, convencidos de que es el auténtico motor de nuestro crecimiento. Cuando algún competidor que no voy a nombrar, bajo presiones financieras, tuvo que recortar sus inversiones en I+D, nosotros hicimos lo contrario: unos años después, las consecuencias están a la vista.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2017 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons