publicidad
Advertisement
  19/03/2019

Wi-Fi 6 nace como complemento necesario de 5G

Aunque se puede tener otra impresión leyendo las crónicas sobre el Mobile World Congress, no todo fue 5G. Otra novedad fue Wi-Fi, e incluso podría decirse que atenuará la urgencia de desplegar redes de quinta generación, al menos en lo que respecta a los usuarios domésticos. En cuanto a las empresas, será una forma de acceso inalámbrico a Internet suficientemente rápida. En la cualificada opinión de Chuck Robbins, CEO de Cisco, la atención dominante por 5G no debería atenuar la merecida por Wifi 6. Samsung, al adelantar la presentación del Galaxy S10 se apuntaba una primicia: es el primer smartphone que integra una versión muy mejorada y más rápida de esta tecnología inalámbrica clásica.

En realidad, se trata de una actualización de la norma 802.11c, en este caso con el añadido del sufijo “ax”, aprobada a finales de 2018. Casualmente, la tecnología Wi-Fi cumple ahora veinte años, ya que fue en 1999 cuando el IEEE (Institute of Electrical and Electronics Engineers) sancionó la primera versión bajo el nombre 802.11. En 2003 aparecieron las siguientes con los sufijos “a” y “g”; hace diez años la cuarta – “n” – y en 2014 vio la luz la quinta o 802.11ac, a la que ahora sigue la 802.11ax.

Consciente la Wi-Fi Alliance, asociación que se encarga de la certificación de los productos, de que no tenía sentido mantener sufijos abstrusos, ha bautizado como Wi-Fi 4, WiFi 5 y WifI los tres últimos estándares, pero sin renegar de la nomenclatura histórica. El símbolo adoptado es más fácil de identificar, al llevar el número debajo.

La máxima velocidad teórica de Wi-Fi 6 es de 9,6 Gb/s, muy por encima de los 3,5 Gb/s de Wi-Fi 5 y de los 0,15 Gb/s que ofrecía Wi-Fi 4 hace cinco años. En la mayoría de los sitios web se podrá conseguir una velocidad real de 1 Gb/s. Además, Wi-Fi 6 funciona con las frecuencias de 2,4 GHz y 5 GHz, mientras que Wi-Fi 5 solo funcionaba a 5 GHz y Wi-Fi 4 a 2,4 GHz. No es un galimatías: la eficiencia en la utilización de las redes inalámbricas con Wi-Fi 6 es el doble que con Wi-Fi 5 y ocho veces la de Wi-Fi 4. En entornos muy congestionados, mejora la posibilidad de acceder con éxito a la red inalámbrica.

Una de sus características es que las redes Wi-Fi 6 pueden estar apagadas cuando no se utilizan y ponerse automáticamente en estado de espera si así se requiere. Puede ser muy útil, por ejemplo, en los sensores IoT: la batería durará mucho más al no consumir constantemente energía. Todo lleva a pensar que la tecnología Wi-Fi tendrá mucho más recorrido durante la próxima década pero en su sexta encarnación ya será exitosa, como lo han sido todas desde que existe una penetración importante de las redes inalámbricas hace más de quince años.

Para que alcance una presencia real en el mercado, habrá que esperar a 2020, como mínimo.  Aunque el Galaxy S10 ya funciona con Wi-Fi 6 gracias a un chip fabricado por Broadcom, los routers y demás dispositivos de red inalámbricos no estarán disponibles en el comercio hasta principios del verano y en grandes cantidades a precio asequible no antes de finales de año. No es tan sencillo provocar una rotación de la base instalada: de hecho, la mayoría los equipos inalámbricos actuales son Wi-Fi 4 o incluso más antiguos, por lo que una migración importante a Wi-Fi 6 debería hacerse en varios años.

El funcionamiento mejorado de Wi-Fi 6 en entornos de mucha densidad y por tanto con menor posibilidad de conexiones fallidas puede llegar a ser un problema para las expectativas de 5G e incluso para 4G, porque solo se utilizarán estas últimas cuando no haya más remedio, sobre todo si Wi-Fi 6 cumple con las promesas de sus impulsores. Aparte de Wi-Fi, Bluetooth también mejora sustancialmente con la nueva versión 5 aprobada. Es otra tecnología inalámbrica (de menor alcance que Wi-Fi) veterana, también sin viso alguno de extinción.

Las nuevas redes 5G no solo tendrán que competir con las 4G y 3G (hasta 2021 es previsible que el sustrato de 5G sea 4G gracias a la especificación 5G NR ya aprobada) sino con las inalámbricas ahora muy mejoradas. Según Robbins, “Wi-Fi 6 y 5G están hechas para trabajar juntas”. No es esta una opinión aislada: varias asociaciones colaboran para integrar el acceso Wi-Fi en las redes 5G.

Telefónica también deposita esperanzas en la sexta generación de Wi-Fi. En Barcelona, mostró una plataforma con esta tecnología compuesta por routers y switches que alcanzará velocidades de hasta 10 Gb/s y prestará servicio a clientes residenciales como empresariales, complementando su oferta de fibra, 4G y 5G. El chip está fabricado por la empresa californiana Quantenna. Telefónica prevé comercializar su plataforma a partir de julio de este mismo año.

En el último informe Virtual Networking Index, de Cisco, que este blog ha comentado en ocasiones, se asegura que el tráfico de Internet que se transportará a través de terminales móviles con Wi-Fi pasará del 54% en 2017 al 59% en 2022. Cinco puntos parece que no significan mucho, pero resulta que el tráfico de datos total aumentará el 47% durante el periodo. La descarga de datos procedente de terminales móviles fue en 2017 de 20 exabytes mensuales de media y, según ese análisis, pasará a ser de 180 exabytes mensuales en 2022. La descarga de datos mediante redes Wi-Fi pasará de poco más de 10 exabytes mensuales a más de 100 exabytes en el periodo considerado.

Claro está que la descarga de datos a través de Wi-Fi será mucho más alta con 5G, el 71%, que con 4G, que es del 59%. Como es habitual cuando se habla de telecomunicaciones, la región Asia Pacífico lidera el número de antenas Wi-Fi públicas. A partir de 2020, cerca de la mitad de antenas Wi-Fi públicas estarán en Asia Pacífico; en 2022, habrá 549 millones en total, frente a los 124 millones de 2017, de las cuales el 45% estarán instaladas en la región de Asia Pacífico. En razón de su densidad demográfica, Europa Occidental ha tenido la mayor penetración y, si bien perderá el cetro, tendrá un crecimiento anual entre 2017 y 2022 del 17%. Que no está nada mal.

[informe de Lluís Alonso]


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons