publicidad
  20/04/2012

Y ahora… a virtualizar la red

Esta historia, como tantas en esta industria, empezó en Stanford, y tiene un llamativo parentesco con la trayectoria inicial de Vmware. El origen de Nicira Networks, la empresa de la que trata este post, se remonta a un proyecto de doctorado. Entre los inversores que han financiado con 50 millones de dólares su puesta en marcha, se encuentra Diane Greene, la fundadora de Vmware, y no es caprichoso imaginar que dentro de unos años pueda ser objeto de una transacción financiera de resonancia, como la que en su día tuvo la compra de VMware por EMC. Una hipótesis intrigante, ¿no es cierto? Pues bien, el autor de este blog visitó el mes pasado la sede de Nicira, en Palo Alto.

Martin Casado

Martin Casado

Nicira Networks [vigilancia, en sánscrito] fue creada hace tres años por Martín Casado y sus ex profesores en Stanford, Nick McKeown y Scott Shenker. En 2007, la investigación del primero – precedida por su trabajo como ingeniero “en una agencia gubernamental” – sentaría las bases para la tecnología de la empresa y sería el catalizador de OpenFlow, un protocolo open source que inicialmente se desarrolló para la gestión de las redes en el campus de esa universidad y, desde entonces, ha sido apoyado por grandes empresas, de Google a Microsoft, pasando por AT&T y HP, pero con la significativa ausencia de Cisco.

Pinchar imagen

Pinchar imagen

La tecnología de Nicira pretende derribar la barrera que, según sus directivos, ralentiza el desarrollo del cloud computing, las redes. Alan Cohen, VP de marketing, explica: “la configuración de una red se hace difícil cuando las máquinas virtuales son desplazadas o durante la provisión de servicio a un nuevo usuario. Se emplean días en habilitar una red para una nueva aplicación, pero si virtualizamos la red, se puede hacer en minutos”. Este es el objetivo de Nicira Virtual Platform (NVP).

En una definición sumaria, Nicira trata de hacer con las redes lo que VMware hace con los servidores. Con NVP, Nicira promete la virtualización de la red de un datacenter, para hacerla más flexible y para soportar los cambios espaciales o las variaciones de cargas de trabajo, sin interrupción de servicio. Según Cohen – que dejó su empleo en Cisco para ocupar su puesto en Nicira – “en las arquitecturas de red complejas, integradas verticalmente, se encuentra el cuello de botella que normalmente penaliza el rendimiento de los servicios cloud, que exigen una dinámica más ágil”.

En una visión convencional (y sólo parcialmente cierta), cuando el entorno de datos se mueve hacia la nube, la infraestructura subyacente importa poco; en la práctica, el diseño de la capa física y de los dispositivos de red condiciona el rendimiento de una arquitectura cloud, y Cohen señala como prueba la frecuencia con la que los vendedores de servidores y de almacenamiento incluyen en su marketing la expresión “optimizado para la nube”.

Con la virtualización de la red, tal como la entiende Nicira, los cambios de configuración se hacen por software sin tocar el hardware subyacente. “El poder pasa de manos de los arquitectos de red a los arquitectos de cloud”, es el comentario de John Engates, CTO de Rackspace, importante proveedor de cloud pública y cliente de referencia para Nicira.

Pinchar imagen

Pinchar imagen

A partir de los trabajos de Casado y otros investigadores de Stanford, se ha desarrollado el concepto de software-defined network (SDN), que consiste en conseguir que los servidores “piensen” que controlan totalmente los switches y routers, cuando en realidad los comparten con otros servidores. En palabras de Casado, “lo que hemos desarrollado es una arquitectura de red con una flexibilidad comparable a la ofrecen los ordenadores, y que pueda trabajar con cualquier hardware”.

No desaparece, por consiguiente, la necesidad de hardware de red, pero con el desplazamiento de la inteligencia, es evidente que la inversión se reduce. Y esto, tendrá impacto sobre la estructura de la industria. Cisco, que ha hecho fama y riqueza vendiendo switches y routers basados en su sistema operativo ´propietario` IOS, así como Juniper con el suyo, JUNOS, han olido la proximidad del peligro, y en los últimos años han añadido inteligencia a sus productos mediante la tecnología de fabric. Ayer se confirmaba que Cisco va a invertir un mínimo de 100 millones de dólares (y un máximo de 750 millones, menudas cifras) en una empresa nacida de sus entrañas, una spin-in llamada Insieme, formada por tres ejecutivos de la compañía, para desarrollar una solución SDN alternativa. Esta curiosa fórmula, consistente en alimentar una startup interna para luego comprarla integrando sus resultados, ya la ha aplicado Cisco en otras ocasiones con el mismo trío empresarial.

Otros actores del mercado crearon el año pasado la Open Network Foundation (ONF) para trabajar en torno al nuevo concepto. Google, uno de sus miembros, ha revelado estos días que su red interna, que conecta los múltiples centros de datos de la compañía, ya funciona con arreglo a OpenFlow, la alternativa open source al hardware de red disponible en el mercado, al tiempo que anunciaba que ha empezado a construir sus propios switches de 10Gbit/segundo. Por su lado, HP ha creído oportuno prometer que adoptará OpenFlow, la alternativa open source. Estos movimientos indican que se abre una oportunidad de oro para compañías como Arista (dirigida por otro veterano de Cisco, Jayshree Ullal), que prepara su salida a bolsa para principios del año próximo. Nicira está todavía lejos de ese estadio, pero no es descabellado pensar que podría recibir una oferta de compra. Algo que por ahora no está en la mira de los sólidos inversores que la respaldan, entre ellos el archiconocido Marc Andreessen. Candidatos no faltarían.

Por cierto, para quien esto le interese: Martin Casado nació en Murcia, y a los dos años de edad sus padres emigraron a Estados Unidos.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons