publicidad
  9/09/2014

9Sep

Ya sé que mucha gente devora los comentarios anticipados sobre lo que Apple va a presentar hoy. Pero yo he tomado hace tiempo la decisión higiénica de aislarme de la cacofonía previa a todo anuncio de Apple. No tengo la menor idea de si habrá uno o dos iPhones 6, ni de cuántas pulgadas serán sus pantallas, o si el menú incluye un nuevo iPad; desde luego, ignoro los planes de la compañía en los pagos móviles. Por no saber, no sé si comparecerá o no el famoso iWatch – ya es hora – pero tomo nota de algo curioso: por primera vez, a la sala de prensa de Cupertino han sido invitados cronistas especializados en el mundo de la moda. Sería muy raro que no fuera este el anuncio más multitudinario en la historia de Apple. Quien tenga interés en no perder ripio, puede conectarse a las 19,00 hora española peninsular. Me ocuparé de comentar los hechos una vez que ocurran.

También Google tendrá hoy un espectáculo bastante peculiar. Tras la sentencia del tribunal europeo que legitima el ´derecho al olvido`, el buscador mayoritario se ha movido en dos planos. En uno, cumple la sentencia tal como la interpreta, en el otro sigue enredando mediante la creación de un comité asesor al que ha invitado a personalidades plurales: una ex ministra alemana, una periodista [mi antigua compañera en France Presse, Sylvie Kauffmann], y el especialista español José Luis Piñar, que dirigió la AEPD entre 2002 y 2007, entre otros. Además de Jimmy Wales, fundador de Wikipedia, que tiene sus propias razones para oponerse al ´derecho al olvido`.

Pues bien, este consejo asesor tiene programada una gira de sesiones públicas en siete capitales europeas, empezando hoy por Madrid y con traca final en Bruselas el 4 de noviembre. Casualmente (o no) la secuencia se solapa con la conferencia, el próximo lunes, del llamado WP29, grupo que representa a los reguladores europeos en materia de protección de datos. En su agenda, la elaboración de directrices comunes de cumplimiento por los buscadores en Internet, que operan en la Unión Europea, no sólo por Google.

Según declaraciones del citado Piñar, sería oportuno «fijar criterios para evaluar y ponderar los derechos al olvido para miles de casos [dispares]» y propone definir una serie de categorías para clasificar las peticiones. De esa postura, a priori plausible, se puede deducir que habrá dos vías paralelas de elaboración de esos criterios: el consejo asesor, y el W29. ¿Cuál prevalecería en caso de contradicción? ¿Cómo se resolvería la discrepancia entre los expertos patrocinados por Google y los reguladores de rango oficial? Difícil cuestión.

Isabelle Falque-Pierrotin, presidenta de la CNIL francesa, que lo es también del W29, ha calificado las siete sesiones programadas como «un ejercicio de relaciones públicas». En su opinión, «Google pretende presentarse como abierta y virtuosa, pero ha nombrado a dedo a los miembros del consejo y controla su funcionamiento».

Los entes que integran el W29 han declinado la invitación a intervenir en las sesiones organizadas por Google, para evitar la controversia. Según una fuente de la APD, «hasta ayer no estaba previsto» que el regulador español envíe un observador a la sesión de Madrid. Toda cautela es explicable: un ciudadano cuya petición de borrado de datos haya sido denegada por Google, puede recurrir ante el regulador de su país de residencia (en España, la APD). Hasta finales de julio, Google había recibido 90.000 peticiones de toda la UE; en España – origen de la primera demanda ante el tribunal europeo – ha rechazadas 70 solicitudes. Son pocas o son muchas, según el color del cristal con que se mire.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2021 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons