publicidad
  31/12/2009

Apple, campeón del 2009

Steve Jobs, CEO del año (Fortune); Steve Jobs, CEO de la década (Wall Street Journal); etcétera, etcétera. Todos son elogios para el fundador de Apple en este cierre de un año en el que su vida ha estado en peligro mientras su empresa florecía como nunca. Hay evidencias de que las ventas navideñas han sido brillantes, mientras se aguarda con expectativa el anuncio – probablemente un tablet – que el propio Jobs hará el próximo 26 de enero. Esta suma de circunstancias explica que la cotización en bolsa se multiplicara en doce meses por 1,3 mientras el índice Nasdaq ganaba un 44%, que no está mal para un año marcado por la recesión.

Una noticia que pasó inadvertida por la prensa llamó la atención de los analistas que siguen la vida de Apple. El día de navidad, de la tienda AppStore se descargó un número récord de aplicaciones para el iPod Touch, un 172% más que las descargadas el mismo día para el iPhone. Sorprendente por tratarse de un dispositivo al que le falta, precisamente, la función telefónica, pero significativo de la fidelidad de una capa de usuarios, por lo general adolescentes, para los que aquella no es imprescindible pero muestran su disposición a pasarse al iPhone en cualquier momento. Dicho de otro modo, una clientela latente.

La popularidad del iPhone no han dejado de crecer desde la aparición del modelo 3GS y con el viento a favor de su internacionalización. Las estimaciones sobre el último trimestre del año oscilan entre 8,8 y 9,5 millones de unidades, horquilla que representaría un 17% del mercado mundial de smartphones. Y las ventas de Mac ascenderán, probablemente, a 2,9 millones, que hubieran podido ser más de no mediar problemas de suministro de pantallas LED. Todos los factores sumados, el cuarto trimestre – primero de su año fiscal 2010 – se cerraría con ingresos de hasta 12.400 millones de dólares, y una proyección eleva los del ejercicio a unos 44.000 millones.

Por consiguiente, Apple tendría asegurados unos niveles de crecimiento que para sí quisieran otras empresas del sector. En la última sesión del 2009, su cotización fue la más alta de su historia, 211,61 dólares, con pronósticos de subida. Los analistas más cautos dicen que en 2010 alcanzará los 235, y los más entusiastas la elevan hasta 260 o más. De la buena salud de la compañía nadie tiene dudas, y si algo han demostrado las circunstancias del 2009 es que Steve Jobs no tiene sustituto que iguale sus méritos, pero también que Apple puede funcionar incluso en su ausencia.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons