publicidad
  21/05/2020

Dell EMC reordena su oferta de almacenamiento

En el último par de años, el grupo capitaneado por Michael Dell ha desembolsado 5.500 millones de dólares en fusiones y adquisiciones, una digestión que no está al alcance de cualquier estómago. En realidad, esa atribución es una verdad a medias, ya que corresponde mayoritariamente a VMware, instrumento precioso para su ambición empresarial. Lo cierto es que desde que absorbió EMC, su negocio de almacenamiento ha vivido de rentas heredadas. Entretanto, sus éxitos en la hiperconvergencia – de la mano de VMware, por cierto – ha disimulado la misión de unificar el  catálogo de almacenamiento en la gama media, que es justamente lo que acaba de anunciar con el lanzamiento de PowerStore.

publicidad

Combinar las familias de productos cuyo linaje venía de Compellent y Xtreme IO (adquisiciones previas de EMC) o de EqualLogic (que Dell compró en 2008) ha sido más problemático de lo que se pueda pensar desde fuera.  Finalmente, cinco años después de la fusión de Dell EMC, la oferta de esta en la gama media se clarifica.

Corresponde situar este anuncio en su contexto: adónde se dirige el mercado del almacenamiento. Dos factores determinan la necesidad de cambiar el enfoque de la oferta. Uno es generalización de la tecnología flash; el otro es la incuestionable convivencia entre los entornos on-premise y cloud.

Todos (déjese en casi todos) los proveedores de sistemas de almacenamiento han actualizado su oferta conforme a esas dos corrientes. Podría parecer que Dell ha tardado más, es cierto, pero tiene dos poderosas razones: una gran base instalada de la que no puede renegar y, su consecuencia, un holgado poder de mercado. Según IDC, Dell EMC controla una cuota en torno al 30%, con más de 8.500 millones de dólares de facturación. Con esta cifra, supera de lejos a sus perseguidores más cercanos, HPE y NetApp. Paralelamente, su pastel del ascendente mercado de hiperconvergencia se acerca a una tercera parte (2.500 millones sobre un total de 8.000 millones).

Antes de seguir adelante, téngase en cuenta que PowerStore se enmarca entre PowerMax (gama alta) y PowerVault) gama baja, pero el envite de Dell EMC lleva camino de órdago: la gama media es el segmento más grande del mercado de almacenamiento y el que más crece.

Simplificando, PowerStore es una respuesta competitiva a la oferta de otros proveedores de cabinas de almacenamiento all-ffash: HPE Primera, Hitachi Vantara (VSP E990), IBM (Flash System), NetApp (cabinas ONTAP AFF) y Pure Storage (FlashArray y FlashBlade).

En el sector de las T.I. se ha abusado tanto de la palabra ´reinvención` que su significado ha quedado devaluado. Aun así, PowerStore tiene algo de reinvención, en la medida que pone coherencia en una oferta demasiado dispar. Si hubiera que resumirlo, podría decirse que condensa la apuesta de Dell por el almacenamiento “todo flash” en la gama media y que es capaz de integrarse con la nube bajo un modelo de pago por suscripción (Flex on Demand). Aunque, si uno levanta el capó, aparece mucho más.

Para los portavoces de marketing de Dell EMC las frases hechas son irresistibles, como calificar a PowerStore de “solución nueva para un viejo problema”. El tópico enmascara la intención de eliminar gradualmente piezas de la oferta clásica que no tienen sentido porque la demanda les está dando la espalda. Muchas de las funcione han mirado a la nube, pero el almacenamiento tiene que seguir anclado on-premise debido al coste, a la regulación o al deseo de mantener el control sobre los datos. Por lo tanto, PowerStore trasciende la mera unificación de los sistemas de dos marcas fusionadas hace ya cinco años.  Es eso, y a la vez otras cosas.

La primera regla que parece haber guiado a los ingenieros de Dell EMC es el aprovechamiento transversal de las tecnologías incorporadas durante años, a la vez que otorgar un mayor peso específico a VMware. Algo ya se pudo percibir el año pasado, cuando se presentó PowerOne como infraestructura autónoma con capacidad de combinar los servidores modulares PowerEdge, las redes abiertas PowerSwitch, el almacenamiento PowerMax y la protección de datos PowerProtect. Toda una seguidilla con la metamarca Power por bandera, acoplada con la  virtualización de VMware y en la que se reserva un papel estelar a Kubernetes.

El estrecho vínculo de ingeniería entre los equipos de Dell y los de VMware explica por qué buena parte del hardware y del software han sido desarrolladas desde cero. El resultado es una arquitectura basada en contenedores, de tal modo que PowerStore puede admitir cargas de trabajo on-premise o bien nativas de la nube, que puede ejecutar directamente en la plataforma o en una máquina virtual (VM) con el hipervisor de VMware.

El interés de esta arquitectura modular reside en que permite aislar componentes individuales como microservicios, automatizando y simplificando la implementación de funciones. Tanto es así que buena parte de los servicios legacy que acarrea Dell de su historia anterior ha sido remozada con la técnica de contenedores.

De otro lado, sería ingenuo pensar que la mejor integración con VMware es la de Dell EMC porque ambas dependen de la misma matriz. La primera tiene que conservar un margen que le permita trabajar con otras compañías. El grado de ingeniería compartida es realmente según la descripción del CEO de VMware a este blog. Lo que conduce a otro rasgo de interés: gracias a VMware, PowerStore puede ejecutarse en entornos de nube híbrida, conectado con proveedores como Amazon Web Services, Microsoft Azure y Google Cloud Platform como un servicio gestionado más.

Otra de sus novedades es la incorporación de Inteligencia Artificial (IA) y el aprendizaje automático (ML) al sistema bajo la forma de CloudIQ. Con esto, sostiene la compañía, la entrega de aplicaciones y servicios se ejecuta en “hasta un 99% menos de tiempo de personal”. Las aplicaciones de IA y ML pueden lidiar bien con las tareas administrativas del almacenamiento, incluida la resolución de problemas, que debería ser un alivio para los agobiados departamentos de T.I. CloudIQ monitoriza en remoto el sistema, ejecuta análisis de rendimiento y resuelve incidencias, llegando a recomendar la mejor ubicación para cada tipo de dato.

Para concluir, con PowerStore, Dell no sólo resuelve la fragmentación de su oferta sino que ofrece a las empresas algo más que almacenamiento – una tendencia a la que se apuntan sus rivales HPE – desde que compró Nimble Storage – y NetApp, que no esconde su preferencia por el modelo cloud. Desde este punto de vista, el anuncio de PowerStore es una declaración de intenciones: se quiere transmitir que las marcas bajo el imperio de Michael Dell son coherentes entre sí y destilan sinergias a raudales. Un movimiento debería tranquilizar a los clientes que reclamaban renovación y al canal que tendría nuevas armas competitivas. La única duda es el efecto que puede tener en este mercado la recesión en ciernes.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons