publicidad
  24/06/2021

El romance entre Nutanix y HPE va a más

Las dos partes se declaran contentas con la estrecha relación que han anudado. El origen de esta se puede rastrear su origen hasta aquel momento de 2017 en el una de ellas (Nutanix) cambió su modelo de negocio para reconvertirse en empresa de software presta a cooperar con los fabricantes de hardware. Desde entonces, su preferido ha sido HPE, que por su parte ha arrinconado Simplivity, una adquisición cuya finalidad era competir con su actual socia favorita. El curso que han tomado las coas lo resume Rajiv Ramaswami, CEO de Nutanix desde el pasado diciembre: “HPE es nuestro primer socio estratégico y el que aporta más crecimiento; tengo confianza en que vamos a hacer más cosas juntos”.

Rajiv Ramaswami

publicidad

A primera vista, el nuevo rumbo estratégico impulsado por el fundador de la compañía, Dheeraj Pandey exponía a Nutanix a un alto grado de dependencia respecto de unos partners mucho más fuertes (HPE, Dell y Lenovo) o, llegado el caso, de los hyperscalers que dominan la nube. A la vez, minimizaba su implantación comercial directa, con el consiguiente ahorro de costes. Con el paso del tiempo se ha visto que los resultados de Nutanix no han sido sólo positivos sino mucho mejores de lo que podía esperarse del modelo original.

Las cifras presentadas a los analistas a finales de mayo, o. correspondientes al tercer trimestre de su año fiscal, confirman un 8% de incremento en la facturación total (344,5 millones de dólares) y una rápida progresión de los ingresos recurrentes: 18% de aumento en el valor anualizado de los contratos (ACV). Oficiosamente, las ventas en común de HPE y Nutanix han experimentado un 80% de aumento de ACV, con evidente beneficio mutuo.

Ramaswami, quien alcanzó su actual posición tras abandonar su cargo en VMware, principal rival de Nutanix, ha precisado que las relaciones con HPE y Lenovo son y seguirán siendo prioritarias, mientras que el rol de Dell queda de hecho supeditado a la entrega de software a aquellos de sus cliente que se lo demanda.

Pero el episodio más reciente es la incorporación a la oferta de HPE GreenLake de Nutanix Era, solución DBaaS que permite una gestión sencilla de múltiples bases de datos desde un único plano de control. Los motores de bases de datos soportados por Era son Oracle DB, Microsoft SQL Server, MySQL, PostgresSQL y MariaDB. Por su lado, Keith White, VP y director general de HPE Greenlake, ha dejado dicho que “los clientes quieren simplificar su gestión de bases de datos, alejándose de los silos de TI, que normalmente encarecen sus costes de mantenimiento, además de implicar riesgos de seguridad”. Apostilló White: “la confluencia de HPE GreenLake y Nutanix Era presenta una oportunidad de flexibilidad y reducción de costes que hasta ahora no existía en el mercado”.

Se entiende que, en un mundo que se mueve sistemáticamente desde el predominio de las aplicaciones legacy hacia un peso mayor cada día de las aplicaciones nativas de la nube, sería incomprensible que el panorama de las bases de datos no reflejase esos movimientos. En tal contexto, muchas empresas toman la decisión de desplegar distintas bases de datos para diferentes misiones y aplicaciones.

De tal modo, las bases de datos son la clave del desarrollo de aplicaciones sobre paradigmas novedosos. Por tanto, la pluralidad que ofrece Nutanix – con más razón si va acompañada del pago por uso – facilita que no resulte contradictorio trabajar en un proyecto con Oracle DB y en otro con las comunidades de desarrolladores open source.

Como se ha confirmado esta semana en el evento anual de HPE, Discover, la oferta de DaaS (base de datos como servicio) estará disponible en julio a través de HPE GreenLake.

Es obvio que tantas propuestas compartidas tienen como finalidad elevar la cifra de contratos de HPE, en valor contractual y en número de clientes, que ya son 1.200 empresas en una cincuentena de países, según ha dicho White en las últimas semanas. Recuérdese que la compañía se ha fijado como meta que la totalidad de portfolio esté disponible en 2022 como servicio bajo el mecanismo de pago por uso GreenLake. No falta mucho y hay que apretar el paso, por consiguiente. El CFO de HPE, Tarek Robbiati, presumió en la presentación de resultados que la aportación de  GreenLake a los ingresos recurrentes aumentó un 30% interanual mientras que el total de las órdenes as-a-service crecían un 41%.

En paralelo, los acuerdos con HPE ayudan a Nutanix a que su canal de ventas tenga más productos adicionales que ofrecer, además del software de infraestructura hiperconvergente que ha sido su caballo de batalla.

Así las cosas, el hilo conductor de esta fructífera relación sigue siendo la nube híbrida. Pero ¿tiene el mismo significado para ambas? En un reciente debate online, las filiales españolas de HPE y Nutanix confrontaron sus puntos de vista confluyentes.

Iván Menéndez, a la sazón country manager de Nutanix Iberia, aseguró que “nuestra oferta se basa en que con un único mecanismo contractual, basado en la suscripción, y con una única tecnología, se puedan desplegar diferentes cargas de forma transparente en cualquier entorno, con la peculiaridad de que puede ser una cloud pública o una cloud privada”. No falto en la exposición de Menéndez esta referencia: “no tengo dudas de que hoy por hoy, en la cloud privada el proveedor número uno es HPE, por lo que si Nutanix quiere ofrecer una propuesta de valor inclusiva en ese mercado, tenemos que contar con ellos”.

Añadía Menéndez que en la nube privada se necesita de alguien que ofrezca una propuesta comparable a la de cualquier nube pública. “Por esto, la unión con Greenlake es fundamental porque, además de la tecnología de centro de datos, tiene una capa financiera y de servicios que permite que la experiencia de la cloud pública se pueda llevar a donde la necesite el cliente, que no necesariamente es en un proveedor cloud”.

Confirmando estas apreciaciones, Luis Pérez, director de servicios de HPE para el sur de Europa, correspondió a las palabras de Menéndez: “lo que nos da Nutanix es la posibilidad de hacer realidad la hibridez y de hacerlo sencillamente […] Pero no sólo estamos hablando de dar a los clientes una experiencia de consumo sino de unas capacidades de integración que HPE posee”. Según Pérez, la comunión entre ambas compañías permite poner en marcha un proyecto de nube híbrida partiendo del análisis de las cargas de trabajo y haciendo ver al cliente dónde poner una determinada carga en función del coste o de su tipología”.

En otro momento de la conversación, Pérez abundó en que “HPE tiene acuerdos con Google Cloud y con Azure para facilitar la hibridez, pero una de las cosas que persigue la alianza con Nutanix es acabar con la cautividad del cliente, de construir una solución que sea lo menos dependiente posible de cualquier fabricante, HPE incluida. La ventaja de nuestra propuesta conjunta es que las cargas de trabajo se pueden mover de uno a otro entorno”. En este punto apostilló Menéndez que el modelo híbrido no puede significar que “los clientes estén dispuestos a migrar oferta de DaaS (base de datos pago por uso a través de HPE GreenLake, además de preinstalado en los mismos ProLiant. como servicio), que según puso de relieve HPE esta semana en su evento Discover, está disponible en la nube para seguir trabajando de la misma manera que lo hacían on-premise”.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2021 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons