publicidad
  21/05/2011

Iñaki Amate

Director de Desarrollo Global de Fjord

Nacido en Aragón, pero afincado en Finlandia durante años, Iñaki Amate dirige un equipo transnacional que se ocupa de desarrollar estrategias y servicios digitales para marcas como Nokia, Ericsson, Telefónica y Yahoo; uno de sus grandes logros ha sido iPlayer, la plataforma de la BBC para dispositivos móviles. Recientemente, con motivo de la presentación de los nuevos servicios de banca móvil que Fjord ha desarrollado junto con el BBVA y Bankinter, Amate ilustró en esta entrevista el concepto de “experiencia de usuario fluída”, un rasgo que permite funcionar en múltiples plataformas y en todas las pantallas sin volver a diseñar la aplicación para cada una de ellas.

Iñaki Amate
Iñaki Amate

¿Qué hace exactamente Fjord?

Somos una consultora de estrategia en servicios digitales. Lo primero que el usuario ve en una pantalla es el diseño gráfico, ¿no es cierto?. Por debajo están las funcionalidades que hacen que ocurra algo, y a esto lo llamamos diseño de interacción, bajo el cual subyacen las emociones que tendrá el usuario al interactuar con el dispositivo, y más abajo aún está el diseño del servicio, que tiene en cuenta los canales en los que se va a emitir o qué impacto va a tener la marca, etc. Es decir que lo que habitualmente llamamos ´el diseñador´ se convierte en un `superdiseñador´, del que se espera que sepa de tecnología, de negocios […] Pues bien, Fjord se dedica a sistematizar este proceso: ayudamos a las empresas a diseñar y lanzar servicios con las herramientas adecuadas… y más allá, les ayudamos a engancharse a ecosistemas que existen o a crearlos.

¿Una boutique?

Queremos creer que somos una boutique de alta gama. No tenemos programadores, sino que formulamos en común con el cliente la estrategia y el diseño de lo que haga falta, para que los programadores hagan su trabajo. La propiedad intelectual es del cliente, que nos paga por nuestro tiempo y nuestro conocimiento. Se espera de nosotros que hagamos cosas de primer nivel mundial, y que por naturaleza sean multiplataforma; para eso hay que trabajar con los mejores desarrolladores en cada plataforma; los conocemos, y a veces aconsejamos, pero otras el cliente tiene un equipo muy bueno, o trabaja con alguien de alto nivel.

¿Qué se entiende por multiplataforma?

Usamos mucho un concepto que llamamos experiencias líquidas, o fluídas. Somos de la opinión de que el cliente ha de sentir que la experiencia fluye de manera natural, independientemente del interfaz con el que va a interactuar. Desde el punto de vista del diseño, lo complejo es simplificar, y no es un juego de palabras. Simplificar las experiencias para que fluyan en los distintos interfaces; simplificar la infraestructura que hay detrás.

Lo que normalmente se identifica con distintas pantallas […]

No solamente. Obviamente, cuando el usuario se deplaza no hace el mismo uso del interfaz que cuando está frente a su ordenador, o sentado en el sofá viendo la televisión. Para cada caso de uso, hay un escenario distinto.

¿Qué tienen en común?

Muchas, y pocas. Hoy por hoy, cuando se lanza un nuevo dispositivo (o una nueva pantalla), se puede predecir cómo se va a utilizar, pero va siendo cada vez más difícil predecirlo. Por ejemplo, si damos un tablet a un veinteañero, lo va a usar de manera distinta que si se lo damos a mi padre; vamos a descubrir formas de uso que probablemente no hubiéramos imaginado.

Preguntaba por los servicios […]

Lo más difícil es quitar cosas, sacrificar funcionalidades. El diseñador tiene que decidir qué va a quitar en el móvil, en el iPad o en el televisor. Y creo que uno de los signos importantes del acuerdo entre Nokia y Microsoft es que va a marcar una tendencia en los servicios multiplataforma, porque en los últimos dos años lo que hemos visto es una tendencia dominante a diseñar para iOS o Android, y ahora nos vamos a encontrar con un tercer espacio, que será Windows Phone, por lo que las iniciativas de servicios tendrán que planteárselo, y espero que haya más trabajo para nosotros.

¿Quiere decir que es falso el dilema Apple o Android?

Es muy probable que sigan dominando durante años, pero – aparte de las tabletas, que han cambiado tantas cosas, y todavía están en la infancia – no podemos ignorar que Apple y Google no están solos en los móviles: hay que tomar en serio a Windows Phone, WebOS o BlackBerry. Cuando empezamos a desarrollar servicios de banca móvil, el 40% de los smartphones eran iPhone, un 30% BlackBerry y el resto Nokia, con una pequeña cuota de Android. Ahora, el 47% es iPhone, el 30% Android, BlackBerry ha pegado un bajón y Nokia se ha eclipsado. Sin embargo, el acuerdo de esta con Microsoft abre nuevas oportunidades, y BlackBerry tiene mucho que decir. El supuesto dilema presenta varios inconvenientes.

¿Cuáles?

Tanto Apple como Google tienen propensión a ejercer un control férreo: a los operadores no les gusta, porque temen que les arrebaten el dominio sobre el tráfico de datos, y se desesperan por encontrar una alternativa, que tal vez podría ser Windows Phone, una plataforma más amistosa para ellos. En el caso de Android, los fabricantes hacen lo posible por marcar sus diferencias; en Fjord hemos hecho alguna experiencia cuya conclusión es que un terminal customizado vende más que uno estándar, y además multiplica el consumo de datos, a condición de que la aplicación esté concebida en función del servicio, que realce el papel del usuario y no sólo la apariencia, con ser esta muy importante.

[…] en lugar de duopolio, veremos floración. ¿Qué evolución espera en los sistemas operativos para móviles?

Es difícil decirlo en este preciso momento, pero creemos que se va a intentar que suba a la superficie la información contextual. Es probable que el modelo de parrilla del iPhone, que todos han tratado de imitar, quede obsoleto. Así como Apple rompió con lo existente, van a aparecer otros interfaces de usuario que privilegien la información. Al menos, en el campo profesional, que es el nuestro.

Sin embargo, Apple y Google han conquistado a los desarrolladores […]

Sí, han conseguido convencer a una cantidad de desarrolladores para que trabajen con sus sistemas operativos. Google tiene millones de personas creando páginas web para alimentar su motor de búsqueda, que es lo que le importa; y Apple ha conseguido que otros millones (o los mismos) creen aplicaciones para sus productos, con la idea de que algún día ellos también ganarán dinero.

¿Remitirá el fenómeno?

Ha pasado muchas veces, ha pasado con las webs, con los blogs… ¿cuántos blogs de calidad han quedado? Es darwiniano: los buenos prevalecen y los demás, salvo que les satisfaga a nivel personal, desisten.

¿Cuál es el papel del vídeo?

Creo que cada vez más relevante. Ahora, con la cámara del iPad, va a cambiar el uso que la gente hace de este terminal. Ya hay reuniones de empresa con un iPad para cada uno. Por fin tenemos un terminal que da un alto nivel de calidad a bajo coste, y el vídeo es importante para la calidad de la experiencia. Va a estar en todo lo que creemos a partir de ahora, y los clientes ya lo están pidiendo.

¿Qué puede decir de los servicios que ha desarrollado para Bankinter y BBVA?

Hace un par de años nos dimos cuenta de que en España la banca estaba muy avanzada en la forma de concebir el posicionamiento de los servicios digitales y, a pesar de la situación económica, estaban convencidos de que esos servicios iban a tener un papel relevante, que les ayudarían a reducir costes y a diferenciarse. En el BBVA hay visionarios, y en pocos sitios se ven cosas como las que hacen ellos. Hemos conseguido trabajos en Estados Unidos gracias a lo que hacíamos con el BBVA, que se ha convertido en un referente mundial. Lo mismo puedo decir de Bankinter, que es más pequeño pero también un estandarte en el desarrollo de las nuevas tecnologías; apostó por ofrecer una experiencia de banca que fuera consistente para todos los puntos de interacción del usuario final, diseñando todo desde el principio como uno. Y en ambos casos, como en el de otra entidad que no estoy autorizado a nombrar, ha sido una iniciativa desde arriba, con lo que quiero decir que la dirección entiende que en lugar de diseñar por partes, hay que imaginar cómo va a ser un servicio multiplataforma, para que si luego se decide lanzarlo para otra `pantalla´, se pueda hacer sin volver a empezar, en línea con los otros servicios que ya tiene la entidad.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons