publicidad
  12/06/2009

Intel simplifica su catálogo de chips

No es la primera vez, ni será la última, que Intel procede a reestructurar las marcas de sus productos, tratando de hacer más visible el papel de cada categoría. En realidad, es una operación periódica, que en esta ocasión presenta el interés de colocar la palabra Core en el centro de su estrategia, eliminando las confusas ramificaciones como Core 2 Duo o Core 2 Quad. Desde ahora, la línea Core será identificada con tres apelativos: i3 para la gama baja, i5 para la intermedia e i7 para los superiores. A efectos prácticos, permite visualizar tres niveles de rendimiento para una tecnología común, que pronto podrán ampliarse a cuatro o más (ver imagen).

Las marcas Pentium y Celeron serán preservadas con vida, pero en funciones  residuales, mientras Centrino – que designa una plataforma de soluciones inalámbricas – está destinada a identificar la apuesta Wimax de Intel, a partir de 2010.  La marca Atom se mantendrá para los procesadores de bajo consumo en las categorías de netbooks y smartphones
“Teníamos una estructura compleja, con demasiadas marcas y nombres de productos y plataformas, confusa para los usuarios”, explica el blog oficial de Intel. No se trataría, entonces, de un mero nominalismo, sino de segmentar mejor el mercado. Es bien sabido que hasta la última generación de Pentium prevalecía el criterio de velocidad de reloj, según el cual los usuarios pagaban más por cada MHz o GHz añadido, que parecía expresar un rendimiento superior. Aunque discutida, esta política marcó la estrategia de Intel durante años. Pero las cosas han cambiado, y lo que ahora importa es el número de núcleos en un microprocesador, una escalada que no necesariamente equivale a performance: la eficiencia energética es la nueva métrica.

No es la primera vez, ni será la última, que Intel procede a reestructurar las marcas de sus productos, tratando de hacer más visible el papel de cada categoría. En realidad, es una operación periódica, que en esta ocasión presenta el interés de colocar la palabra Core en el centro de su estrategia, eliminando las confusas ramificaciones como Core 2 Duo o Core 2 Quad. Desde ahora, la línea Core será identificada con tres apelativos: i3 para la gama baja, i5 para la intermedia e i7 para los superiores. A efectos prácticos, permite visualizar tres niveles de rendimiento para una tecnología común, que pronto podrán ampliarse a cuatro o más (ver imagen).

Las marcas Pentium y Celeron serán preservadas con vida, pero en funciones  residuales, mientras Centrino – que designa una plataforma de soluciones inalámbricas – está destinada a identificar la apuesta Wimax de Intel, a partir de 2010.  La marca Atom se mantendrá para los procesadores de bajo consumo en las categorías de netbooks y smartphones

“Teníamos una estructura compleja, con demasiadas marcas y nombres de productos y plataformas, confusa para los usuarios”, explica el blog oficial de Intel. No se trataría, entonces, de un mero nominalismo, sino de segmentar mejor el mercado. Es bien sabido que hasta la última generación de Pentium prevalecía el criterio de velocidad de reloj, según el cual los usuarios pagaban más por cada MHz o GHz añadido, que parecía expresar un rendimiento superior. Aunque discutida, esta política marcó la estrategia de Intel durante años. Pero las cosas han cambiado, y lo que ahora importa es el número de núcleos en un microprocesador, una escalada que no necesariamente equivale a performance: la eficiencia energética es la nueva métrica.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons