publicidad
  24/09/2014

Joseph Reger

CTO (Chief Technology Officer) Internacional de Fujitsu

En un aparte de la conversación, el entrevistado refutó la tesis del cronista según la cual Europa se habría quedado dormida en relación con las TI. «Hubiera estado de acuerdo hace un par de años, pero veo que desde entonces ha despertado. Y creo que si Europa se durmió en el pasado fue porque no centró suficientemente sus esfuerzos en las aplicaciones – y no hablo de las apps para móviles – pero esto va cambiando». Este fue el tono de la entrevista. Joseph Reger, doctor en física, sostiene que hay que prestar más atención a los usos que a la tecnología en sí misma. Y añade que Internet de las Cosas es una oportunidad para que Europa recupere su lugar en el mercado global.

Joseph Reger

Joseph Reger

Le propongo empezar por explicar cuál es su papel como CTO.

Esta posición es probablemente la más equívoco en la industria, ya que cada compañía define el puesto con diferentes atributos. En mi caso, la misión consiste en identificar los desarrollos tecnológicos que van a definir la evolución del mercado y, por tanto, el negocio de Fujitsu. Es un rol más estratégico que operativo.

Es un caso singular ver un CTO europeo en una multinacional japonesa.

No soy el CTO de la matriz japonesa, sino su CTO internacional, con base en Europa, lo que implica una doble función: 1) ayudar a diseminar los desarrollos que se hacen en Japón y 2) actuar como portavoz de las filiales europeas de la compañía para que mis colegas japoneses entiendan mejor las necesidades de los mercados.

¿Las entienden?

Puedo asegurarle que tratan de entender. Como usted sabe, yo ocupé esta misma función en Fujitsu Siemens durante años. Luego, Fujitsu compró las acciones de Siemens, pero mi experiencia no ha cambiado sustancialmente. Soy una persona paciente, he trabajado con Japón durante más de quince años, y creo comprender la manera japonesa de pensar, y me consta que me escuchan. A mi favor juega el hecho de que tengo un conocimiento de los problemas de los clientes sin estar envuelto en actividades de marketing. En este sentido, mi papel no ha cambiado.

¿Cuáles son las prioridades de Fujitsu en el mercado global?

Cada dos o tres años surge una nueva ola que nos parece más importante que las anteriores, pero la experiencia no dice que las anteriores se extingan. Ahora mismo, la ola que destaca por encima de las demás es lo que conocemos como Internet de las Cosas. Como suele pasar, tiene una dosis de moda, de comodín, pero esto no mengua su potencial transformador […]

Hay un cierto discurso según el cual todo es consumo, pero su trabajo en concreto se relaciona con las empresas, no con los consumidores…

Cierto. Fujitsu tiene algún negocio de consumo en Japón, pero no se puede decir que sea una típica compañía de electrónica de consumo. Globalmente, nuestro mercado son las empresas, y una de mis tareas es entender cómo usan las empresas la tecnología para sobrevivir a los cambios de entorno y adquirir ventajas competitivas. Hablo con ellas y las veo entusiasmadas con los nuevos desarrollos, pero también observo que en este sector tendemos con demasiada frecuencia a sobrevalorar el corto plazo en el impacto de la tecnología.

Es el primer entrevistado que me dice algo así…

[risas] Sólo puedo decirle lo que pienso. Cuando no ocurre aquello que se espera con ansiedad, algunos se pasan al otro lado y reniegan de su expectativa, pero en la realidad puede que acabe ocurriendo aunque tengan que pasar unos años.

¿Cómo ve las necesidades reales de las empresas con las que trata?

Una conclusión posible es que la tecnología se hace menos visible, y en este sentido menos importante […] Veo su cara de sorpresa, pero hace 15 o 20 años discutíamos sobre lo que las TI podían hacer por nosotros, la tecnología era la pieza central que debía resolver nuestros problemas. Eso creíamos, y en parte se ha cumplido, pero tenemos nuevos problemas. Hoy las TI están en todas partes, han penetrado en todos los ámbitos, pero puede decirse, si me permite la paradoja, que la tecnología es hoy menos importante pero más esencial. No sé si este juego de palabras se entenderá una vez traducido al castellano.

Espero que sí… Fujitsu tiene fuerza en el hardware, que se ´commoditiza` aceleradamente, pero también tiene un componente de software de sistemas y, al menos en España, es un actor importante en los servicios. ¿Es sostenible esta combinación?

Es la única manera de sobrevivir. En el hardware, tienes que competir con los fabricantes chinos, y probablemente perderás porque es un juego de volumen y producción a bajo coste. En el software, predominan las empresas americanas, aunque esto no significa que se escriba en Estados Unidos. Como ha dicho, en el negocio de Fujitsu en España dominan los servicios, pero no es una excepción en Europa… lo importante es que el mercado reconozca nuestra proposición subyacente. ¿Qué otra cosa puede hacer una empresa japonesa en esta situación?

Usted dirá…

Podría especializarse en los servicios, y no sería mala idea, porque la mentalidad japonesa está muy orientada a los servicios. Pero no sería suficiente, porque también los servicios se ´commoditizan`. Por eso creemos que es necesario tener una oferta holística, en la que el hardware (o una parte del hardware) puede ser fabricado por terceros. En cuanto al software, en buena medida está siendo desarrollado por startups con una intensa motivación innovadora. De manera que lo mejor que podemos hacer es integrar las distintas piezas en soluciones cuya calidad podamos garantizar.

¿Cuál de los paradigmas, de los que ahora tanto se habla, será dominante dentro de cinco años?

Personalmente, creo que el gran fenómeno de los próximos años será Internet de las Cosas. Debo decirle que el nombre no me gusta, pero por ahora así lo llamamos. Yo creo que será la próxima revolución industrial, y que tenemos que estar preparados para ella.

Hoy hasta los niños hablan de Big Data. ¿Se impondrá el concepto?

Es otro nombre desafortunado, y espero que cambie. Big Data no es una disciplina, no es un segmento del mercado; sugiere un gran volumen de datos, pero opino que esta no es su característica fundamental. A mi juicio, el concepto de Big Data acabará integrándose en otras disciplinas, y hablaremos simplemente de datos o de análisis de datos, o de ciencia de los datos […] En alemán, antes de que adoptáramos la palabra inglesa computing, se hablaba de Data für Arbeiten, que en inglés equivale a data processing, pero cayó en desuso […] Lo importante es que para encontrar respuestas, ´computamos`, usamos las matemáticas aunque no es imprescindible saber gran cosa de matemáticas; ahora todo es ´computacional` pero en el fondo sigue siendo, usted perdone, proceso de datos. Los nombres pueden ser efímeros… o permanecer.

Y qué dispositivos permanecerán dentro de cinco años? ¿Las tabletas, los smartphones, … algo nuevo?

Ahora mismo, las dos categorías son muy populares. Al respecto, sólo quisiera decir que hay distintos usos para distintos dispositivos, y lo que seguramente no va a cambiar en cinco años es el hecho de que cada persona que los usa consume contenidos hechos por otras personas. Cuando el usuario es un creador de contenidos, el problema es otro: no creo que nadie pueda escribir un texto largo en una pantalla pequeña. Y no es una cuestión generacional, como suele decirse; si uno se toma en serio la escritura, o el diseño o la creación audiovisual, necesita una pantalla grande. Claro que no será así eternamente, ya estamos viendo nacer tecnologías y dispositivos que van a influir en el espacio de trabajo. Y una consecuencia será que el puesto de trabajo será, por así decir, más un estado de ánimo [state of mind] que un espacio físico como lo concebimos ahora.

[publicada en La Vanguardia el 21/9]


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons