publicidad
  17/11/2021

Microsoft sólo apunta hacia arriba

Resulta tentador quedarse en la anécdota: Microsoft ha superado a Apple como la compañía más valorada en Wall Street, 2,5 billones de dólares. Fin del tuit. Una cifra sideral justificada por unos resultados fulgurantes del año fiscal 2021, prolongados en el primer trimestre del 2002: facturación de 45.317 millones (+22%) con un beneficio neto de 20.505 millones (+47%). Desde luego, la pandemia ha tenido mucho que ver, metiendo urgencia en la digitalización de las empresas y alentando su migración a la nube. Además, es la cifra de negocios trimestral más alta en la historia de la compañía. Corolario: la cotización ha alcanzado cotas máximas; desde la primera sesión del año, un 53% de aumento.

Satya Nadella

publicidad

La lectura se fija necesariamente en el negocio cloud. Los componentes de lo que la compañía llama Microsoft Cloud [Azure, Dynamics 365, Microsoft 365, GitHub y Power Platform] han contribuido con 20.700 millones al total ingresado de julio a septiembre.  Sin embargo, estos conceptos se dispersan en diversas categorías contables, de tal modo que Microsoft Cloud e Intelligent Cloud no coinciden, ya que los ingresos de este segmento suman 16.964 millones y no 20.700. Quizás haya que interpretar que no todo cloud es inteligente (es broma) pero otra forma de cruzar números es la clasificación – esta sí, oficial – entre Productos (16.631 milloness) y Servicios (28.686 millones).

En fin, acotado el barullo aritmético [el informe dedica un capítulo a explicar el cambio de nomenclatura entre dos trimestres] la CFO de la compañía, Amy Hood, transmitió una estimación muy precisa de los ingresos que prevé en el segundo trimestre: entre 50.150 y 51.050 millones de dólares. Y como, normalmente, la segunda mitad de un año es mejor que la primera, algunos analistas se han aventurado a pronosticar que Microsoft podría acabar su año fiscal en junio de 2022 ingresando unos 201.000 millones de dólares y con un beneficio neto de 74.000 millones de dólares. Es mucho aventurar, pero si así fuera, parece difícil que pierda su estatus bursátil de liderazgo: sólo Apple (2,4 billones de capitalización ayer) y quizás Amazon (1,7 billones) podrían acaso discutirlo.

Durante la conferencia con ocho analistas de bancos de inversión y brokers, Satya Nadella, CEO de Microsoft durante siete años y nueve meses, le preguntaron por la coyuntura económica. Aprovechó para enunciar la tesis de que la tecnología es “una fuerza deflacionaria en una economía inflacionaria”. Lo cierto es que, mientras otros gigantes de la industria tecnológica han empezado a experimentar los problemas en sus cadenas de suministros, este no es el caso de Microsoft, por la naturaleza de sus negocios. Sólo se han notado en una caída de licencias de Windows y en la escasez de las consolas Xbox por falta de chips.

La mayor parte del crecimiento del trimestre se ha generado en la nube y el software de productividad, mientras que el segmento oficialmente clasificado como More Personal Computing [en el que está Windows] creció relativamente poco: un 12%. La línea de continuidad sugerida durante la conferencia fue esta: según las encuestas publicadas, más de la mitad de las empresas consideran que la nube va a atraer una porción creciente de sus inversiones y que a cambio les proporcionará eficiencias operativas y de costes.

Azure es, por consiguiente, la auténtica joya de la corona de Microsoft. En los estudios usuales, su cuota de mercado actual [en la modalidad IasS] seria del 21% frente al 32% de Amazon Web Services, pero Nadella subrayó la preeminencia de su criatura en las grandes empresas: un 78% de las 500 del ranking Fortune usan las soluciones de Microsoft, según él. Acelerando el paso: en el tercer trimestre, los ingresos atribuidos a Azure fueron superiores a los 16.110 millones de facturación declarada por AWS.

En la nueva nomenclatura, lo que es propiamente Azure – con 50% de incremento en el trimestre – pasa a llamarse ´Azure y otros servicios cloud` en previsión del inminente cierre de la compra de Nuance, convertida en pieza clave en la estrategia hacia el sector sanitario.

Por si fuera poco, Microsoft Cloud, la posición de la compañía en el mercado SaaS acaba repercutiendo sobre las familias adyacentes, o sea los productos para servidores y servicios cloud  (+35%) y los ´productos de Office y servicios cloud` (+18%) marcan otra tendencia ascendente de cara al resto del año fiscal.

La oferta comercial de Office 365 – no así la de consumo, más débil – ha aumentado sus ingresos un 23%, con un 17% más de suscripciones. Nadella quiso destacar el vigor de la demanda de Teams, que ha explotado durante la pandemia y cuenta entre sus clientes a 138 organizaciones de más de 100.000 usuarios cada una, a las que se suman otras 3.000 con 10.000 usuarios o más. Otro efecto de la pandemia ha sido la elevación de LinkedIn, que tras cerrar el año fiscal con un aumento del 46%, siguió en racha incluso durante el verano, con un excepcional 42%.

La compañía atribuye el auge de LinkedIn al impulso que está llevando a muchos profesionales a cambiar de empleo, fenómeno que en Estados Unidos está a la orden del día. En esta red social, el número de contrataciones confirmadas ha subido un 160%.

Menos notorio, pero estratégicamente central, ha sido el papel de GitHub, repositorio de código que ha duplicado el número de desarrolladores desde que Microsoft lo adquirió hace tres años; ya son 73 millones y la compañía ha introducido más de 70 funcionalidades para uso empresarial. Por otra parte, Power Platform, solución para que las empresas cocinen su propio análisis de datos y automaticen procesos, ha crecido un 76%, hasta reunir 20 millones de usuarios.

En estos días en que todo el mundo habla de metaverso, Microsoft no se ha quedado atrás. A diferencia de chiquilladas como la de Vodafone, lo que guía su estrategia es la integración de la realidad virtual en los productos y servicios existentes, desde el entretenimiento al trabajo. Como prioridad, se ha marcado que sirva para capitalizar la demanda en entornos híbridos.

La conferencia Ignite, evento anual en la que Microsoft demuestra sus innovaciones digitales, Nadella anunció que el metaverso de la compañía estará disponible en la primera mitad del año entrante. La oferta inicial consistiría en tres novedades construidas sobre lo existente.

Microsoft Mesh será integrada en Teams, plataforma colaborativa con más de 250 millones de usuarios en el mundo. Como indica su nombre, Mesh mezclará los mundos real y virtual y podrá acceder a ellos a través de una amplia gama de dispositivos, especializados o no.

Azure Digital Twins se llamará la tecnología de gemelos digitales montad como una suite de servicios cloud. Según lo anunciado, replicará modelos virtuales de entornos reales, desde espacios comerciales a factorías. Su reino será el de las simulaciones en tiempo real como soporte del negocio y la consabida experiencia de cliente.

Dynamics 365 Connected Spaces es la tercera propuesta. La demostración en Ignite se centró en una tienda equipada con cámara de vídeo y sensores IoT, capaz de recoger datos en tiempo real y convertirlos en herramientas virtuales, llegando a la posibilidad de implementar escaparates virtuales.

Un objetivo de medio plazo expuesto por Nadella consiste en avanzar en ese 60% de cargas de trabajo empresariales que aún residen en sistemas e infraestructuras legacy y que, por distintas razones, se resisten a entrar en el universo cloud. El porcentaje se dice fácil, pero representa un valor de mercado potencial de 200.000 millones de dólares. Lo dicho en el titular: en Microsoft todo apunta hacia arriba.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2021 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons