publicidad
Advertisement
  11/03/2015

11Mar

Meg Whitman ha evitado cometer los errores de sus antecesores, cuyas compras de EDS y Autonomy acabaron desastrosamente en carísimas amortizaciones contables. Una constante en sus declaraciones desde que fue nombrada CEO de HP, ha sido la promesa de no hacer grandes compras hasta que la situación financiera de la compañía se hubiera estabilizado. Ahora, con una tesorería de 12.900 millones de dólares a finales de enero y una previsión de generación de cash flow de 4.000 millones durante el año fiscal, nadie le reprocha la decisión de comprar Aruba Networks, especialista en infraestructura WLAN, por la que pagará 2.700 millones de dólares (que, una vez sumada la deuda, se acercará a los 3.000 millones).

Las dos empresas son altamente complementarias. Aruba aportará su tecnología inalámbrica – y una preciosa cartera de clientes – al negocio de networking de HP, hasta ahora centrado en el switching. La adición tiene un objetivo transparente: competir con Cisco, que según IDC controla el 48,4% del mercado WLAN. Aruba es el número dos (11,5%) y HP el cuarto de la tabla (5,8%), separadas por el 6,3% de Ruckus Wireless. Tras la compra de Meraki en 2012 Cisco ha incorporado un catálogo de soluciones WiFi cuyas novedades presentó el pasado enero en CiscoLive. Para competir con Cisco, HP necesitaba echar mano de la chequera, y esto es literal, porque la compra de Aruba se pagará en cash.

Hay otra clave en la operación: China. Cuando Mark Hurd, entonces CEO de HP, compró 3Com, a finales de 2009 tenía en mente ese gran mercado en el que la histórica compañía de networking tenía sólidas posiciones. Pero en 2014 el paisaje ha cambiado, y el negocio chino empezó a flaquear para HP casi al mismo tiempo en que Cisco se veía prácticamente desalojada por mor del escándalo Snowden. Aruba supo explotar la oportunidad de ganar cuota en China, gracias a sus ventas al grupo Wanda [ahora muy celebrado en Madrid], propietario de grandes centros comerciales en los que ha instalado su infraestructura de acceso inalámbrico.

Globalmente, el mercado WLAN es boyante. La consultora DellOro estima que puede crecer al ritmo del 40% hasta alcanzar mundialmente los 13.000 millones de dólares en 2019. Este es el punto fuerte de Aruba, que cabalga sobre la rápida adopción del estándar 802.11ac, que se encuentra en una fase inicial del ciclo de renovación de infraestructuras. Dicho con más precisión, el segmento en el que destaca la tecnología de Aruba se conoce como ´converged campus networkin`: el florecimiento actual de sus ventas se centra en el equipamiento de espacios públicos (universidades, centros comerciales, hospitales, hoteles y museos). He ahí el interés de HP – que el año pasado perdió un 11% de facturación en su negocio de networking – en digerir la compañía.

Fundada en 2002 por Keerti Melkote, quien sigue en su puesto de CTO, Aruba cerró su año fiscal 2014 con 728 millones de dólares de ingresos y en los dos trimestres del actual ejercicio acumulaba 420 millones, con un ritmo de crecimiento sostenido del 21%. Lo que hace que el precio pactado parezca razonable a los analistas bursátiles.

Quedan flotando algunas dudas que el comunicado conjunto no resuelve: ¿Qué efectos tendrá la transacción sobre los acuerdos que Aruba tiene vigentes con terceros (Juniper, Dell y Brocade) que actúan como OEM a la vez que son competidores de HP? ¿Cómo se va a integrar Aruba en la futura HP Enterprise que surgirá en noviembre del proceso de separación en marcha? ¿Será capaz el nuevo propietario de retener al equipo directivo, encabezado por el CEO, Dominic Orr (prófugo de HP)? Con todo mi respeto, no son dudas menores.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons