publicidad
  14/02/2012

14Feb

Aunque sancionado hace más de un año, sólo ahora está a punto de consumarse el divorcio de esa pareja que el mundo ha conocido como Wintel. Microsoft se ha buscado otras compañías, y dentro de unos días presentará la versión de Windows 8 para la arquitectura ARM, sin que ello signifique abandonar la de toda la vida, x86. El asunto tiene otros colores que no están en el post. Intel y AMD han formado desde los años 80 un duopolio, creado a propósito para desarrollar chips x86 para PC y servidores. Muchos han olvidado, o son demasiado jóvenes para recordarlo, que AMD – empresa innovadora pero, ya entonces, financieramente endeble – fue impuesta por IBM como segunda fuente de suministro de procesadores para su PC (un tratamiento distinto tuvo con Microsoft, a la que creyó tener en el bolsillo).

Sobre esa base fundacional, el duopolio Intel-AMD se sostuvo durante décadas, pese a la ostensible disparidad de fuerzas, y nadie pudo nunca entrar en su armazón. La aparición de la compañía británica ARM ha alterado el paisaje, y este es el momento en el que AMD se pregunta si no debería inclinarse hacia esta, que tiene un modelo de licencia menos astringente que el que la vincula a Intel. De esto ya he escrito recientemente, y supongo que volveré a hacerlo.

Lo que hoy quiero destacar, a propósito de la bifurcación de Windows, es que donde había dos suministradores de chips, seguirán esos dos, y en la otra acera habrá tres (Qualcomm, Nvidia y Texas Instruments) con diseños de ARM. No puedo decir si el cambio será tan revolucionario como parece, pero sin duda será picante.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons