publicidad
  17/04/2017

17Abr

El crecimiento de cloud computing es tan evidente que se diría no necesita demostración. Pero necesita cifras que permitan medir el tamaño de este mercado. En un informe reciente que contiene numerosas predicciones, los analistas de Gartner se ha apuntado un tanto al estimar que crecerán de 23.300 millones de dólares en 2016 a 68.400 millones en 2020. O sea: su valor de mercado se triplicará y será el factor determinante del gasto en TI al cerrarse la década.

Es fácil compartir la tesis de Gartner de un desplazamiento masivo de las TI hacia las infraestructuras híbridas, puntualizando que incrementa la complejidad de elegir las herramientas idóneas en un entorno múltiple”. Se agradece que, aparte de conceptos, ofrezca números [admitamos que sufrirán ajustes, por lo que deben tomarse como un diagnóstico, más que como un pronóstico]. A tal fin, distingue tres grandes categorías genéricas: 1) el tradicional outsourcing de datacenter (DCO), 2) la computación en la nube y 3) los servicios de hosting.

Estos son los números. La categoría DCO se achicará, pasando de 55.100 millones en 2016 a 45.200 millones en 2020. Es la única categoría que descenderá, casi una quinta parte en cuatro años. Por su lado, los servicios cloud subirán en el mismo lapso de 23.300 a 68.400 millones [tres veces más, redondeando], mientras los de hosting y co-locación también aumentarán, de 53.900 a 74.500 millones de dólares. Dos bloques menores: infrastructure utility services (IUS) y almacenamiento como servicio, han sumado 23.000 millones en 2016 y sumarán 39.700 millones en 2020. Suficiente para confirmar la tesis de la hibridez creciente. Lo más interesante es que, tomadas en su conjunto, las cifras revelan un aumento del gasto total en lo que Gartner llama datacenter services: de 154.000 millones el año pasado a 228.000 millones en 2020. Y en ese tránsito, la categoría tradicional habrá perdido peso.

El informe confirma otra evidencia: “el mercado de cloud pública IaaS está dominado por Amazon Web Services y Microsoft Azure, dominio que han acentuado en 2016 en perjuicio de sus competidores y [aquí viene lo más interesante] combinados, no sólo multiplican varias veces la capacidad de computación de todos los demás, sino que tienen un poder de inversión y de recorte de precios que los competidores no pueden igualar”.

Por consiguiente, la criba será casi imposible de pasar. Aventura el  analista DD Mishra, que “en 2019 el 90% de los proveedores nativos de IasS tendrán que abandonar la escena, forzados por el duopolio AWS –Azure”. A la luz de esta perspectiva, puede interpretarse la decisión reciente de VMware de dar un paso atrás (o al costado) en su estrategia cloud.

La tesis del duopolio intratable no es nueva, pero Gartner la ventila a propósito de los precios. Entre 2008 y 2016, calcula bajadas de entre el 5 y el 12% en los servicios DCO, dependiendo del volumen de los contratos. Consecuencia directa de la necesidad de adaptarse a las rebajas impuestas por los dos líderes [sorprende que el informe de Gartner  no preste casi atención a Google Cloud Platform o a IBM como competidores viables de IaaS ]

La conclusión no puede menos que ser alarmante para la industria TI clásica: “en 2020 – afirma Mishra – los servicios tradicionales serán minoritarios y coexistirán a duras penas en entornos de escala industrial […] algunos proveedores tendrán que renunciar al mercado DCO debido a la presión de los precios, mientras otros tendrán que desarrollar nuevas capacidades para sobrevivir”.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2017 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons