publicidad
  7/04/2017

7Abri

La operación por la que VMware transfiere a OVH su negocio basado en vCloud Air, merecía haber sido mejor explicada; por ejemplo, que por primera vez vez revelara el  número de clientes y, desde luego, la cuantía de la transacción. En este marco, me ha gustado la sinceridad con la que Ajay Patel, vicepresidente de VMware y responsable del desarrollo de productos y servicios cloud, ha respondido a la interpretación según la cual vCloud Air habría sido un esfuerzo infructuoso. Patel dijo a un grupo de periodistas en Palo Alto: “hemos conseguido algo importante, que muchas empresas con centros de datos virtualizados con software de VMware y dispuestas en principio a migrar cargas de trabajo a la nube pública, hayan podido montar entornos híbridos sin necesidad de una nueva arquitectura”.

La decisión de vender las operaciones de vCloud en Estados Unidos y Europa, incluyendo infraestructura, personal y clientes, no es el punto final, precisó Patel, porque la tecnología subyacente se queda en VMware, de lo que puede deducirse que siguen vigentes los acuerdos con ciertos partners que la utilizan para sus servicios híbridos, como IBM o Rackspace. No hay noticia de qué hará VMware con la actividad de vCloud Air en Asia Pacífico, especialmente en Australia.

La cuestión a dilucidar es si se trata de una renuncia a la iniciativa lanzada en 2008 [entonces bajo el nombre de vCloud Hybrid Service] para extender el alcance de vSphere a un modelo de cloud híbrida, o si es “el próximo paso en su evolución”, como ha declarado escuetamente Pat Gelsinger, CEO de VMware.

Originalmente, vCloud Air tenía por objetivo competir con Amazon Web Services o, mejor dicho, evitar que la potencia competitiva de AWS (y de Azure]  degradaran el peso de VMware en los centros de datos “definidos por software”. Pasaron muchas cosas desde entonces: la incomodidad de Gelsinger ante la compra de Virtustream por EMC y, posteriormente, la absorción de EMC (que implica el control de VMware) por Dell.

La estrategia cambió en octubre, coincidiendo ¿casualmente? con la  toma de control por Dell,  cuando a la vista de la disparidad de fuerzas con AWS, Gelsinger decidió tragarse una frase suya muy recordada  [“cuando una carga se mueve a Amazon, la perdemos, y cada vez que Amazon gana, todos perdemos”] para alinear las estrategias forjando una alianza en la que la tecnología de VMware estaría disponible a los clientes de infraestructura de AWS [etiquetada como VMware Cloud on AWS] y, a su vez, sería partner primario de esta. Aparentemente, la idea es que las cargas puedan  moverse en ambos sentidos entre nubes privadas, híbridad y públicas.

Un poco antes,  VMware había vendido a un proveedor local su rama de cloud gubernamental en Estados Unidos. Otro movimiento significativo fue el anuncio de Cloud Foundation, una suerte de agregado de componentes – vSphere, Virtual SAN y NSX – en un paquete único para ser desplegado on-premise o en un centro de datos gestionado por terceros. Nos pasó inadvertido un detalle: las licencias contratadas sobre componentes sueltos podrían consolidarse en la plataforma común, un cambio en el modelo de negocio tradicional. Esta seguidilla de movimientos crearon inquietud en la red de partners – más de 4.000, según Patel – construida por VMware en los últimos años.

Uno de estos socios, la compañía francesa OVH [declarado ´partner del año` en 2016] , supo apreciar la oportunidad que se abría. Octave Klaba, su fundador y CEO, ha declarado que el plan es “ayudar a que los clientes de la nube de VMware muevan sus cargas a nuestros centros de datos sin disrupción, con un simple clic”. OVH, fundada en 1999 por Klaba y su familia, cuenta con una veintena de centros de datos en 17 países, con 260.000. La compra de los activos de vCloud Air coincide con su esfuerzo por reforzar su presencia en Estados Unidos.

Quedan muchos detalles por conocer. Pero desde ya puede decirse que la transacción favorece a las dos partes: VMware se descarga de una actividad cuyo éxito ha sido discutible; OVH hereda un número indeterminado de clientes, además de cinco datacenter en Estados Unidos y dos en Europa [algunos, compartidos con Equinix y Century Link].

 


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons