publicidad
  22/02/2016

22Feb

Escribo este newsletter en Barcelona, donde hoy comienza el Mobile World Congress con una cifra record de 2.200 compañías apuntadas a la fiesta. En realidad, comenzó ayer, con la presentación del esperado Galaxy 7 de Samsung, como siempre espectacular y con una expectativa mediática que no han podido emular Huawei o LG con sus respectivos saraos dominicales. Ha sido sólo el aperitivo de una semana que dejará otros sabores.

Por tercer año, volverá Mark Zuckerberg a Barcelona y acaparará titulares con su keynote que más parece un kickoff. No me cuesta imaginar que viene a hacer amigos – y no me refiero a su cena del año pasado con Shakira y Gerard Piqué – con una motivación muy reciente, el bloqueo indio de su iniciativa Free Basic hace más necesario para Facebook granjearse apoyos entre los operadores; este será, supongo, uno de sus mensajes: ayudadme a llevar Internet (y Facebook, claro) al último rincón del planeta. Única objeción: los operadores no se fían de nadie que un buen día podría robarles la cartera.

A favor del protagonismo del joven Zuck juega el hecho de que ninguna otra celebridad de la industria (y las habrá incontables) puede hacerle sombra. Apple nunca comparece, Google no despierta muchas simpatías en la industria, Microsoft optará por la discreción [Satya Nadella pasará esta semana por Madrid, pero no se acercará a Barcelona, que se sepa].

De hecho, el mundo de la tecnología se ha decantado por tres grandes eventos globales: el CES de Las Vegas, en enero, este MWC de Bareclona, y el IFA de Berlín en septiembre. Cada uno cumple su papel.

Como el año pasado, vuelvo a opinar que los móviles no serán lo más interesante de ver en esta feria de móviles, pero sé bien que esta opinión no es compartida por la mayoría de mis colegas, incluso los menos frikis. Sin embargo, los fabricantes van a echar el resto en el intento de relanzar la demanda, que – según IDC y Gartner – anda adormecida. Por esto, la feria será un escaparate estupendo para las marcas líderes (salvo Apple, a la que la displicencia podría pasarle factura) y un sinfín de marcas chinas que hasta ayer desconocíamos. Las tabletas, cuyo mercado se ha derrumbado, están fuera de moda y recibirán una atención marginal.

La industria, en su sentido más amplio, está a la espera de ver el despegue de una nueva ola que traiga la rentabilidad que se echa en falta. Para mi gusto, la edición de este año será dominada por dos temas principales: Internet de las Cosas e infraestructuras. Veremos más coches conectados que nunca, y una enorme variedad de “casos de uso” de IoT. Lo que no veremos, todavía, son los modelos de negocio de los que dependerá que el discurso fructifique: nadie está dispuesto a quedarse al margen de un fenómeno que – si creemos una previsión cuyos fundamentos no se dan – va a conectar 50.000 millones de dispositivos [¿quién da más?] a Internet en 2020. Los problemas pendientes, ya se sabe, son la estandarización, la seguridad, las alianzas entre las partes… en definitiva, ya digo, el modelo de negocio. Pero esos problemas no se resuelven con un escaparate.

En materia de infraestructuras, llevamos tanto tiempo oyendo maravillas sobre el advenimiento de 5G que uno podría pensar que es una realidad. Pues no: sin duda va a aportar soluciones a muchos problemas contemporáneos, pero va a crear otros nuevos que estamos por descubrir. Sin un modelo de negocio viable y compartido, esta mina de oro podría no compensarles el declive de ingresos sufrido durante años de agresiva competencia de las OTT [vean el estudio de Ernst & Young que este blog glosará mañana].

A estas grandes áreas dedicaré mi tiempo esta semana, y espero volver a casa con no menos de seis entrevistas para publicar en las semanas siguientes. Una revisión del exhaustivo programa de sesiones, plenarias y paralelas, revela que los organizadores, la GSMA ha decidido relegar los asuntos de indole política a una cumbre ministerial a puertas cerradas. No habrá, pues, transparencia, en los debates sobre regulación, espectro, protección de datos, privacidad, seguridad, inversiones y financiación. No importa, en realidad: esos temas clave seguirán coleando, y yo les prometo ocuparme de ellos cuando pase la marabunta.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons