publicidad
  23/07/2013

23Jul

El experimento de codirección ejecutiva en SAP llega a su final – ¿o sólo se interrumpe? – con el anuncio de que Jim Hagemann Snabe pasará a ocupar un puesto en el consejo de la compañía, dejando a Bill McDermott como único CEO de la compañía. La noticia se ha presentado como una decisión personal. sin omitir la mención ritual al deseo de Snabe de pasar más tiempo con su familia. Circulan interpetaciones menos ingenuas.

La coexistencia del americano McDermott y el danés Snabe, nombrados coCEO en febrero de 2010, ha sido formalmente modélica y exitosa para los resultados de la compañía alemana. El rasgo más evidente ha consistido en que mientras el primero se encargaba de que SAP creciera en el mercado de Estados Unidos, el segundo planificaba la estrategia global desde la sede alemana en Walldorf, y la exponía con brillo a través de Europa. Sus habilidades respectivas se complementaban: a McDermott le han colgado la etiqueta de especialista en marketing sin especiales conocimientos de la tecnología que vende, mientras a Snabe le ha tocado desempeñar el rol de visionario y ejecutor de la nueva orientación de la compañía hacia el cloud.

Estas estampas son esquemáticas. Si en tres años ha habido conflictos entre los dos, no han trascendido o las ha diluído la distancia. Un posible desencuentro pudo nacer de la compra de SuccessFactors, que encumbró temporalmente a su fundador, Lars Dalgaard, en la antesala de la cumbre. El invento no funcionó, se dijo que por manifiesta incompatibilidad entre Dalgaard (compatriota y protegido de Snabe) y el ascendente Vishal Sikka, CTO de la compañía. Con la dimisión de Dalgaard, Sikka pasó a ser el máximo responsable de la estrategia de productos, y hay quien opina que su ambición es ocupar el puesto de Snabe cuando este lo deje en mayo de 2014.

Queda espacio para otra sospecha: el centro de gravedad de SAP – primera empresa europea de software – se desplaza gradualmente hacia Estados Unidos, y el núcleo de la innovación hacia los laboratorios de Palo Alto, cuartel general de Sikka. También es posible alentar una discusión más propia de escuelas de management: ¿es viable una estructura de dirección ejecutiva compartida? SAP la ha ensayado dos veces, y la primera acabó mal. Para enfocar mejor este ´relato`, habría que añadir un detalle trascendental: el anciano fundador de la compañía, Hasso Plattner, es quien ejerce el verdadero poder, sin dar signos de estar pensando en cederlo a un sucesor. Lo que introduce otra posible (y audaz) conjetura sobre el futuro de Snabe.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons