publicidad
  29/01/2018

29Ene

Puede sonar extraño, pero las multas son consustanciales a la existencia de Qualcomm, siempre bajo la acusación de abuso de posición dominante. Ha ocurrido en Estados Unidos, Corea del Sur, China y ahora toca a la Comisión Europea sancionar a la empresa californiana: la comisaria Margrethe Vestager ha concluído un expediente que se origina en los “pagos ilegales de Qualcomm a uno de sus clientes con el fin de cerrar a sus competidores las puertas como suministradores de chips de banca base LTE”. La multa a pagar, 997 millones de euros, no es pecata minuta ya que representa el 4,9% de los ingresos de Qualcomm en 2017.

La investigación ha girado en torno a los pagos de Qualcomm a Apple durante cinco años (2011 a 2016) condicionados al uso exclusivo de sus chips en los modelos de iPhone e iPad. Según Vestager, no se trató de una simple rebaja del precio [¿si lo fuera sería aceptable?] sino de una imposición expresa; la documentación examinada demostraría que, a cambio del dinero recibido, Apple renunció a contratar a Intel como segundo suministrador [últimamente ha adoptado un módem fabricado por Intel en una parte de los nuevos iPhone]

Se da así la circunstancia de que Qualcomm corre el riesgo de perder a Apple como cliente, como consecuencia de un litigio en el que la marca de la manzana denunció como abusivas las condiciones de licencia y le reclama el reembolso de unos 1.000 millones de dólares, monto en el que estima haber sido perjudicada.  No parece que haya posibilidades de arreglo entre las partes, pero eso tampoco tendría por qué suponer una ruptura total [véase el caso de Samsung]. Sin embargo, lo que es una mala noticia para Steve Mollenkopf, CEO de Qualcomm, también podría actuar como paliativo para otro de sus problemas: sigue abierta la oferta de compra hostil lanzada por Broadcom por 105.000 millones de dólares.

Inversores que apoyan a Broadcom en el intento, han manifestado el temor a que los problemas regulatorios y judiciales de Qualcomm se estiren durante años y, por ellos, se retrasen las autorizaciones que la transacción requiere en varios países, uno de ellos China.

Precisamente de China ha recibido Mollenkopf una buena noticia. Cuatro fabricantes de smartphones (Xiaomi, Vivo, Lenovo y Oppo) han firmado un manifiesto de apoyo a Qualcomm, en el que advierten que si cayera en manos de Broadcom, la combinación crearía una situación monopólica con el resultado de encarecer los chips que ahora compran a las dos partes. El texto está manifiestamente dirigido a convencer al gobierno de Pekín de bloquear la OPA.

La idea, a menudo expuesta por los analistas, de que Qualcomm tenía una dependencia excesiva de las compras de Apple, está cambiando: la nueva tesis imperante es que la salvación podría venir de esos fabricantes, cuyo ritmo de crecimiento se ha acelerado. El cuarteto chino tiene a su favor el hecho de que, tras pagar una multa de 1.000 millones de dólares a Pekín en 2015, Qualcomm se ha comprometido a ser escrupulosa con sus precios en ese mercado.

En una conferencia reciente, Cristiano Amon –  número dos de Qualcomm y probable sucesor del quemado Mollenkopf – ha subrayado que las marcas chinas despacharán la mayor parte de los smartphones que se vendan en el mundo en 2022, prolongando lo ya visible. Sólo un fabricante chino no depende del suministro de Qualcomm, Huawei, porque diseña los suyos internamente.

Hace sólo unos meses, la mayoría de los observadores aventuraban que el litigio con Apple dejaría malherida a Qualcomm. Tal percepción ha cambiado radicalmente: su liderazgo en 5G confluye con la ambición china de que el advenimiento de 5G sea un arma para destronar a Apple. Por tanto, ambos fenómenos se refuerzan recíprocamente. Ahora y quizá por mucho tiempo.

Otra complicación pendiente es la oferta de Qualcomm por NXP, que le permitiría dar un salto en su estrategia de diversificación hacia el mercado de la automoción, pero tarda en consumarse. La operación ha sido autorizada por las autoridades europeas, pero algunos accionistas de la empresa holandesa están consiguiendo que se demore con dos argumentos que en realidad son uno solo: insisten en que la empresa vale más de los 47.000 millones de dólares ofrecidos y que la compradora es hoy más débil a causa de su disputa con Broadcom.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons