publicidad
  30/01/2015

30Ene

En todo lo que se ha publicado sobre los resultados trimestrales de Apple aparece la palabra record. Hasta los más optimistas entre los analistas de Wall Street se han quedado cortos: 1) record de ingresos en un trimestre [74.600 millones de dólares], 2) record de beneficio neto en un trimestre [18.000 millones], 3) record absoluto del iPhone [46% de incremento en unidades y 79% en valor], 4) record de ingresos en las tiendas online de la marca y 5) record de margen bruto [dos puntos de subida, hasta el 39,9%]. Para completar la fiesta, Standard & Poor´s ha calculado que es también un record mundial de beneficios de empresas cotizadas en un trimestre, que detentaba Exxon Mobil con 16.000 millones.

Si se explora un poco en los resultados, la única objeción – por así decir – que se les puede poner es que ha aumentado su dependencia de un solo producto, el iPhone, que representa un 69% de los ingresos totales (56% era lo habitual y ya era mucho). No sabría decir si esto es bueno o no tan bueno, pero siguiendo esa veta se puede encontrar argumentos menos transitados.

Vamos a suponer por un momento que Apple son dos compañías: la del iPhone y la del resto. La primera habría ingresado 102.000 millones de dólares en 2014, y la segunda ´sólo` 81.000 millones. La objeción se ha derrumbado. Pero vale la pena preguntarse si esta dependencia es sostenible. Porque obedece al éxito del iPhone pero también a la floja performance del iPad, que ha bajado de 11.400 a 9.000 millones de ingresos, con lo que ha pasado de contribuir con un 20% al 12%. La familia Mac, en cambio, ha subido ligeramente pero su peso empalidece en el conjunto. Los tiempos en que Steve Jobs predicaba que Apple se apoyaba en la triada Mac/iPod/iPhone ha quedado atrás.

Un asunto crucial en el análisis de los resultados es la subida del precio medio del iPhone, que según el analista Gene Munster ha pasado de 603 a 687 dólares por unidad. La explicación parece estar en el modelo 6+, que habría representado – según Munster – una tercera parte de los iPhone vendidos en el trimestre. La entrada de Apple en el segmento de más de 5 pulgadas ha sido un acierto, porque ha estimulado la preferencia por los modelos más caros, con mayor capacidad de almacenamiento, que a su vez permiten un mayor consumo de aplicaciones y contenidos. En todo caso, la categoría ha dejado de ser una exclusividad de Android, y en ella va a enfocarse la carrera entre las marcas de postín. En la presentación de resultados, Tim Cook se explayó al afirmar que “un gran número de usuarios de Android podrían potencialmente pasarse al iPhone”.

Como es costumbre, IDC tuvo que esperar el anuncio de Apple para completar su ranking del mercado mundial en el cuarto trimestre de 2014, que sitúa a la marca en la segunda plaza, a sólo seis décimas de Samsung, que ha perdido ocho puntos porcentuales en un año.

Seguramente se debe al ascenso del iPhone en el mercado chino, que ya pisa los talones al estadounidense. Según Apple, sus ventas en ´la Gran China` [agregando Hong Kong y Taiwan] sumaron 16.100 millones de dólares, un 70% más que un año antes. Por cierto, la consultora Canalys confirma que Apple ha sido la marca dominante en China en el trimestre, desplazando a Xiaomi, que por esa razón cae en la escena global del tercero al quinto puesto. Tal vez tengan razón quienes opinan que, a la hora de la verdad, una fracción “aspiracional” de consumidores chinos prefieren comprar un iPhone antes que un móvil chino que quiere parecersele.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons