publicidad
  5/12/2016

5Dic

La conferencia Discover, que Hewlett Packard Enterprise celebró en Londres la semana pasada, deparó una buena cantidad de novedades, como es lógico en una empresa que ha decidido recentrar su estrategia como proveedora de infraestructuras para el datacenter. Unas cuantas de esas novedades serán tratadas en otro momento en este blog. Pero ha llamado mi atención el énfasis que la compañía ha puesto en presentarse como un interlocutor necesario en materia de Internet de las Cosas (IoT). El instrumento para ello será una de sus adquisiciones, Aruba Networks, que desde el año pasado se integra en la escuadrilla HPE.

Los últimos movimientos de Meg Whitman, CEO y reinventora constante de HPE, pueden haber creado perplejidad, pero al menos en este asunto, la orientación está trazada. Durante la reciente conferencia con analistas, Whitman se deshizo en autoalabanzas sobre el acierto de la compra de Aruba y las oportunidades que aporta: “queremos ser la IT de IoT”, resumió. Esta apuesta, junto con el ostensible noviazgo que HPE vive con Arista – se especula con una oferta, pero esta sería otra historia en la que hoy no quiero entrar – podría conducir a una confrontación directa más dura con Cisco, a la que se le multiplican los adversarios.

Parte de esa tendencia es la manifiesta autonomía de que ha hecho gala Dominique Orr, CEO de Aruba antes y después de la adquisición. Orr ha dicho tener planes para acelerar las adquisiciones de compañías de software que generen sinergias con HPE. “Quien recorra la historia de Aruba, verá que cada año hemos comprado alguna startup complementaria de nuestra capacidad de I+D. Muchos de los rasgos que nos diferencian proceden de esas adquisiciones, que han reforzado la arquitectura de la plataforma de Aruba. Vamos a insistir en esa línea en los próximos meses”.

Antes de recibir de HPE la oferta de compra por 3.000 millones, que aceptó, la última adquisición pilotada por Orr fue la de Meridian, compañía especializada en software de localización, que rápidamente incorporó a su plataforma. A la vista de la orientación que Aruba mostró en Londres, en su punto de mira debería haber ahora alguna empresa con orientación a IoT.

Según Morten Illum director de ventas de Aruba en Europa, es necesario cambiar el enfoque con el que se piensa en IoT, en el que la conectividad ha sido el único punto de vista, para pasar a verla como la base para crear nuevos servicios monetizables. “Para que IoT sea una fuente importante de ingresos, hay que asegurarse de la lealtad de los usuarios, de su nivel de satisfacción, y mejorar la capacidad de inventar nuevos servicios”

Con ese espíritu, los portavoces de Aruba presentaron la nueva solución ClearPass Universal Profiler, que automáticamente identifica y asigna una huella digital a los dispositivos IoT conectados a redes fijas o inalámbricas en entornos multivendedor (como es normalmente el caso). El propósito es asegurar la red y proteger a los usuarios de las amenazas que pudieran aparecer en puntos de acceso desconocidos. Con esta propuesta, Aruba se abre a entornos en los que no necesariamente se ha instalado su solución ClearPass.

Junto con esa novedad, Aruba mostró un nuevo switch, austeramente llamado 2540, que reduce la latencia en el tránsito de los datos entre la red IoT y el datacenter. Ayudando, según la compañía, a evitar que los dispositivos IoT lleguen a acceder a partes de la red donde pueden estar alojados datos sensibles no relacionados con su función. Al mismo tiempo, Universal Profiller será un añadido para detectar, auditar y caracterizar los dispositivos analizando sus direcciones IP.

Pero el anuncio más significativo, me cuenta un colega que estuvo in situ, puede haber sido MVNE (Mobile Virtual Network Enabler) destinada a facilitar a los proveedores de servicio el provisionamiento, configuración, administración y facturación del tráfico generado por dispositivos inalámbricos conectados a sus redes en múltiples geografías y sujetos a regulaciones cambiantes.

Keerti Melkote, cofundador y CTO de Aruba, ahora VP senior de HPE en la división de networking, explica que las redes WAN, diseñadas para provisionar servicio a teléfonos móviles, requieren entre 30 y 60 minutos como mínimo para provisionar el servicio a un cliente; lo que es admisible con las tarifas aplicadas al tráfico móvil, pero provisionar un dispositivo IoT no podría soportar un coste de 16 dólares. En cambio, Aruba promete que MVNE bajará el coste a 1 dólar por dispositivo. Esto significaría que dispositivos múltiples que comparten recursos celulares, de radio, wifi o Bluetooth, pueden ser gestionados a costes muy bajos, permitiendo un modelo de negocio rentable. Decididamente, el mercado se está haciendo difícil de entender. Seguiré intentándolo.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons