publicidad
  5/04/2016

Aruba, entre las mejores compras de HPE

No puede decirse que el historial de adquisiciones de la antigua HP haya sido ejemplar: ha habido de todo, alguna joya como 3PAR, por ejemplo, pero también compras muy costosas – como EDS o Autonomy – que acabaron desvalorizadas en el balance. Muy distinto es el caso de Aruba Networks, comprada el pasado mayo, cuando ya se sabía que su destino sería integrarse en la actual Hewlett Packard Enterprise (HPE). Fue la operación más cara de Meg Whitman [3.000 millones de dólares], y los resultados iniciales indican que ha sido un acierto. Las cuentas del primer trimestre muestran un crecimiento del 62% en el negocio de networking, que en buena medida se explica por la contribución de Aruba.

Dominique Orr

Dominique Orr

Una de las singularidades de la operación reside en que, a diferencia de otros casos en que la empresa comprada se disolvió en la estructura de la compradora, HPE ha preservado la identidad y autonomía de Aruba y ha mantenido su equipo directivo, poniéndolo a cargo de su organización de networking, tres veces superior en número de personas. Dominic Orr, que fue CEO de Aruba Networks y retiene esa posición como vicepresidente de HPE, ha declarado recientemente que “podría decirse que ha sido una adquisición recíproca, en el sentido de que HPE compró Aruba, pero es como si Aruba hubiera comprado HP Networking”. La cosa tiene su gracia, porque Orr trabajó en HP en los 90.

Durante su conferencia anual Atmosphere, en Las Vegas, en marzo, Aruba presentó una nueva suite unificada de software y hardware destinada – así reza la literatura corporativa – a resolver los dolores de cabeza que plantean las redes inalámbricas modernas, poniendo énfasis en la seguridad, la proliferación de dispositivos móviles y una gestión más sencilla. Según Orr, “nuestro espacio natural es la transformación del puesto de trabajo desde un entorno dominado por el desktop a otro que privilegia la conectividad móvil, y estamos convencidos de que la oferta de infraestructura de redes HP y la inalámbrica de Aruba son complementarias, lo que nos permite cubrir segmentos más amplios del mercado”.

Más allá de la complementariedad tecnológica, la integración de Aruba en HPE amplia el espectro de clientela potencial: el plan maestro es competir por una cuota más grande del gasto de IT dedicado al despliegue de redes. En su trayectoria anterior – fue fundada en 2002 – Aruba se especializaba en la conectividad inalámbrica, pero no tenía recursos suficientes para abordar las grandes cuentas.

En lo que era su terreno, Aruba había conseguido una cuota del 15% del mercado mundial, persiguiendo a cierta distancia a Cisco. Fue ganando esa cuota en las sucesivas transiciones del estándar 802.11 – desde la versión a hasta la actual – pero, explica Keerti Melkote, cofundador y CTO, no era “el tipo de oferta que nos abriera las puertas del despacho de un CIO”. Cada vez más, la compañía se veía compitiendo por proyectos que excedían sus recursos. “Como empresa aislada, Aruba no podía invertir en todos los frentes del mercado de networking, como estamos haciendo ahora”.

Por otro lado, a Hewlett Packard se le envejecía la línea de networking. Por un lado, la oferta inalámbrica heredada de la compra de Colubris en 2008 tiene ahora la oportunidad de migrar a los nuevos productos de Aruba. Por otro, la crucial adquisición de 3Com, en 2009, ha evolucionado según las circunstancias dictadas por su posición en el mercado chino. El año pasado, HP vendió el 51% de su filial china H3C a un socio local. 3Com tenía una familia de productos llamada Unified Wireless, que daba señales de estar al final de su ciclo de vida.

En consonancia, Meg Whitman apareció en escena para afirmar: “hemos tenido antes oferta de networking, pero alguna gente parecía creer que nuestro compromiso no era del 100% […] “definitivamente, Aruba será nuestra oferta de WLAN y conectividad móvil, en una línea que reforzará la familia de switching de Hewlett-Packard Enterprise”. Whitman aventuró que el switching tendrá una ratio de crecimiento de dos dígitos al final del año fiscal de HPE.

Los dos productos que formalizan esa estrategia son: 1) ClearPass, una plataforma de gestión unificada como primer punto de acceso integrado fijo e inalámbrico; 2) AirWave, una consola única desde la que se puede gestionar toda la red de un campus. En Atmosphere 2016 se presentó un sistema operativo unificado – ArubaOS-Switch – que representa la fusión de los anteriores Aruba OS y HP ProvisionOS. Asimismo, la versión 6.6 de ClearPath Policy Manager, que permite crear políticas de seguridad con la mira puesta en contextos de BYOD y una apertura hacia el Internet de las Cosas. Finalmente, se anunció Clarity, un módulo de monitorización para AirWave 8.2, que la compañía considera una oportunidad de negocio para sus partners.

En conversación con un colega de Network World, Melkote enunciaba cuatro factores que diferencian la nueva oferta de Aruba ahora como propiedad de HPE: “la emergencia del puesto de trabajo completamente inalámbrico, las comunicaciones a bordo de aeronaves, la necesidad de profundizar en la seguridad y la proliferación de servicios basados en localización, que en definitiva confluirán en IoT”.

NOTA: la edición europea de Atmosphere 2016 tendrá lugar a finales de mayo en Portugal.

[informe de Mario Kotler desde Las Vegas]


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons