publicidad
  16/01/2013

Alta concentración en los móviles

Duopolio suena demasiado fuerte como descriptor de una situación en la que las partes no están dispuestas a concertarse en nada. Pero esa es la palabra que se está usando para definir la polarización del mercado de los smartphones. El asunto tiene relevancia económica, porque en 2012 se han vendido en todo el mundo 654 millones de unidades de esta categoría de móviles (en 2013 se espera llegar a 836 millones). Un mercado total que, sólo en la venta de dispositivos, supera los 200.000 millones de euros. En los próximos días se publicarán las cifras de mercado del 2012, pero aun sin ellas está claro que Samsung se ha afianzado en el liderazgo que hace meses arrebató a Nokia.

La palabra duopolio recoge aquí dos acepciones: 1) Google y Apple, con sus plataformas Android e iOS, se reparten el 82,9% del mercado mundial con clara ventaja para la primera (64,1%); 2) y si de marcas se trata, Samsung y Apple se reparten el 49,5%, con ventaja para la coreana (32,6%). Así las cosas, no hay competidores más tenaces en su enemistad que Apple y Google, o que Apple y Samsung.

Veamos la batalla de marcas. En el tercer trimestre, Samsung vendió el doble de smartphones que Apple (un año antes, empataban). Durante doce trimestres consecutivos, Samsung ha aumentado el número de smartphones vendidos; Apple también, pero su desaceleración es notoria. Aparentemente, el desequilibrio se debe al éxito del Galaxy S3: no hay más que salir a la calle para ver que ha batido al iPhone en la preferencia de los usuarios que gustan de estar a la última.

El balance es muy distinto si se mide por los ingresos generados: según los analistas, al cierre del 2012 (año natural), Apple habría facturado unos 100.000 millones de dólares gracias al iPhone, mientras la división de móviles de Samsung superaría por poco los 80.000 millones [Nokia queda muy atrás, con 20.000 millones, y el resto no llegan a 10.000 millones cada uno]. La diferencia se origina en el precio unitario. A la vista de las cifras, no sorprende que el 98% de los beneficios por la venta de móviles se lo lleven Apple y Samsung, con la mayoría de sus competidores perdiendo dinero, y algunos mucho dinero.

El perfil y estructura de las dos compañías son muy distintos, pero tienen algo en común,la contribución financiera del negocio de móviles es vital para ambas: representa, simplificando, a más de la mitad de los ingresos totales, y el 60% o más del beneficio operativo.

Hay otra característica que puede ser clave. Samsung tiene un catálogo amplio, que va renovando a lo largo del año, mientras que la marca de la manzana es tributaria del iPhone, y su ciclo de producto es – hasta ahora – rígidamente anual. En 2012, Samsung sacó al mercado 37 modelos, Apple sólo uno.

El rumor según el cual Apple podría presentar este mismo año “un iPhone barato”, sería fruto de la necesidad de extender el círculo más allá de los incondicionales de la marca y penetrar en los mercados emergentes para, por ambas vías, ganar cuota. Vista así, la idea es seductora para los cronistas de gadgets, pero es inquietante para los inversores: el fulgurante ascenso bursátil de Apple en 2012 debe mucho a los altos márgenes que obtiene del precio que los usuarios (y los operadores) han estado dispuestos a pagar por el iPhone. Aunque ajustase sus costes para recortar el precio del supuesto “iPhone mini” hasta las cifras de las que se ha hablado estos días, es evidente que los márgenes serían inferiores, y esto importa mucho más a los accionistas que el porcentaje de mercado.

Lo único que puede darse por cierto es que Apple presentará el séptimo miembro de la familia iPhone (¿5S?) en mayo/junio, y que Samsung presentará su previsible Galaxy S4 en junio/julio. En la segunda mitad del año, pues, los consumidores tendrán dos tentaciones para escoger, y esto contradice las esperanzas de los operadores, a los que les gustaría que fuera viable una tercera plataforma para poner límites al famoso duopolio. Una expectativa que, a corto plazo, no parece que vaya a ser satisfecha por Windows Phone ni por BlackBerry, obvios candidatos de la tercera vía.

En la segunda acepción de la palabra, Android/Google derrota con holgura a iOS/Apple, pero no es del todo justo comparar una plataforma colectiva con otra cerrada, por una razón, la hegemonía de Samsung sobre la lista de fabricantes que se adhieren a la primera. Puede discutirse si Android, sin Samsung, sería lo que ha llegado a ser, y si Samsung hubiera alcanzado la cumbre sin Android, pero el férreo control que Google ejerce sobre su plataforma, formalmente plural, provoca descontento entre las marcas que quisieran acentuar su diferenciación. Un agravante ha sido la compra de Motorola Mobility por Google, que provoca desconfianza acerca de sus intenciones últimas.

Entre las marcas de la galaxia Android, LG ratifica la firmeza de su afiliación. Pero es significativo que HTC, primer fabricante en ayudar a Google en la concepción de Android (tras haber sido paladín de Windows Mobile), últimamente no oculte su decepción, y trate de restaurar sus lazos con Microsoft. Los que no parecen tener remilgos al respecto son los dos fabricantes chinos, ZTE y Huawei, socios menos notorios de Android; el primero ya está subido a la tabla de los cinco principales, y el segundo puede encaramarse este año.

Por su lado, Samsung, que proclama una vocación multiplataforma, busca la manera de poner un poco de distancia con Android. “Tenemos una dependencia mutua de carácter táctico”, reconoce un directivo de Samsung. Tacticismo que explica por qué el fabricante coreano prepara el lanzamiento –posiblemente en febrero en Barcelona – de varios modelos basados en otro sistema operativo, una variante de Linux llamada Tizen, inicialmente acuñada por Nokia [¿quién se acuerda de MeeGo?] y desarrollada en común con Intel.

En los próximos días, Samsung anunciará oficialmente sus resultadosn – en el anticipo pintan muy bien – y Apple los suyos el 23 de enero – con pronósticos de lo más variados – y sólo entonces se tendrá una idea más acabada del impacto económico del asi llamado duopolio.

[una versión abreviada de este texto se publicó en La Vanguardia el 13/1]


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons