publicidad
  26/03/2014

AMD quisiera recortar distancias

Hay un cierto debate entre los analistas de la industria de semiconductores acerca de si AMD ha acertado al elegir este momento para anunciar su último procesador, bautizado Kaveri. El argumento a favor enfatiza los méritos innovadores de la propuesta de sistema heterogéneo (HSA) cuyas bases comparte con otros rivales del gigante Intel. Sus contradictores no discuten esa cualidad, pero advierten que probablemente llega tarde si lo que la compañía pretende es recuperar posiciones en el declinante mercado del PC. Para cuando Kaveri empiece a hacerse notar, a finales de 2014 como poco, Intel habrá anunciado la actualización de Haswell, su oferta actual. Pero la discusión no es tan simple.

Para asomarse a la complejidad que se esconde tras la innovación que aporta Kaveri, y sin apartarse de la naturaleza de este blog, corresponde decir que en un sistema HSA cada núcleo de cálculo – CPU o GPU – es programable y capaz de ejecutar al menos un proceso en su propia fuente de memoria. Bajando a tierra este concepto: Kaveri es la primera APU (Accelerated Processing Unit) para desktop [y eventualmente para servidor, tras la absorción de SeaMicro]. Esta innovación gráfica ha servido para que AMD fuera escogida como suministrador de las tres consolas de juegos que se reparten el mercado: Xbox One, Playstation 4 y Nintendo. A ellas debe casi todo lo bueno que exhibe últimamente su cuenta de resultados [ver tabla].

Kaveri ha sido anunciado en enero, pero AMD asegura que llevaba cuatro años trabajando en el proyecto: “hemos tenido que predecir el futuro”, dicen en la compañía. Ojalá pudieran, porque esta apuesta de riesgo se basa en un proceso de producción de 28 nanometros que, en teoría, sitúa la novedad como menos eficiente que otras soluciones. En palabras de AMD, se debe a que los diseñadores no querían comprometer el equilibrio de ambos componentes, pero lo cierto es que el paso de 32 a 28 nm conlleva una bajada de velocidad de reloj: no es que una CPU sea más lenta, pero no es más rápida. Y esto no tendrá arreglo mientras no pueda dar un paso más en la carrera cuyo trasfondo es industrial.

Ahí entra la sempiterna competición con Intel. Es notorio que AMD ha sobrevivido en inferioridad en el mercado de desktop durante años: fue pionera en introducir el doble núcleo, pero su rival ha dominado el mercado de PC gracias a la capacidad de innovar en los procesos de fabricación. Al mismo tiempo, AMD se ha colocado a menudo por delante, transitoriamente, en la relación precio/performance, sin que esto cambiara el orden de las cosas. Es ahora, precisamente, cuando se produce una coyuntura interesante: la dinámica del mercado de semiconductores está cambiando.

La combinación de declive del PC con el paralelo ascenso de las tabletas, puede permitir que el concepto APU – fruto de la adquisición de ATI por AMD en 2006 – aproveche la debilidad de Intel en los procesadores gráficos. A menos que esta – como dicen algunos rumores – prepare una adquisición en ese segmento. Por otro lado, el número uno del mercado va a actualizar Haswell con proceso de 14 nm, lo que volvería a dejar a AMD en inferioridad competitiva. Así llevan décadas persiguiéndose.

Desde hace un par de años, el CEO de AMD, Rory Read, ha pugnado por transformar la compañía diversificando su catálogo hacia los productos que aportan más valor. De ese modo, un parte creciente de los ingresos debería ser generado por los chips semicustom de bajo consumo y con una clara orientación a maximizar las prestaciones gráficas [de allí que AMD sea el auténtico vencedor de la ´guerra de las consolas`]. La meta es plausible: que el 20% de los ingresos provenga de productos semicustom.

Mientras ejecutaba el delicado viraje, Read ha tenido que soportar sucesivos trimestres en pérdidas, hasta que en la segunda mitad de 2013 consiguió números negros. El objetivo se va cumpliendo: la división Graphics and Visual Solutions ha pasado de aportar el 26,1% de los ingresos totales al 41,2% al cierre de 2013. Gracias a ella, AMD ha podido acabar el año fiscal con un beneficio neto del 2%, un gran avance tras las pérdidas de 2012.

Enero y febrero han iniciado una seguidilla de novedades que marcarán el 2014. Kaveri es una de ellas, e introduce mejoras importantes, pero sería ilusorio pensar que cambiará el equilibrio de poder en el mundo x86, si se tiene en cuenta que el mercado de PC va cuesta abajo. En este contexto, si lo que busca el usuario es mucho rendimiento de la CPU, Intel tiene su ventaja, y Kaveri parece más bien una opción adecuada para quienes pueden aceptar una CPU de gama baja o media pero con un rendimiento superior de la GPU; juegos o aplicaciones gráficas satisfactorias a menor precio.

Está claro que la actualización arquitectónica Broadwell, prometida por Intel para antes de acabar el año, condicionará los planes de AMD en el mercado de servidores [que por sí mismos justifican otra crónica]. Con tecnología de 14 nm, Broadwell podrá usarse en servidores densos. Los requisitos energéticos de un chip son la métrica más importante en este mercado ascendente, por cuanto influyen sobre el enfriamiento y la factura eléctrica, que es como decir el coste total del servidor. Según el reputado blog de Anand Lal Shimpi, AMD tendría en este momento ventaja sobre Intel en cuanto a bajo consumo en servidores densos, pero no puede dormirse en la coyuntura, porque ese es un elemento clave en la nueva dimensión de la industria.

Desde una perspectiva empresarial, resulta evidente que Intel – y con más razón AMD – no puede aspirar al dominio de todos los segmentos del mercado. El PC de alta gama, con independencia del factor de forma, está bajo control de Intel gracias a su rendimiento superior, pero en las gamas baja y media es donde AMD podría seguir viviendo un tiempo de Kaveri, mientras Intel tiene todavía que cumplir su promesa de introducir la tecnología de 14 nm, que según propio reconocimiento lleva retraso. En los chips para móviles, prevalece la arquitectura ARM – abanderada por Qualcomm y Samsung – que deja poco espacio de maniobra a la esforzada AMD.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons