publicidad
  26/11/2015

Cuatro visiones del almacenamiento de datos

Hay lectores de este blog que manifiestan su aprecio cuando los análisis son narrados – siempre que sea posible – a través de historias personales. La crónica de hoy será de su gusto, porque hilvana cuatro historias de emprendedores reincidentes. El contenido puede no ser ameno para todos, al circunscribirse al proteico mercado del almacenamiento de datos, que vive una explosión de innovación sin precedentes. El post que sigue está basado en otra visita del autor – junto con una decena de colegas europeos – al Silicon Valley, y tiene como protagonistas a cuatro empresas muy distintas, cada una con su personaje singular: Avere Systems, NexGen Storage, DataDirect Networks y Hedvig.

Ron Bianchini reconoce que vendió prematuramente sus dos primeras empresa, Scalable Networks y Spinnaker; la adquisición de esta por NetApp le convirtió durante tres años en vicepresidente de la compañía compradora. Desde la creación de su tercera empresa, Avere Systems (2008) se ha rodeado de un equipo de colaboradores que procede, en su gran mayoría… de NetApp.

Ron Bianchini

Ron Bianchini

La misión de Avere Systems sería, en palabras de su fundador y CEO, acelerar el almacenamiento sin tener que modificar el sistema existente. O sea, “reinventar el almacenamiento con una solución de cloud híbrida que combina el NAS de la empresa y el almacenamiento objeto en la nube pública […] con el objetivo de crear un pool de almacenamiento único a coste agresivo para suministrar rendimientos evolutivos tanto on premise como en cloud“.

La compañía propone appliances que multiplican por 50 el rendimiento de un NAS tradicional, según el benchmark distribuído a la prensa, al tiempo que reduce hasta en el 80% los costes asociados. El sistema operativo de Avere puede administrar appliances virtuales en la nube, que comunican con otros físicos. Para ello basta con instalar los servidores virtuales en a EC2 (Amazon Web Services) o en Google Compute Engine.

publicidad
     

Google ha sido hasta ahora el partner preferido de Avere Systems [no es seguro que pueda decirse a la inversa, cuestión de proporciones] que ha diseñado su data gateway en función de los parámetros de Google Cloud Platform: las organizaciones pueden mover a esta plataforma sus datos almacenados on premise o en otra nube pública. Para Google es una urgencia competitiva frente a AWS y Azure, que le llevan mucha ventaja en el negocio cloud. Recíprocamente, tener un cliente de esa envergadura es para Avere una referencia que implica riesgos; por esta razón, ha decidido desarrollar su acelerador de tres niveles para AWS, desde ahora su segunda cobertura en un mercado que promete mucho. Este mes, Avere ha anunciado un acuerdo con Microsoft para que su sistema Virtual FXT Edge se despliegue sobre Azure, con lo que cierra su círculo virtuoso.

John Spiers

John Spiers

En su corta exitencia, NexGen Storage ha tenido una historia movida. Salió a la superficie en 2010, dos años después que John Spiers y Kelly Long, sus fundadores, vendieran a HP su anterior empresa, LeftHand. En abril de 2013, fue adquirida por Fusion-io, que a su vez sería adquirida por SanDisk en julio de 2014. Pero resultó que el negocio de NexGen no encajaba en la perspectiva de los nuevos dueños, y Spiers fue autorizado a buscarse la vida: según se dijo durante la visita de un grupo de periodistas europeos, el 95% de los empleados siguen con él. De carambola, se han evitado otra peripecia: SanDisk ha sido comprada por Western Digital, en cuya estrategia probablemente no hubiera encajado la innovación de Spiers y su equipo. La solución es transparente: seguir con el desarrollo de su familia de productos hasta que aparezca otro comprador al que sí le interese.

Según el relato de Spiers, “una de las razones por las que nos interesó la oferta de Fusion-io fue la posibilidad de llevar nuestro concepto a la capa de aplicaciones, pero luego resultó que esto no entraba en los planes de SanDisk, por eso nos liberaron. Fue una etapa interesante, en la que duplicamos nuestro grupo de I+D y conectamos con cientos de clientes potenciales, pero salimos de la experiencia manteniendo intacta nuestra propiedad intelectual”.

NexGen se adscribe al movimiento del almacenamiento todo flash, pero con una visión peculiar que la diferencia de sus competidores: AFA (all flash array) no es siempre la mejor solución, sobre todo si – como es su caso – se dirige a empresas pequeñas (en la escala americana, claro). Esto da lugar a una posición extraña: es un defensor del todo flash que vende appliances híbridos. En la práctica, lo que hace es combinar memorias de estado sólido PCIe – para obtener una latencia muy baja – con discos convencionales HDD que rebajan considerablemente el precio por giga y por IOPS.

Hace un par de semanas, NexGen ha dado un giro, al presentar dos nuevos appliances que, estos sí, son todo flash y con una arquitectura de varios niveles, para hacerla compatible con tecnologías de memoria que irán apareciendo en los próximos meses: NVMe (Non-Volatile Memory express), 3D Flash y ReRAM (resistive random-access memory). De este modo, la empresa abre su gama de suministradores potenciales de dispositivos flash (hasta ahora limitada a SanDisk por razones obvias) para negociar con Micron y Samsung.

Alex Bouzari

Alex Bouzari

DataDirect Networks no es una startup, puesto que tiene 18 años de historia. La fundó en 1998, Alex Bouzari, que sigue dirigiéndola con un tono personalista apreciable en su biografía. En realidad, es continuidad de Mega Drive, que había fundado diez años antes. No es la única de las peculiaridades de DDN, cuyo CEO presume de ser “la mayor empresa no cotizada del sector de almacenamiento”. No está respaldada por venture capital ni tiene intención de salir a bolsa: simplemente porque es propiedad de sus cofundadores, Bouzari y Paul Bloch.

Nacido en Irán, criado en Francia y formado como ingeniero y economista en Estados Unidos [Caltech, MIT y Stanford, nada menos] Bouzari ha impreso a DDN un modelo de negocio que difiere de lo habitual. Apuesta por big data, pero no por lo que él llama ordinary big data sino por la muy alta velocidad de tratamiento de los datos. Esto ha implicado el desarrollo de un sistema operativo propio y el diseño de componentes similares a los usados en supercomputación. Su primer cliente fue la NASA – referencia impresionante donde las haya – y lo sigue siendo muchos años después.

Como es de rigor en estos casos, durante el encuentro mostró slides del cuadrante ´mágico` de Gartner y del MarketScape de IDC, en los que DDN aparece en posición destacada. Molly Rector, VP de marketing global, no rehuye las comparaciones: “nuestra estrategia de crecimiento orgánico y desarrollo de una suite de software y de hardware basado en componentes estándar, es muy superior a la de EMC de crecimiento por adquisiciones”. Rector se declara convencida de que la compra de EMC por Dell hará que estos competidores pierdan foco en el mercado de almacenamiento intensivo, por lo que se abren oportunidades para DDN. Y espera que su presencia en el mercado crezca en la medida que crecen las necesidades de datos.

Avinash Lakshman

Avinash Lakshman

Hedvig ha salido hace poco de la invisibilidad en la que ha querido mantenerla durante tres años su fundador, Avinash Lakshman. Su posición en el mercado corresponde al concepto de software-defined storage. Según dijo al grupo de periodistas visitantes, la mayor parte de las innovaciones de la última década en materia de almacenamiento se han limitado a marear la perdiz. El lema de Hedvig es “un almacenamiento moderno para la empresa moderna”. Suena pretencioso, pero Lakshman explica que Amazon y Facebook – en las que trabajó antes de crear su propia empresa – han traído la auténtica innovación que ahora Hedvig se propone trasladar a las empresas que no tiene la escala ni la eficiencia de aquellas.

Habla desde su propia experiencia. En 2004 fue el coinventor de Dynamo DB dentro de Amazon Web Services, y a partir de 2007 desarrolló Cassandra para Facebook. Esta plataforma llegó a tener 100 millones de usuarios en un cluster con escala de petabytes operado por sólo cuatro personas, una de ellas el propio Lakshman.

Desde que se lanzó a construir Hedvig, en junio de 2012, ha recaudado más de 30 millones de dólares en tres rondas de financiación. Pese a todo, adopta un aire jactancioso: “no fuimos a buscar financiación, ellos [los inversores] vinieron a nosotros”.

El principio que expuso Lakshman es el siguiente: “provisionar espacio de almacenamiento puede llevar horas, días o semanas; no es razonable en la era del cloud, en el que gigantes como Google, Yahoo, eBay, Netflix o Facebook han mostrado las ventajas de un almacenamiento gobernado por software y asociado a servidores estándar comoditizados”. Hasta ahora, se entiende, la ventaja estaba sólo al alcance de esos gigantes, pero el software de Hedwig sobre servidores x86 o ARM las acerca a la empresa corriente.

Su plataforma – se explayó – “es idónea para entornos en los que el crecimiento explosivo de los datos afecta directamente al coste por bit de almacenarlos y el de mantener la continuidad de la infraestructura”. Reemplaza la necesidad de separar bloques, ficheros, objetos, backup, compresión, deduplicación y flash: cada una de estas capacidades puede ser provisionada ´granularmente` mediante software que configura discos virtuales.

Por cierto, Hedvig es un nombre bien extraño, y una adivinanza imposible para el grupo de prensa. Finalmente, Lakshman se avino a revelar que es el acrónimo de Hyperscale, Elastic, Distributed, Virtualized, Intelligent and Granular. Haber empezado por ahí, hombre.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons