publicidad
  26/06/2017

Enrique Blanco

CTO Global del Grupo Telefónica

El calendario de despliegue de la quinta generación de telefonía móvil, 5G, parece definido. Es una verdad relativa. La aprobación en Dubrovnik, en marzo, de las normas 5G New Radio, ha cerrado un capítulo del proceso de estandarización. El paso técnico despeja el camino para proceder a demostraciones precomerciales que conducirán al debú de 5G en los Juegos Olímpicos de Japón, en 2020. Habrá despliegues de 5G, pero será un tránsito equivalente al que llevó de 3G a 4G. Es necesario ir pensando desde ya en la viabilidad operativa y económica. Este ha sido el leit motiv del encuentro entre el autor de este blog y Enrique Blanco, cerebro tecnológico del grupo Telefónica.

Enrique Blanco

De algún modo, la conversación retoma otra anterior con Joaquín Mata, director de Redes de Telefónica España acerca de un nuevo ciclo de inversión estimulado por la proximidad de 5G. La entrevista con Enrique Blanco fue compartida con el colega Ignacio del Castillo, quien ha publicado su versión en Expansión el 8 de junio. El diálogo empezó por una introducción de Blanco, en la que destaca su hipótesis sobre la necesidad de compartición de las redes 5G con otros operadores.

“Dentro de ocho años ¡sólo ocho años! tendremos que soportar tráficos 100, 200 o más múltiplos de los que estamos soportando en este momento – se arrancó Blanco –  por lo que vamos a necesitar más espectro, en banda más altas y con una gestión mucho más eficiente, además de una transformación radical de las infraestructuras. El ritmo dependerá, naturalmente, de lo que el mercado requiera. En Telefónica creemos que la exigencia será tan alta que todas las operadoras debemos considerar la hipótesis de compartición de las redes 5G”. Ahora sí, empezaron las preguntas.

Si esa es la dirección, ¿cómo se está avanzando?

Telefónica está renovando todos sus contratos de radio con los tres principales suministradores actuales [Ericsson, Nokia, Huawei]. Ya lo hemos hecho en España y lo acabamos de hacer en Brasil. De tal manera que todas las piezas de software que cubren las funcionalidades de lo que ha dado en llamarse 5G LTE o 4.5G están encapsuladas en la evolución de nuestra red 4G. Si fuera preciso, ahora mismo podríamos empezar a dar a una masa de clientes  unos servicios muy parecidos a los requerimientos típicos de 5G, haciéndolo sobre la red 4G ya desplegada […]

publicidad

Por cierto, ¿cuál es la penetración actual de 4G en las redes de Telefónica?

Estamos haciendo un enorme esfuerzo para dar cobertura 4G a más del 90% de la población que podríamos alcanzar. Hemos cerrado 2016 con un 67% en el conjunto de nuestra huella, y en 2017 vamos a acercarnos mucho al 80%, con la salvedad de que en España y Reino Unido ya estamos entre el 97% y el 98%. Hay que tener en cuenta que cada punto porcentual cuesta un dineral. El objetivo de la compañía es seguir aumentando la penetración de 4G a la vez que se implementan sobre esta red funcionalidades de 5G. Al tiempo, continuamos ´fibrando` las estaciones base, porque los enlaces actuales de microondas funcionan bien hasta 10 gigabits por segundo, pero con 5G cada antena va a requerir al menos 20 gigabits por segundo”.

¿Podria pintarnos una cronología de los despliegues?

Dependerá de cada mercado, pero se espera que haya despliegues significativos de 5G extremo a extremo con la norma New Radio antes de 2022. Creemos que el driver del mercado no serán los terminales sino los dispositivos IoT en aplicaciones industriales y de automoción.  No obstante, un 4.5G con prestaciones evolucionadas, haciendo uso masivo del espectro que tenemos en España podría ser una realidad en 2020.

¿Empiezan a notar síntomas de una demanda que lo justifique?

Cuando se habla de 5G, la mayoría piensa en radio. Para nosotros, la radio es una pieza  fundamental, pero es igualmente importante que se apoye en una arquitectura virtualizada desde el inicio. Lo que nos toca, hablo por mí, es estar preparados cuando la demanda se despierte […] Ojalá los servicios a la automoción estuvieran pidiendo latencias por debajo de 1 milisegundo, pero la verdad es que con 5 milisegundos les basta.

Por tanto, lejos de requerir la capacidad que Telefónica tiene prevista.

En el mundo móvil, como he dicho, nuestra obsesión es seguir penetrando con 4G hasta el límite máximo posible de población, y al mismo tiempo  llevar fibra hasta las antenas. Al mismo tiempo, trabajamos con nuestros suministradores en una nueva arquitectura, porque sólo con evolucionar la que tenemos, no podríamos soportar los tráficos que se avecinan.

La clave de esa nueva arquitectura es la virtualización.

Hace cuatro años nos comprometimos a que para estas fechas tendríamos el 30% de la infraestructura virtualizada, y hemos superado el porcentaje. Si cierro los ojos, puedo imaginar que en un momento dado vamos a necesitar espectro de muy alta capacidad para atender el crecimiento en datos, pero antes tenemos que garantizar qué funcionalidades se pueden dar con el espectro que tenemos.

Recuerdo que hablamos del asunto en una entrevista anterior. ¿Qué se ha hecho desde entonces?

Evidentemente, Telefónica tiene un legacy que mimar y respetar, pero la estrategia de virtualización es muy clara: hace tiempo que no compramos ninguna infraestructura que no responda a ese criterio.

Ha hablado de esfuerzo, ¿por qué no de inversión?

Lo diré de otra forma. Nuestra inversión en móvil va asociada a seguir desplegando a tope la banda 800 MHz, a incorporar funcionalidades de 4.5G, a garantizar 20 gigabites por segundo en cada antena y a renovar el backbone, estas son las grandes líneas del plan estratégico 2018-2020. ¿Qué pasará con el plan estratégico que vamos a presentar en 2019 para los tres años siguientes? Es obvio que deberá incluir capacidades para ofrecer nuevas funcionalidades en 5G […] Lo que puedo decir en este momento es que en Telefónica tenemos asumido un compromiso: no habrá ningún servicio que los clientes demanden y que no se les pueda proporcionar en las mejores condiciones.

¿Qué papel tiene la industria en estos planes?

Es conocida nuestra política de dar estabilidad a los suministradores con contratos muy serios y muy vinculantes para las partes, en cuantías que no suelen bajar de 100 millones de euros por operación […] En mi opiniónm 5G va a flexibilizar un paradigma que existe porque nosotros hemos empujado la virtualización. ¿Los vendedores tradicionales van a tener más oportunidades en radio? Claro que sí, gracias al software. Pero en las small cells, que van a  complementar las estaciones base, aparecerán nuevos actores […] por no hablar del efecto que tendrá open source, donde hay empresas muy interesantes. Por nuestra parte, tenemos definida una arquitectura mucho más abierta […] No sólo las operadoras tenemos que afrontar más competencia.

¿Podría explicar mejor la sugerencia inicial de compartición?

[…] Fuímos la primera operadora que se sentó con la industria para plantear la necesidad de meter fibra en nuestras estaciones base. Así que nos sentimos habilitados para pensar en estructuras de compartición de transporte, pensar en dónde nos diferenciaremos realmente, porque una cosa está clara: la arquitectura de radio no va a ser el principal factor de diferenciación entre competidores. En su lugar, cada operadora tendrá que diferenciarse en su portfolio de servicios, estrategia comercial,  precios, calidad […] No contemplar escenarios de compartición sería un error que, espero, vamos a evitar con 5G.

[…] Ya se está haciendo a menor  escala

Tenemos muchas experiencias de compartición de redes. En Brasil, Argentina, Chile, Perú, Colombia… En Reino Unido, el reparto entre O2 y Vodafone es ejemplar. Pero volvamos a 5G. Si tengo que tender 2.000 km. de fibra en Brasil para conectar estaciones base, ¿no tendría más lógica económica dividir la red de transporte en tres tramos compartidos por tres operadoras? No afectaría en absoluto la capacidad de cada uno de competir con los otros dos […]

¿En qué países de la huella de Telefónica se desplegará primero 5G?

Por madurez, penetración y saturación de la capacidad existente, sin duda serán España y Reino Unido, o tal vez en el orden inverso, pero no tiene mayor importancia. No hace falta decir que España es nuestro buque insignia y procuramos estar a la vanguardia de la tecnología, pero estoy convencido de que en España y Reino Unido se van a dar antes las circunstancias; después, probablemente vendrá Alemania.

Últimamente se habla mucho de fix wireless. ¿Podría considerarse como alternativa a la fibra en ciertas circunstancias?

Nosotros, Telefónica, no tenemos planes de despliegues de fix wireless más allá de lo que estamos haciendo en América Latina allá donde no tenemos capacidad para llegar con banda ancha fija, y en consecuencia es una alternativa viable. Pero no percibo ningún país donde vayamos a hacer despliegues con 5G NR en ondas milimétricas antes de 2020. Si tuviera que buscar un candidato, tendría que ser algún país en el que no tengamos buena cobertura de banda fija con cobre para cubrir ciertas zonas. Esto no quita que acumulemos experiencia con pruebas que estamos haciendo en Argentina con una solución de radio de Samsung.

Volviendo al planteamiento inicial sobre compartición… ¿cree realista que otras operadoras acojan la propuesta?  

Primero, no es todavía una propuesta, y no puedo anticipar lo que dirán cuando lo sea. Lo que he pretendido decir es muy simple: no nos parece sensato hacer despliegues redundantes como hicimos en 2G, 3G y 4G. ¿Por qué? Llegará un día en que el esfuerzo tenga que ser tan intensivo que habrá de poner sobre la mesa la conveniencia de coordinar esfuerzos. Por supuesto, si alguien decide hacer motu proprio un despliegue, lo hará con su dinero y no habrá nada que objetar […]  Pero mi  responsabilidad es hacer lo necesario para que los clientes de Telefónica tengan los servicios que demanden, a un coste racional. Y desde luego, la compartición forma parte de la racionalidad del coste.

No se hizo así con las anteriores generaciones…

Con 5G entramos en otra era. No se puede abordar su despliegue como se hizo con 4G, no sería inteligente. Lo inteligente es lo que estamos haciendo, nosotros y los colegas a los que conozco bien en Europa y en América Latina, evolucionar las redes que ya tenemos para dar todo el portfolio de servicios mientras seguimos compitiendo, como debe ser […] y cuando sea necesario un despliegue masivo de funcionalidades puras 5G, plantearnos la necesidad de compartir esfuerzos a la vez que cada uno marca su diferencia en el mercado.

Ha dicho que el driver no serán los terminales sino IoT […]

Desde el punto de vista de la tecnología, lo que está a punto de explotar es una masificación de dispositivos IoT sensorizados, que van a exigir, como mínimo, una gestión muchísimo más eficiente del espectro, con una densificación [número de dispositivos por km2] y que estarán por encima de la que podrían soportar las actuales redes 4G e incluso las 4.5G.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2018 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons