Es una maratón, sí, pero Intel sale tarde

14/04/2011

En la primera jornada de su Development Forum (IDF 2011) de Pekin, Intel presentó el lunes su nuevo procesador Atom Z670, destinado a equipar 35 tabletas o híbridos que saldrán al mercado este año, a partir de mayo. La compañía se incorpora con retraso a una carrera en la que sus rivales llevan mucha ventaja. “Es una maratón, no un sprint”, ha declarado su presidente Paul Otellini, como si la duración de la carrera justificara presentarse tarde en la salida. Todas las tabletas anunciadas hasta hoy, empezando por el iPad, llevan procesadores fabricados según la arquitectura ARM, algo que ya se ha observado en los smartphones, categoría en la que Intel es un conspicuo ausente.

Entre los fabricantes mencionados en la presentación, sólo son conocidos Asus, Lenovo, Fujitsu y Toshiba, y ninguno de ellos ha mostrado hasta ahora sus cartas credenciales para competir con el iPad. También aparece Samsung – hasta ahora el mejor competidor de Apple – con un híbrido que aparentemente tiene más de netbook que de tablet.

Atom Z670, que probablemente seguirá siendo conocido como Oak Trail, tiene dos características destacadas: reduce el tamaño del procesador un 60% gracias a que Intel ha integrado la función gráfica y el controlador de memoria en la misma pieza de silicio; la otra, es la rebaja del requerimiento de energía, mediante una técnica que detiene el consumo cuando el procesador está inactivo.

Pinchar imagen

Pinchar imagen

Según Doug Davis, que dirige la división de netbooks & tablets, “Oak Trail inicia la reescritura de la ley de Moore”, con lo que parece haber sugerido que Intel acelerará la adopción en Atom de tres procesos de litografía sucesivos en los tres próximos años: a la versión actual (de 45 nanometros) seguirán otras de 32 y 22 nm, cadencia que Intel ya aplica en su familia Core. La ventaja es que cada generación ofrece más rendimiento en menos superficie y con menos consumo.

Con esta aceleración del ciclo de desarrollo, lo que Intel pretende es adelantar a sus adversarios en una carrera que ya está lanzada, y en la que ha quedado descolgada. Mientras en el mercado de PC Intel tiene poco que temer de su atribulado rival AMD, esa ya no es la corriente principal del mercado. Según IDC, en 2010 los despachos de PC aumentaron un 14% y los de smartphones un 74%; una diferencia que supone muchos millones de chips.

En los smartphones, Intel se equivocó desde el principio, con el resultado de que su cuota de mercado es igual a cero, y el 87% de los que se venden llevan procesadores de Qualcomm, Texas Instruments o Samsung, todos bajo licencia de la arquitectura ARM, al igual que los de otros fabricantes menores. Según una información de Bloomberg, Intel tendría intención de convertir Atom en una plataforma de referencia, que optimizaría el time-to-market de nuevos smartphones, y el primer socio en esa aventura podría ser la empresa china ZTE. De todos modos, los vínculos entre Intel y los fabricantes de smartphones tienen mala pata: LG llegó incluso a mostrar un prototipo con Moorestown, del que nunca más se supo; por no hablar de la decepción de Otellini al enterarse de que Nokia, su socio en MeeGo, adoptará Windows Phone, lo que otorga preferencia de hecho a Qualcomm como suministrador de sus procesadores.

El problema de Intel se agrava con las tabletas, pero como la categoría es joven, aun podría resarcirse. El iPad usa un procesador propio, también basado en ARM, como las decenas de Android que se prometen para este año, así como el Playbook de BlackBerry. Quizá Intel hubiera podido jugar la carta de la tableta que algún día lanzará Microsoft, pero su aliado de toda la vida ha optado por firmar un acuerdo con ARM para desarrollar una versión light de Windows. En este contexto de estrategias y errores, recientemente ha dejado la compañía el que fuera durante años responsable de productos de movilidad, Anand Chandraskher. Nadie ha explicado por qué, pero desde luego no es una buena señal.

A todo esto, Intel presentará el martes 19 sus resultados del primer trimestre, después de un 2010 récord, y se ha creado cierta expectativa en torno al impacto financiero del error de diseño en un chipset compañero del nuevo procesador Sandy Bridge,  que obligó a retirar las partidas despachadas a los fabricantes de portátiles, y a estos a retrasar el lanzamiento de nuevos modelos. Más que los resultados del trimestre, será interesante conocer las previsiones para el ejercicio. Unos días después, se publicarán las ventas de PC hasta marzo, un dato que servirá para pronosticar la demanda que tendrán los productos de Intel el resto del año.

 
Compartir:
  • Print
  • Meneame
  • BarraPunto
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Live

Artículos relacionados