5/11/2011

Félix del Barrio

Director General de Oracle Iberia

No ha sido un giro copernicano, pero casi. En 2008 y 2009, Larry Ellison, el fundador de Oracle, tercera empresa de software del mundo, se burlaba de quienes preconizaban la informática “en la nube”, que en su opinión era “una moda idiota”. El año pasado, Ellison moduló su discurso, y en la convención OpenWorld 2011, ya el cambio fue drástico: Oracle presentó una nueva estrategia, uno de cuyos ejes es la conversión al cloud computing. Entre otras novedades significativas que este blog ha comentado días atrás, y sobre las cuales a continuación se recoge la opinión de Félix del Barrio, director general de la filial ibérica de Oracle. 

Félix del Barrio
Félix del Barrio

Tras negar la importancia cloud computing, en OpenWorld 2011 Oracle se ha montado finalmente en ´la nube`¿no es sorprendente?

Lo veo de otra manera. En primer lugar, de todos los OpenWorld a los que he asistido, el de este año ha sido el más intenso y concurrido: 50.000 personas es mucha gente y 2.400 sesiones son muchas sesiones. En cuanto a la supuesta sorpresa: desde hace años, Oracle ha seguido una estrategia que se define en tres atributos: completo, abierto e integrado. En el primero, nos encargamos de completar el desarrollo propio con adquisiciones de productos que nos interesaban; estamos abiertos a todos los estándares porque así lo exige el mercado, y los clientes pueden elegir entre los mejores en cada una de las capas; y si el cliente elegía tres productos o más de Oracle, estaban integrados. Ahora todo cuadra, porque la única manera de utilizar nuestros productos ya no es sólo on-premise; tiene la posibilidad de encontrar muchas de esas soluciones también en formato cloud […]

¿Están preparados los clientes para aceptarlo?

Es una gran novedad, porque nuestros clientes ya no tienen necesariamente que comprar licencias; ahora pueden utilizar nuestros productos en la modalidad de suscripción, evitándose la inversión inicial de capital. Desde el punto de vista financiero, la informática en la nube es un modelo más llevadero. Lo que se anunció en OpenWorld es el pago por uso, el cloud elástico, de manera que si en un momento dado se necesita un pico de capacidad de proceso o de almacenamiento, se paga por esa elasticidad y, una vez que la necesidad ha acabado, se vuelve a la situación previa, pagando por un uso menor. O bien se paga por suscripción.

Preguntaba por el mercado español.

Ahora tenemos una opción muy atractiva. Hemos trabajado en formatos de cloud privada o a través de terceros, y durante un tiempo hemos pulsado el mercado mediante estudios y mesas redondas, encontrando un interés muy alto. Hay clientes que ya lo están abordando con servicios de plataforma y de infraestructura, no tanto en producción. En mi opinión, el mercado español va a ser muy receptivo a esta oferta de Oracle.

¿Cuál era la premisa de esos estudios?

Observamos que la demanda está pasando de una informática de silos a clouds privadas; es una informática más sensata, porque saca partido a toda la infraestructura disponible. Es lo que venimos proponiendo hace años con soluciones más cercanas a los datos, que permiten construir clusters virtuales, de manera que todas las infraestructuras estaban disponibles de manera activa para todas las necesidades de computación. Como ve, no nos hemos despertado un buen día con las soluciones cloud.

Otra noticia ha sido el anuncio de aplicaciones integradas en Fusion, que combinan la herencia de varias compañías adquiridas años atrás: PeopleSoft, JDEdwards, Siebel, BEA Systems… Entretanto, ese mercado ha sido ocupado por otros, y ahora parece que apenas crece […]

En la pregunta hay dos aspectos que comentar. Uno es que Oracle había adquirido un compromiso con los clientes de esas compañías, para seguir sacando versiones de sus productos, de manera que no ha habido cortes por el cambio de propiedad. Cada vez más, los servicios por abajo están convergiendo, y es una forma de que la liberación de versiones se haga más rápido. De ahí que en los anuncios de octubre haya tantas novedades. El segundo aspecto es si pensamos que el mercado de aplicaciones es el que menos va a crecer. Eso dicen los analistas, pero las propuestas de Oracle se apoyan mucho en soluciones verticales. Puede haber renovaciones de tecnología, si se justifican, y puede haber soluciones más verticalizadas. Con ese fin, Oracle ha ido comprando compañías como Retek, i-Flex y Portal, con las que ha completado su stack de soluciones puntuales para retail, banca y telecomunicaciones, respectivamente.

A propósito de Fusion Applications, no hay duda de que ha tardado mucho en llegar […]

Es un anuncio que completa seis años de desarrollo, un plazo que implica mucha inversión y mucho foco para no perder el hilo. En OpenWorld se ha anunciado la disponibilidad inmediata de 100 módulos, por lo tanto es muy modular y muy rico desde el punto de vista del interfaz de usuario, porque incluye todas las prácticas habituales de la forma de trabajar que tienen las empresas. Business Intelligence está embebido en la propia herramienta, no es la típica herramienta de entrada de datos, sino que incluye informes de gestión, analítica, etc. En cada nivel de la empresa, integrados y, algo fundamental, con un componente de colaboración. ¿Es un mercado ocupado, como dice? Se ven sustituciones, pero requieren cierto esfuerzo para abrir una cuña en él. La ventaja de Fusion está en su carácter modular y abierto, lo que significa que los clientes pueden adoptar algunos de los módulos, los más novedosos, que completan la funcionalidad de sus aplicaciones existentes, sean de Oracle o de otro fabricante. Hasta ahora, lo que hemos ido vendiendo en España han sido módulos de soluciones puntuales, como un optimizador de precios para las rebajas, o uno para calcular el surtido óptimo de una tienda, y en ambos casos el ERP es de otro fabricante.

¿Y cómo funciona la integración con ese ´otro fabricante`.

Perfectamente, porque tanto el otro fabricante como Oracle nos cuidamos de ofrecer interfaces estándar. Por nuestro lado, la integración es posible de manera inmediata.

Ha hecho hincapié en los verticales. ¿Cuáles son los prioritarios?

En ocho verticales, las adquisiciones que antes comentaba han tenido un impacto muy claro: en algunos, tenemos la solución completa, pero donde la tendencia está cambiando es en el paso de soluciones a medida, a soluciones empaquetadas. Las telecos han sido uno de los mercados de mayor foco, donde la penetración de Oracle es más amplia, y el sector tiene nuevas necesidades: facturación, provisión de red y otras más específicas del sector.

¿Y la banca?

Es evidente que la banca no puede funcionar sin sistemas de información, lo que pasa es que en España se dan unas circunstancias desfavorables en este momento. También el sector público y la sanidad han sido de mucho volumen para Oracle, y en ellos tenemos una gran base instalada.

¿Y la industria?

Nuestra presencia en este sector tiende a estar asociada a multinacionales o a gestiones de la compañía a escala global. Otro sector en el que no habíamos tenido mucha presencia, ni era un fuerte demandante de TI eran las empresas de construcción e infraestructura; pero en su evolución se han ido diversificando e internacionalizando, y en este sentido hemos acompañado a las empresas españolas en su transformación.

Esa preferencia española por el software a medida, ¿facilita o frena el paso al cloud computing?

España lleva retraso en la adopción de soluciones empaquetadas: ha habido preferencia por las desarrolladas a medida. Por motivos de oferta tanto como de demanda. Las soluciones de los mercados americano o británico están muy vinculadas a su forma de hacer negocio y avaladas por los reguladores, lo que se traduce en una cultura de comprar en lugar de desarrollar. En España, quizás ha habido una oferta de software menos rica, o menos conocida, y algunos sacaron la conclusión equivocada de que somos un mercado diferente: que las soluciones han de adaptarse a cómo hacemos las cosas aquí, en lugar de acercarnos a cómo se hacen en el resto del mundo. Eso está cambiando rápidamente.

En poco tiempo, Oracle ha pasado de ser un proveedor de software a serlo también en el hardware […] y esto significa competir con otros que vendían software de Oracle sobre su hardware.

Ante todo, debo decir que desde la absorción de Sun, en España hemos dado claramente un salto, y Oracle se ha enriquecido: hemos creado una división nueva de sistemas, y es evidente que ahora estamos en sitios donde antes no estábamos, en algunos de los cuales competimos con quienes antes eran nuestros socios. Pero, al mismo tiempo, no estamos en el negocio de los servicios, por lo que tenemos excelente relación con proveedores de consultoría e integración, que no nos ven como una amenaza. En cambio, los competidores a los que alude, vienen del hardware pero también venden servicios, y yo creo que esto es una ventaja para nosotros.

Oracle compite en cada uno de los componentes de un sistema ¿Quién toma la iniciativa de escoger?

El cliente. La configuración habitual es que tenga varios componentes nuestros y una cierta proporción de otros fabricantes. Estamos hablando de soluciones de infraestructura, en las que el cliente a menudo prefiere tener control sobre la cuota de los fabricantes. Proactivamente, nosotros trabajamos más con las grandes consultoras, los integradores, con los que tenemos una política de alianzas.

Sí, pero desde que Oracle compró Sun […]

La oferta de Oracle es tan amplia que es difícil encontrar un aliado que sea 100 por 100 complementario, pero creo que hemos demostrado ser lo bastante inteligentes para adaptarnos a la realidad de cada cliente, sabemos qué tenemos que promover y de qué tenemos que apartarnos. El discurso con los integradores es muy fluido, pero es cierto que tenemos que profundizar más la cuestión del cloud, que es algo nuevo para todos.

Trimestre tras trimestre, los resultados de Oracle son asombrosos para estos tiempos de crisis.

El año y medio pasado, Oracle ha funcionado mejor en el mercado global que hace dos o tres años, cuando el crecimiento orgánico era bastante plano. Los resultados del último trimestre han sido magníficos, con un 17% de incremento en licencias, que es un negocio puramente orgánico. Ahí está la fuerza de Oracle, en su capacidad para construir múltiples soluciones en múltiples escenarios.

¿Y dónde está la debilidad?

Yo no la veo. El mercado español está especialmente complicado, porque hay dos sectores que han sufrido un parón: las AAPP y el de las cajas de ahorro. Esto nos ha obligado a poner recursos en otros sectores para compensar, y conseguir los resultados que nos pide la corporación.

 
Compartir:
  • Print
  • Meneame
  • BarraPunto
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Live

Artículos relacionados