publicidad
  6/07/2015

Hermann Wimmer

Copresidente de Teradata Corp.

Hoy en día, Big Data es un comodín que tiene la ventaja de resultar inteligible, aunque no lo sea tanto. Ahora, cualquier empresa de software que no incorpore Big Data a su oferta es vista como anticuada. No es el caso de Teradata, que desde hace más de 30 años se especializa en los ancestros del Big Data, conocidos como data warehousing o data mining, y que ha evolucionado para incorporar nuevas tecnologías analíticas. En una reciente conferencia europea con amplia representación de clientes españoles, el autor de este blog conversó con Hermann Wimmer, copresidente de Teradata y responsable global de la división Data & Analytics, que aporta dos tercios de los ingresos de la compañía.

Herman Wimmer

Herman Wimmer

Wimmer fue explícito cuando se le preguntó por la estrategia de la compañía en un mercado que, a priori, debería resultar favorable a su tecnología pero tropieza con una contracción global del gasto empresarial en tecnologías de la información [que la consultora Gartner estima en el 5% menos este año]

El año pasado Stephen Brobst, CTO de Teradata y su más colorido rostro público, declaraba “Internet de las Cosas encarna la próxima generación de Big Data, porque este es un concepto que nombra la transición desde el análisis de las transacciones hacia el análisis de las interacciones”. Retomando esta cuestión empezó el diálogo con Wimmer.

¿Cómo encaja en el negocio clásico de Teradata el fenómeno de IoT, que pronto será una fuente de datos más voluminosa que todas las demás? Ahora que la empresa se ha organizado en dos divisiones con gran autonomía funcional, ¿por qué no crear una tercera especializada en ioT?

La proliferación de sensores está dando vida a un mercado completamente nuevo. Ya no se trata de que cada persona, sino cada producto, cada objeto inanimado dotado de un sensor, genera datos que merecen ser recopilados, organizados, procesados y analizados. Es lo que ha hecho Teradata durante décadas, pero IoT plantea problemas originales. Sin embargo, no creemos que sea motivo suficiente para crear una nueva división; IoT encaja perfectamente en nuestra estructura.

En los últimos años, Teradata ha hecho unas cuantas adquisiciones. en su mayoría de tamaño pequeño. Incluso Aster Data, que ha sido muy importante para configurar su oferta actual, puede decirse que salió barata en 2011. ¿Qué resultados está dando esta política de crecimiento inorgánico? ¿Van a perseverar en ella?

Podríamos hablar de una decena de adquisiciones. Una de las últimas fue Thing Big, una compañía orientada a Hadoop, con expertos en el desarrollo de data lakes. Es muy difícil juzgar con seguridad si una adquisición será un éxito y que encaja al 100% en nuestro core business. Con Aster hemos ganado enorme experiencia y nuestros clientes tienen pruebas del valor que pueden obtener. En general, nuestra política de adquisiciones no busca el crecimiento inorgánico per se agrandar la compañía, sino reforzar capacidades que tenemos internamente, tanto en el negocio de aplicaciones de marketing como en el de data analytics. En esta medida, vamos a mantener esa política.

Ya que ha mencionado Hadoop, ¿cuál es su papel en la oferta de Teradata?

Hadoop, como tecnología, ayuda a muchas compañías a construir sus propios data lakes, y tengo que decir que en los últimos cinco años, hemos aprendido muchísimo a este respecto, y que nos encontramos en una excelente posición en lo que consideramos una extensión de nuestro mundo de datos. Actualmente, ponemos énfasis en nuestra arquitectura UDA (Unified Data Architecture) y creemos que es coherente con la adopción de Hadoop, especialmente en relación con los datos generados por sensores, sobre los que me preguntaba hace un momento. Quiero decir que no lo vemos como un sustituto del data warehousing sino como una extensión.

En otra ocasión le he oido decir que la oferta de Big Data tiene que simplificarse para que los clientes vean con claridad dónde empieza el valor y dónde acaba el marketing. ¿Se aplica Teradata el consejo?

Nuestro mundo cambia aceleradamente, y cada día alguien introduce una tecnología nueva, supuestamente disruptiva y destinada a ocupar un sitio en el mercado. Lo que han de hacer compañías como la nuestra, que tienen una historia, es ayudar a los clientes a no invertir mal sus recursos. Como siempre, hay que ponerse en la perspectiva de los clientes: en un tiempo, les bastaba con optimizar la tecnología que compraban prácticamente llave en mano; ahora tienen que integrarla en una complejidad creciente, y esto nos obliga, como proveedores, a tener capacidad de respuesta mediante servicios de consultoría.

¿No cree que hay demasiada oferta de software amparada bajo la etiqueta Big Data? Implícitamente, ¿espera una próxima consolidación en este segmento del mercado?

Ciertamente, Big Data es un concepto que no siempre se maneja con el debido cuidado, así que es difícil distinguir los límites de lo que se ofrece bajo este nombre. Pero también es cierto que el mercado ha cambiado: hace siete u ocho años, no había sensores, ni tampoco redes sociales, y los smartphones apenas asomaban. Hoy son tres formidables fuentes de generación de datos. ¿Qué pasa cuando un mercado aflora? Aparecen nuevos actores, lo que significa que con el tiempo los más débiles saldrán de escena. Desde luego, habrá consolidación, pero también seguirán apareciendo nuevos competidores.

He leído una comparación entre Teradata y Oracle, en la que se decía que ambas compañías nacieron de las bases de datos, pero Oracle en los últimos años ha pasado a integrar la suya en su hardware, algo que Teradata hacía casi desde el principio […]

Con el nacimiento de Teradata, en los años 70 había tres compañías de bases de datos: IBM, Oracle y Teradata. La diferencia está en que Teradata fue creada como un sistema de reporting, y nunca quiso entrar en el negocio transaccional ni pretendió tener un sistema operativo: desde el comienzo nuestro escenario han sido los procesos analíticos. Claro está que entonces nadie hablaba de analytics ni de Big Data. Durante décadas, nos hemos diferenciado por una tecnología diseñada para optimizar procesos analíticos, nuestra gente ha sido entrenada para eso y nuestra fuerza de consultoría, que actualmente son unas 5.000 personas, se especializa precisamente en eso […]

¿Cree que el hardware perderá importancia en los próximos años? ¿Cuál es el límite de lo que se promueve como software defined? ¿Es tendencia o ciclo?

Desde la óptica de Teradata, que es la mía, integrar las bases de datos con otras tecnologías ha sido una estrategia ganadora durante 20 o 30 años. Ahora vemos que los competidores hacen lo mismo, y el factor diferencia es claramente el software. El hardware sigue siendo importante, pero es cada vez más barato desde hace 20 años o más, por lo que la diferencia y por tanto el margen recae en el software.

Pero Teradata sigue presentando nuevos modelos de appliances

Siempre hemos tenido appliances. Acabamos de lanzar uno que ahorra costes a la vez que eleva la potencia. La realidad es que cada día tenemos que manejar más queries, más datos, los problemas a resolver son más complejos; esta es la razón por la que actualizamos nuestro hardware. Pero insisto: la diferencia fundamental está en el software, en la capacidad de consultoría, en la experiencia de los partners.

El modelo de negocio de Teradata es que se apoya en partners cuyas políticas pueden llevarlos a asociarse con competidores de Teradata […]

En los 27 años que llevo en este negocio, siempre he visto que un partner puede dejar de serlo, y debería ser normal que, incluso manteniendo sus compromisos, un día se ponga a competir contigo. Así funciona esta industria.

A diferencia de otras compañías, Teradata habla poco de cloud

No estoy de acuerdo. Toda la tecnología que hemos desarrollado en los últimos tres o cuatro años, tiene en cuenta la nube como premisa. En segundo lugar, muchísimos clientes usan Teradata desde hace años como nubes privadas en organizaciones muy grandes. Y, tercero, tenemos clientes dentro de nuestra propia nube: Netflix es un magnífico ejemplo. Dicho esto, soy un creyente en los sistemas híbridos, en los que el cliente combina soluciones en su centro de datos con soluciones cloud. En los próximos años, todo tendrá un componente cloud; dentro de diez años, quién sabe.

Es difícil que una tendencia tan acusada se debilite…

Lo que vemos en algunos de nuestros grandes clientes es que tratan de ganar elasticidad, una característica de la nube. Elasticidad en cuanto a capacidad, a las cargas de trabajo. En promedio, cada mes o incluso cada dos semanas, cerramos un acuerdo con un cliente que busca una solución cloud.

Scott Grau, que durante diez años ha sido responsable de Teradata Labs, se marcha a Hortonworks. ¿Cuál es el impacto de su baja?

Scott ha sido un magnifico colega, y sus motivos personales merecen el mayor de los respetos. Su salto a Hortonworks es un buen síntoma, porque no sólo se trata de un partner sino que es una empresa en la que Teradata ha invertido capital. Scott ha tenido con ellos una larga relación, y con él al otro lado de la mesa la cooperación será todavía mejor.

En los dos últimos años, han sido muchas las empresas de software que han sido adquiridas por fondos de inversión que toman su control operativo desalojando a los directivos. ¿Cómo interpreta la tendencia?

Con perplejidad. Entiendo que esos fondos buscan nuevas oportunidades para invertir en medio de circunstancias de intereses planos o negativos. Precisamente, un rasgo de la industria del software es su capacidad de generar beneficios recurrentes. Es una lógica financiera, no industrial.

¿Cree que el crecimiento de Teradata volverá a ser el de sus mejores tiempos?

Hemos vivido años de dos digitos de crecimiento, pero en los dos últimos ha sido del 3% y del 2%. En el primer trimestre ha sido del 7% en dólares y del 2% en moneda constante. Para este año, la previsión oscila entre el 3% y el 5%, también en moneda constante. Tenemos que buscar formas de crecer más, pero es difícil para una compañía global cuando el euro cae un 20% o el rublo un 40%, cuando el yen se deprecia… y el 40% de tu negocio es internacional.

[publicada en La Vanguardia el 5/07]


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons