publicidad
  1/08/2014

José Andrés García Bueno

Director General de Teradata España

Como tantas empresas tecnológicas, Teradata nació en un garaje, es un decir. Corría 1979 y la nueva compañía, creada por un terceto de científicos de Stanford, introdujo el concepto de Data Warehouse, con el que sus sistemas ganarían rápidamente clientes en la banca estadounidense. Tanto que en 1991 fue adquirida por NCR, de la que se segregaría en 2007, bajo la presidencia de Mark Hurd, hoy en Oracle. La actual Teradata recoge aquella herencia en tiempos propicios para su tecnología, rodeada de un creciente interés de las empresas por sacar partido al análisis de los datos que fluyen continuamente, ya sea con propósitos de marketing o para cumplir con las normas regulatorias.

José Andrés García Bueno

José Andrés García Bueno

En este contexto, que hoy se condensa en la expresión Big Data, Teradata cabalga en la frontera entre los repositorios de información acumulada en los sistemas instalados. José Andrés García Bueno, que dirige las operaciones en España, diagnostica que el fenómeno de Big Data responde a la necesidad de comprender el comportamiento de los usuarios, lo que ha permitido a los departamentos de marketing ganar influencia sobre los presupuestos de TI de las empresas, dejando a los directores de sistemas la incómoda tarea de lidiar con la herencia recibida, el famoso legacy.

¿No cree que hay demasiado ruido en torno a la categoría Big Data?

Hay que reconocer que las empresas tecnológicas tenemos una inclinación a arrimar el ascua a nuestra sardina. En este caso, yo prefiero asimilar Big Data más a una filosofía que a una tecnología. Lo que vende una empresa como Teradata no se ve, no se puede ir presumiendo como se presume de un smartphone o una tableta, y esta es la razón por la que muchas veces nos cuesta hacer entender a los medios de qué se trata realmente, pero la expresión circula…

En mi caso, no le acepto el reproche [risas] La pregunta es si el boom actual tiene bases reales, y si el mercado de Big Data seguirá creciendo o el entusiasmo bajará […]

No me cabe la menor duda de que el mercado de Big Data seguirá creciendo, por una lógica aplastante: los sitios web, las redes sociales, el Internet de las Cosas… todo hace que el flujo de información vaya a más, y tenga que ser explotado. Ahora mismo, un altísimo porcentaje de la demanda, quizás el 80%, está ligado a actividades de marketing, pero el Internet de las Cosas irá ganando peso con otro tipo de aplicaciones, como los datos generados por sensores en los coches o los smart meters para optimizar el flujo de la energía, aunque con la característica de que gran parte de la información será efímera, en el sentido de que las conclusiones extraídas deberán ser analizadas en otro sitio.

Entonces, ¿hasta qué punto es una evolución de Data Warehouse?

Hablando con rigor, no creo que Big Data sea una evolución de Data Warehouse, en la medida que conlleva explotar y analizar información que viene de fuentes que hace diez o quince años ni siquiera existían. Lo que está demostrado es que la analítica convencional – los clientes, las transacciones, etc – puede ser enriquecida en muchos casos con información extraída de otros medios.

A Teradata, el hecho de ser especialista en Data Warehouse debería facilitarle el salto a Big Data. Pero, ¿cuál es el grado de compromiso que tiene con el auge actual de Hadoop?

Por supuesto que la experiencia nos ayuda. Pero quien hoy tiene una base de datos basada en Teradata con 200 terabytes y 1.000 usuarios, con un montón de consultas complejas, si intentase hacer lo mismo con Hadoop necesitaría multiplicar por 20 o 30 la capacidad de proceso. Estamos muy involucrados en Hadoop, a través de nuestro acuerdo con Hortonworks. Por lo tanto, conocemos las ventajas de Hadoop para una serie de cosas, como los weblogs y para información… no me gusta llamarla no estructurada, porque al final todo está estructurado, pero vamos a decirlo así.

En fin, que Hadoop está en la oferta de Teradata…

Tenemos un sistema preparado, appliances específicos y, además, damos soporte a máquinas de terceros. Pero lo vemos más como un complemento que añade valor a la oferta de Teradata. Dicho esto, en una reciente reunión de empleados, la compañía puso sobre la mesa el objetivo estratégico de ser uno de los principales integradores de Hadoop a nivel mundial. Lo que no tiene sentido es pensar en Hadoop como repositorio de datos históricos.

¿Cuánto hay de tradicional y de nuevo en esa oferta?

Han cambiado muchas cosas desde la introducción de UDA (Unified Data Architecture), que básicamente se compone de tres patas. Por un lado, el Data Warehouse tradicional, luego el almacén de datos y la plataforma de discovery que viene de la compra de Aster hace tres años. Me preguntaba hace un momento por Hadoop; puede ser ser una de las plataformas de Teradata, propias, pero también podría ser de terceros basada en bases de datos relacional. De manera que la oferta de Teradata lleva uno, dos o tres componentes dependiendo de cada cliente, de si trabaja con nosotros o con Oracle, por ejemplo. La idea básica es ofrecer un solo núcleo con tres tipos de plataformas orientadas a cada aplicación práctica, que pueden convivir y comunicarse entre sí.

La mayoría de las empresas tienen acumulado un historial de datos en su data warehouse, ¿qué hacer con estos en la transición a Big Data?

Un ejemplo muy claro son los operadores de telefonía. Durante mucho tiempo han tenido sistemas para predecir o reducir el churn [rotación de clientes que se dan de baja y se marchan a otro operador]. Hubieran podido decir “eso ya lo tenemos”, pero en la práctica los operadores están entre los mejores clientes de Teradata. ¿Por qué? Pues porque esa información histórica sólo les descubre la mitad, o menos, de la experiencia de sus clientes.

¿Hay confusión en los clientes entre las dos nociones?

La había hace un par de años, no por ignorancia sino porque toda transición tiene que pasar por una fase así. Al principio, a todos les llega un runrún tecnológico, pero llega el momento de preguntarse ¿qué necesidades tengo? ¿qué aplicaciones? ¿qué quiero hacer con los datos que favorezca mi negocio? ¿qué ventaja competitiva voy a sacar? No tenemos la pretensión de hacerlo todo; dependiendo de las necesidades y de las aplicaciones, Teradata puede conjugar su propuesta con la de SAS o la de MicroStrategy

¿Cuál es la actitud de la demanda?

Con frecuencia, se han tomado decisiones desde una óptica puramente tecnológica. Y esto implica el riesgo de errar, cuando lo que una empresa debería plantearse es cómo voy a conseguir una ventaja competitiva y, en consecuencia, en qué tecnología voy a apoyarme. Francamente, se han comprado sistemas supuestamente de Big Data que están cogiendo polvo; si yo fuera periodista no me fiaría de todas las notas de prensa que dicen que la compañía X o el banco Z ha comprado tal y cual sistema de Big Data, etcétera. ¿Quiere que le diga cuál ha sido un problema histórico para Teradata en España? Que a veces se nos ha considerado como el Equipo A, perdón por el chascarrillo: nos llamaban cuando el resto había fallado. Nos ha pasado con compañías que de entrada no nos habían considerado como una una solución obvia, porque Data Warehouse les sonaba grandilocuente e innecesario.

¿Con qué sectores trabaja Teradata en España?

Nuestros bloques principales son banca, telecomunicaciones, grandes minoristas, y ahora estamos avanzando con el sector público […] Cada uno tiene sus problemas. Luego está el factor de si la crisis los ha tocado más o menos, y cuáles son más sensibles al coste. El que lleva una dinámica peculiar es la Administración: hace poco ganamos un concurso de la Seguridad Social […] En las telecos, los tres grandes operadores son clientes nuestros; en retail, de las cinco grandes referencias que le vengan a la cabeza, tenemos tres, y algún día tendremos las cinco.

Entonces, ¿el negocio en España va bien?

Va bien, pero nos gustaría que fuera mejor, no voy a negarlo. No puedo dar cifras, pero en número de instalaciones la previsión para este año es crecer a doble digito. Hace siete o diez años, nuestra oferta era bastante monolítica, hoy tenemos desde los grandes servidores con los que se da soporte a la Seguridad Social hasta cinco o seis sistemas a escala de las empresas medianas… de modo que el catálogo es más amplio y mucho más asequible.

Volviendo a la diferencia entre Data Warehouse y Big Data, ¿cuánto del negocio de Teradata en España corresponde a cada categoría?

Con lo que he dicho, comprenderá que la parte de Big Data va creciendo, sobre todo de la mano de los clientes que conocen a Teradata en su faceta de Data Warehouse. Hay clientes muy importantes, como el Banco de Sabadell, que lo son de Big Data pero no de Data Warehouse, porque tenían una necesidad específica, en otros casos una cosa lleva a la otra. Lo que no hay, por si fuera el sentido de la pregunta, una conversión de Data Warehouse a Big Data. No veo a nadie que esté desvistiendo un santo para vestir a otro.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons