publicidad
  9/09/2016

Huawei plantea la “cloudificación” total

Hay fundamentos para sostener que Huawei es una empresa singular. No sólo por ser china, que eso ya no es un rasgo singular, ni por la peculiar presidencia colectiva (un triunvirato ejecutivo se turna cada seis meses) tutelada patriarcalmente por el fundador, Reng Zhengfei. Lo realmente distintivo de Huawei es que se trata de la única corporación de su tamaño [facturó 60.800 millones de dólares en 2015] que no cotiza en bolsa ni tiene intención de hacerlo. No lo necesita, aparentemente. Pero es pródiga en convocatorias espectaculares. Sólo en los últimos tres meses, reunió a 500 analistas en Shenzhen y a unos 10.000 clientes en Shanghai, para contarles su estrategia próxima.

Ken Hu

Ken Hu

No menos llamativo – muy a su pesar – es que casi no tiene presencia en el mercado que es (todavía) el mayor del mundo, en virtud de un veto de facto: ningún operador de Estados Unidos compra equipos chinos para sus redes y, como atajo para vender smartphones en ese país, Huawei se ha sacado de la manga una segunda marca, Honor, que ahora está lanzando también en Europa.

Año tras año, la brecha entre Huawei y sus rivales se ensancha: en moneda local, los ingresos de la compañía china han crecido un 40% durante la primera mitad del 2016, hasta alcanzar los 245,5 trillones de yuanes (unos 32.900 millones de euros). Por comparación, los de Ericsson cayeron un 7% en el mismo período y los de Nokia un 10%.

La verdad es que la comparación anterior no es del todo justa, porque son empresas con perfiles diferentes: Huawei, además de su oficio histórico de suministrar redes, tiene una división de consumo en alza – ya ocupa el tercer puesto en el ranking mundial de venta de smartphones – y otra de soluciones para empresas que, sistemáticamente, va comiendo terreno a unos competidores que se llaman Cisco, HP y Dell, entre otros. Cada cual se defiende como mejor sabe, pero Huawei sólo sabe crecer y crecer.

Hace dos semanas, el show Huawei Connect, en Shanghai, ha servido como lanzamiento de una estrategia bautizada All Cloud. “Cada compañía, cada industria se está reinventando gracias a la nube. No se trata sólo de modelos tecnológicos, sino de modelos de negocio y de una nueva mentalidad en la que el usuario ocupa el centro”, proclamó Ken Hu, [Hu Houkun] CEO rotatorio este semestre.

Durante los últimos diez años – dijo Hu – el fenómeno cloud se ha identificado con nuevos actores cuyos modelos de negocio han derrotado a los competidores tradicionales. Hoy, todas las empresas de cualquier sector están inmersas en una transformación digital: “en 2025, el 100% usará la tecnología cloud, y el 85% de sus cargas de trabajo residirán en miles de nubes”.

Será dentro de nueve años, que no son tantos. Los teloneros de Hu se apoyaron en un estudio de Forrester Research según el cual sólo el 4% de las empresas actuales comprenden realmente las implicaciones de la digitalización, y sólo el 25% han trazado alguna estrategia digital.

Huawei aspira a jugar un papel – Hu evitó el adjetivo ´dominante`, pero la ambición es indisimulable – como proveedor de las infraestructuras que facilitarán ese mundo ´inteligente` cuyos tres pilares enumeró así: dispositivos, conectividad y cloud. Los próximos años vivirán la multiplicación de nubes verticales, para cada sector. Dos socios alemanes, SAP y Deutsche Telekom, le prestaron argumentos para aclarar que Huawei no pretende explotar servicios propios de cloud computing sino construir los tres pilares mencionados, para que otros desarrollen sus negocios y los comercialicen.

La migración de sistemas a la nube es sólo una parte – inevitable, según Hu – de la “cloudificación” en puertas: “en el futuro, todos los dispositivos estarán conectados y todos serán inteligentes, se adaptarán al contexto y serán capaces de colaborar entre sí”. Una visión que se completmenta con otro mensaje tranquilizador, la “centricidad” del usuario, clave del éxito en la era de la nube.

Con estos mimbres, Huawei pretende alcanzar una facturación de 100.000 millones de dólares en 2020 y, visto lo visto, no parece que sea una exageración. Sería una ratio anual de crecimiento superior a la que ha disfrutado en los últimos años, pero parece alcanzable. De ese total, 80.000 millones corresponderían a la combinación de los negocios de operadores y empresas; para el negocio de consumo, ha hecho público un objetivo de 20.000 millones.

[publicado en La Vanguardia el 4/09]


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons