publicidad
  12/12/2013

IaaS (1). Amazon manda demasiado

Una encuesta de Gartner revela que el 28% de los CIO consultados espera tener todas sus aplicaciones críticas en la nube en 2016, mientras otro 55% dilata el plazo hasta 2020. Sin embargo, la consultora cree que el mercado cloud está poco maduro para tomar decisiones estratégicas a largo plazo. Su consejo: aquellas empresas que buscan un proveedor de infraestructura como servicio (IaaS) lo mejor que pueden hacer es cubrir sus necesidades actuales, como mucho a un año de plazo, y abstenerse de una perspectiva más larga. Esto hay que leerlo a la luz del diagnóstico sobre el estado del mercado, según se desprende del último ´cuadrante mágico` que Gartner dedica a los proveedores de IaaS.

El informe confirma que IaaS es el segmento más voluminoso entre los varios que se acogen a la denominación cloud computing. La previsión de Gartner es que esta categoría de servicios se extienda más allá de sus actuales límites, pero está todavía lejano el día en que las empresas estén dispuestas a renunciar a sus centros de datos para poner la mayor parte de su infraestructura en manos de un proveedor de nube pública. Hechas las advertencias debidas, el informe ofrece una visión detallada desde agosto, fecha de su publicación. Desde entonces han pasado muchas cosas en este mercado movedizo, el de los proveedores más importantes, que a los efectos de esta crónica se ha dividido en dos partes según una regla muy sencilla: los grandes por un lado, el resto por otro.

Para que no haya confusiones, conviene empezar por acotar la definición de la que se vale la consultora: “una oferta estandarizada y altamente automatizada, en la que los recursos de computación, complementados por capacidades de almacenamiento y networking, son propiedad de un proveedor de servicio y ofrecidos al cliente bajo demanda. Los recursos son escalables y elásticas en una medida cercana al tiempo real”. En este cuadrante mágico de Gartner están representados 14 proveedores.

En cierto modo, las explicaciones colaterales son la parte más didáctica del informe. Por ejemplo, algunos proveedores sólo garantizan un nivel de SLA si el cliente usa capacidades de computación en al menos dos datecenter en distintas geografías. La virtualización es una variante que va a influir, y aquí debería inscribirse el papel crucial de VMware, que con los últimos anuncios se va acercando a una fórmula de nube híbrida, pero no es estrictamente un proveedor de IaaS. También merecería capítulo aparte la presencia de OpenStack como actor fundamental. Para algunos, es un punto de apoyo esencial, sin el cual no podrían articular una oferta coherente.

Amazon Web Services (AWS) es el líder indiscutible del mercado IaaS. Y lo es hasta el extremo de acumular cinco veces más capacidad de computación que el resto de las compañías analizadas. Su sistema de servicio, en opinión de Gartner, es “innovador, ágil y de respuesta rápida”. Cuenta con capacidades altamente automatizadas que se proporcionan de una forma elástica. Su cartera de IaaS se amplía constantemente y sus precios se corrigen periódicamente a la baja. Sin embargo, factura por elementos adicionales que sus competidores suelen ofrecer asociados al servicio básico. Además, si el cliente quiere un cierto nivel de soporte, tiene que pagarlo.

AWS no dispone de una oferta de nube privada, pero puede negociarla. En su reciente conferencia de usuarios, dio sobradas muestras de extender el ámbito de sus servicios a otras modalidades de cloud computing. Uno de los rasgos que apuntalan el dominio de Amazon es su política de alianzas y su red de partners. Muchos proveedores de software han integrado la solución EC2 en su oferta paquetizada, y las API de Amazon son utilizadas con profusión por terceros que incluso ofrecen nubes híbridas para empresas, algo que AWS no hace directamente. Gartner señala que su capacidad comercial está siendo insuficiente para atender la demanda, que por lo visto es mucha.

La expansión geográfica de AWS es algo peculiar. Tiene múltiples “zonas de disponibilidad” dentro de cada “región” (ambas costas de EEUU, Irlanda, Japón, Singapur, Australia y Brasil, además de una dedicada con exclusividad al gobierno estadounidense. El despliegue no es homogéneo, lo que significa que algunas regiones o zonas son más susceptibles que otras a sufrir interrupciones con cierta frecuencia.

Aunque descriptivo, el informe de Gartner recomienda el recurso a AWS para aplicaciones “cloud nativas”, alta computación, hosting de e-business y aplicaciones de negocio en general, pruebas y desarrollo. Las auditorías pueden ser consultadas por los clientes, pero estos no pueden pedir una por su cuenta.

Microsoft es otro de los grandes nombre de la industria TI que se ha involucrado en los servicios cloud. Aunque ha tenido más eco su iniciativa para ofrecer software como servicio, compite también en IaaS. Antes, Windows Azure era sólo PaaS, pero desde abril de este año ha añadido la oferta de máquinas virtuales. Para la prestación de sus servicios, cuenta con su propia infraestructura y sus aplicaciones. Ha construído una interfaz de usuario atractiva y fácil de usar, con el fin de captar el interés de los desarrolladores – que durante mucho tiempo fueron la clientela de AWS – bajo el manto de una visión global.

Según Gartner, “la marca Microsoft, sus relaciones con clientes y su propia historia como líder del software, llevan a pensar que tendrá un papel muy destacado también en IaaS”. Los tratos que firma con empresas son muy competitivos, como corresponde a un proveedor que necesita elevar su cuota de mercado. La compañía de Redmond está inmersa en una iniciativa para que su software on premise se ofrezca también como cloud, y tiene por delante el reto de conseguir que sus clientes acepten moverse a una infraestructura más automatizada. Pero, advierte Gartner, se trata de una oferta nueva en el mercado y por tanto sin muchas referencias que hacer valer.

Entretanto, Microsoft ha empezado a montar un ´ecosistema` de partners en torno a Azure Infrastructure Services. La oferta que ha puesto sobre la mesa está centrada en los desarrolladores del entorno .NET. A la hora de las recomendaciones, Gartner cree que esta es su mejor baza. Los centros de datos de Microsoft para prestar estos servicios se extienden a través de EEUU, Irlanda, Holanda, Hong Kong y Singapur.

En lo que concierne a IBM, su SmartCloud Enterprise (SCE) es la única oferta verdaderamente de cloud que tiene, afirma el análisis de Gartner. La precisión viene a cuenta de que la visión que la compañía tiene engloba las nubes públicas y privadas a nivel de aplicaciones. El portfolio del llamado Gigante Azul es probablemente el que más pretende abarcar, puesto que incluye toda la gama cloud: IaaS, PaaS y SaaS con hardware, software de gestión de operaciones TI, middleware, bases de datos y capacidades de consultoría y outsourcing. Sin embargo, no ha reunido estas opciones en una oferta única.

IBM tiene un mercado de software para SCE, dirigido sobre todo a clientes que utilicen esta plataforma, por lo que el soporte a software de terceros es limitado. La compañía ha mejorado la velocidad de su ciclo de desarrollo para SCE, pero sus características están por detrás de las de sus competidores, entienden los autores del cuadrante mágico en el que IBM no aparece precisamente bien ubicada. La posterior compra de SoftLayer, que figura como proveedor independiente, debería servir para cambiar esa orientación. Un aspecto que queda por resolver – lo decía Gartner en agosto – es la profundidad de los compromisos de IBM con OpenStack, ya que pese al acuerdo formal SCE no se basa en esta propuesta colectiva.

Otro de los colosos que se apuntan a la onda IaaS es HP, con una oferta muy diversificada, en opinión de los analistas de Gartner. El único frente que realmente responde a la definición es HP Public Cloud, aunque cuenta con otros servicios de infraestructura que pueden trabajar en la nube. La visión de HP es ambiciosa y quiere serlo aún más; comprende tanto la interoperabilidad entre infraestructuras públicas y privadas; integra sus capacidades de hardware, herramientas de gestión operativa y capacidad de outsourcing con sus partners.

Con una fuerza de ventas muy aguerrida y un presupuesto de marketing a la altura del reto, HP ha tenido éxito – es Gartner quien lo dice  – atrayendo clientes globales a su nube pública, a pesar de que sólo tiene [o tenía en agosto] centros de datos en Estados Unidos. Aunque anunciada hace tiempo, Public Cloud no estuvo realmente disponible hasta diciembre de 2012, por lo que puede decirse que es un actor nuevo en este mercado y que los detalles de su oferta se irán conociendo con el tiempo.

Para entrar en el mercado, HP ha ofrecido descuentos importantes, pero puede que en el futuro tenga que replantearse este compromiso, que en opinión de Gartner no sería sostenible. Sin embargo, dada su circunstancia, es hoy por hoy un factor diferencial. Por otra parte hay poca interoperabilidad con la oferta de nube privada, aunque esta se basa en OpenStack, plataforma apoyada entusiastamente por la compañía.

Antes de pasar al análisis del pelotón, en una segunda crónica, corresponde apuntar que Fujitsu es el quinto de los grandes nombres de la industria TI que Gartner identifica como competidores esenciales dentro de la corriente IaaS. El grupo japonés, muy diversificado, tiene una amplia oferta en la nube, que incluye propuestas de alcance regional y múltiples opciones de nube privada que se apoyan en su propio software como orquestador de recursos. Ha decidido unificar su oferta bajo el nombre comercial S5, que ha empezado por desplegar en Japón y luego extenderlo a otras partes del mundo.

Gartner señala que S5 ha mejorado rápidamente sus capacidades, pero le falta igualar los rasgos de sus competidores. Entre otros, señala que el tiempo requerido para aprovisionar máquinas virtuales es demasiado largo por comparación con aquéllos. Tal vez no sea para dramatizar, porque Fujitsu muestra tendencia a promover su oferta de nube pública como una combinación con servicios gestionados o como parte de relaciones de outsourcing.

[informe de Pablo G.Bejerano]


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons