publicidad
  28/10/2010

IBM, shopping permanente

No es de las empresas que más dinero tienen en caja para salir de compras: sólo 11.000 millones de dólares, que aunque puede parecer mucho dinero es sólo la quinta parte de lo que atesora Apple; lo que no impide que la política de adquisiciones de IBM sea constante: desde enero, han sido 14 las empresas absorbidas, y en los últimos cinco años, el total ronda el centenar, con una media estimada de 1.105 millones por transacción. Muchas de ellas engrosan la capacidad de business analytics que IBM acumula desde hace años, y que hacia 2015 contribuirá a los ingresos con unos 16.000 millones anuales, según ha dicho el presidente de la compañía, Sam Palmisano.

Sam Palmisano

Sam Palmisano

Incluso la reciente compra de Netezza, que puede clasificarse en la categoría de almacenamiento de datos, tiene como objetivo redoblar el esfuerzo en business analytics, como factor diferencial en un mercado cada vez más `commoditizado´. De esto se trata, y no es algo que ataña sólo a IBM: si se observan las adquisiciones de HP, Microsoft, Oracle y Cisco, por citar tres titanes del sector, todas tienen como rasgo la búsqueda de nuevos modelos de negocio susceptibles de elevar los márgenes.

Días atrás, en una conferencia de Gartner, esto se resumió como una tendencia de los “generalistas” para construir una oferta completa. Los proveedores de hardware buscan todas las oportunidades para integrarse verticalmente y entrar en el juego del software y los servicios (fue precisamente IBM quien abrió esa carrera), mientras que HP necesitaba urgentemente contrarrestar sus calamitosas relaciones con Oracle y Cisco. Mientras tanto, las compañías ´puras´ de software necesitan elevar su oferta al nivel de cloud computing y para ello se dotan de capacidades de hardware (el caso extremo es Oracle al comprar Sun) o redimensionan sus alianzas. Por consiguiente, el paisaje ha cambiado profundamente: un medio competitivo pero amable, en el que convivían y hasta cooperaban especies diferentes, se ha convertido en una riña airada por arrebatarse las mejores presas.

Es un asunto de actualidad: circulan listas de hipotéticas sardinas candidatas a ser engullidas por cinco o seis tiburones. En varias ponencias, la conferencia mencionada se centró en una nueva segmentación, los llamados “supervendores de TI”, para los que comprar innovación ajena es un atajo que prevalece sobre sus propios recursos de I+D. Según el analista Peter Sondergaard, esto tiene una causa directamente económica: incluso a la salida de la crisis, el gasto en TI aumentará en los próximos años entre un 3% y un 5%. Esto es claramente insuficiente para saciar a los grandes y a sus accionistas. El crecimiento sólo será mayor si se fuerza mediante adquisiciones.

¿Qué tiene esto que ver con IBM? Pues, todo. Su estrategia está dibujada, pero en los tiempos que corren produce extraños fenómenos. Palmisano corteja a los inversores con una política de recompra de acciones, una actitud que normalmente se asocia con empresas en dificultades para elevar su valor en bolsa. No es el caso de IBM: Palmisano ha prometido que en los próximos cinco años el flujo de caja libre alcanzará los 100.000 millones de dólares, de los que unos 70.000 millones volverán al bolsillo de los accionistas mediante dividendos o absorción de títulos propios en el mercado; del resto, se prevé destinar unos 20.000 millones a compras de empresas. Con estos recursos, IBM podrá mantener su frenesí actual y, por otra parte, las apetecibles acciones podrían fácilmente entrar en cualquier ecuación.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons