publicidad
  13/02/2017

Ludovic Le Moan

Cofundador y CEO de Sigfox

Internet de las Cosas es una expresión imprecisa pero comprensible por  aproximación. Según de qué ´cosas` se trate. A poco que uno se adentre, la definición se complica. De los incontables miles de millones de ´cosas` conectadas previstas (sic) en 2020, quizás unos 1.000 millones serían objetos muy pequeños equipados con sensores y cuyo consumo de energía sería bajísimo. ¿Sobre qué redes deberían conectarse para que su coste fuera suficientemente bajo? ¿Valdrán las redes de los operadores actuales o surgirán otros actores prestos a asaltar el mercado, en apariencia goloso? Con estas preguntas era bastante para iniciar la conversación con Ludovic Le Moan, CEO de la empresa francesa Sigfox.

Ludovic Le Moan

Si bien, a priori, las redes celulares o de WiFi pueden conectar cualquier dispositivo a Internet, no son aconsejables para una impredecible multitud de objetos que llevan incorporados sensores, ya sean fijos o en movimiento. LPWAN (Low Power Wide Area Network) es una tipología de red específica para esa necesidad. Este es el terreno en el que se mueve Sigfox, creada en Toulouse en 2011 por Ludovic Le Moan y Christophe Fourtet. La infraestructura de Sigfox, directa o indirecta, conecta actualmente “entre 8 y 10 millones de dispositivos” en 30 países. Le Moan – que antes fundó y vendió dos empresas en Francia – rechaza que el futuro de Sigfox sea una adquisición: la meta – dice – es salir a bolsa, pero alcanzarlo requiere los 100 millones de dispositivos conectados.

¿Cuál es el espacio de Sigfox en un mercado que parece encaminado hacia el dominio de los operadores de telecomunicaciones?

Cuando empezamos, en 2011, la nuestra parecía una apuesta alocada. Nadie lo había hecho antes porque había una idea preconcebida según la cual harían falta miles de millones de objetos conectables en un país como condición para desplegar una red dedicada a IoT. Esta noción de escala correspondía a la mentalidad de los grandes operadores, como Orange en Francia o Telefónica en España. Sin embargo, como yo no provengo del sector de las telecomunicaciones, esa no era mi manera de pensar. Por supuesto que IoT es un mercado de volumen y tener una mentalidad global es necesario, pero para nosotros no fue un obstáculo. Empezamos en Francia en 2015 y luego nos fuímos extendiendo […]

¿Quiere decir que los planes de despliegue tienen que ser globales?

Quiere decir que si mañana por la mañana voy a hablar con una compañía del Ibex 35 para decirles que pienso desplegar una red en España, muy probablemente me encontraré con que esa empresa tiene negocios globales y me ha recibido porque esperaba hablar con un operador con huella global, no sólo territorial. Carece de perspectiva montar un servicio IoT para cubrir un solo país, porque los activos a conectar son pequeñas cosas en distintos lugares del mundo, y suelen estar en movimiento. En segundo lugar, puesto que hablamos de volumen, el precio es un factor clave, no el único pero uno de los primeros. Por esto empezamos con unas especificaciones que permitieran trabajar con dispositivos muy baratos, que el cliente de Sigfox pueda diseñar, mandarlo fabricar en China e instalarlo donde quiera, sin que el precio del hardware marque una diferencia.

Pero Sigfox empezó en Francia, lo veo muy natural en su caso.

Claro. Instalamos nuestra primera estación base en Francia en 2014, pero inmediatamente iniciamos la expansión internacional. A día de hoy estamos en 30 países y pensamos duplicar esta presencia. Sus colegas me preguntan a veces si somos una red de telecomunicaciones, y mi respuesta es que no: somos algo más, algo diferente, un nuevo enfoque diseñado con vistas a conectar un volumen muy alto de dispositivos […]

No estoy seguro de ver el matiz, pero ¿cuál es su modelo de negocio, entonces y en qué se diferencia de una teleco?

Muy simple: un dólar por dispositivo por año. Operamos nuestra propia red, directamente con infraestructura propia en Francia, Alemania y Estados Unidos, e indirectamente a través de partners – los llamamos Sigfox Operators – en otros países. Estos partners instalan la red, la mantienen y prestan el servicio con nuestra marca; se quedan con el 60% de lo recaudado y el 40% es para Sigfox.

¿Cuál es la diferencia entre su planteamiento de LPWAN y otras iniciativas de banda estrecha como LoRa o NB-IoT?

Son tres casos distintos. LoRa intenta hacer lo mismo que Sigfoxm y digo que lo intenta porque no sé de ninguna operación comercial que merezca tal nombre. Hay quienes hace tiempo prometieron lanzar redes LoRA, pero a la fecha no hay ninguna operativa […]

Orange, en Francia, por ejemplo, tiene una oferta sobre LoRa.

Así es, Pero si usted llama a Orange y dice que quisiera conectarse a LoRa en Francia, pregunta por el precio y la cobertura, el nivel de calidad, etc, le darán largas y al final no obtendrá respuesta. De manera que para Sigfox, LoRa no es un competidor.

¿Por diferencias tecnológicas?

Las tecnologías son diferentes, pero me niego a compararlas porque a los clientes lo que menos les importa es la tecnología: lo que sí les importa es el coste y la cobertura en primero y segundo lugar: lo que necesitan es algo simple, conectar sus activos a un sistema TI. Es lo que hacemos.

NB-IoT es un competidor. Un estándar respaldado por el 3GPPP. Hay un  notorio interés de la industria y también de los operadores europeos.

Usted lo ha dicho: hay un interés notorio. Creemos que NB-IoT será una realidad operativa en algunos operadores como actualización del software de sus estaciones base, y que puede ser relevante para sus respectivos negocios. En mi opinión, NB-IoT es una buena solución desde ese punto de vista porque resulta más barata que LTE. En la comparación, Sigfox es probablemente imbatible cuando se trata de mensajes extremadamente cortos generados por dispositivos de bajísimo precio […]

Huwei y Vodafone han firmado acuerdos para llevar adelante proyectos y despliegues sobre NB-IoT.  Creo recordar que Telia y Deutsche Telekom están en la misma onda.

El mercado mundial es tan grande que es improbable que compitamos en la misma franja. Si se tratara, no sé… de conectar los sensores que hay en el techo de cada habitación de este hotel, el precio por unidad tendría que ser realmente marginal, y su consumo de energía muy pero muy bajo. De otro modo sería antieconómico. Con NB-IoT no sería aceptable, entre otras cosas porque el cliente rehusaría pagar las tarifas de conectividad 2G, 3G o 4G…

O sea que, según usted, puede haber coexistencia entre Sigfox y NB-IoT  ¿Podría haber convergencia entre las dos tecnologías?

Sí, la convergencia sería IP en la nube. Lo que hacemos es coger los datos generados por cada dispositivo y llevarlos a la nube, donde pueden ser digeridos, analizados y, si el cliente lo quiere, combinados por los datos que genere un sistema NB-IoT. ¿Por qué no?

Imagino que la base para esa convergencia sería que al otro lado hubiera un gran operador […]

Sí y no. La razón de existir de Sigfox es que una pieza de silicio es la parte ínfima de la ecuación, y la conectividad tiene que ser de muy bajo coste, cualquiera sea el protocolo que se use [WiFi, BLE, 3G, 4G, LTE, NB-IoT…] Algunos de nuestros partners están empaquetando Sigfox con NB-IoT, con 3G o con WiFi, esto es algo que ocurre ahora mismo, no es un futurible.

Ha citado BLE [Bluetooth Low Energy] y WiFi. Ambos son de rango muy corto.

El problema de WiFi es que tengo que cambiar el código web a medida que me muevo. Puedo imaginar que un dispositivo WiFi, combinado con Sigfox, podría buscar por sí mismo el código web, evitando que el usuario  tenga que ocuparse de gestionar la conectividad. En un extremo, hasta podría pensarse en una red mundial de WiFi gracias a Sigfox […]

¿Cuáles son los usos ideales de Sigfox, según usted? ¿Machine-to-machine, ciertas aplicaciones de consumo, smart cities…?

No creo que en este momento haya un negocio real en las smart cities: se trata de pruebas de concepto, interesantes pero sin modelo de negocio a la vista. En cambio, nuestro modelo está enfocado en el seguimiento de activos y la monitorización, en mantenimiento predictivo… Hay muchas aplicaciones reales, en la gestión de flujo y consumo de agua, bocas de incendio conectadas, iluminación urbana, seguimiento de contenedores y cajas de envío… Posiblemente nuestros clientes más conocidos estén en Francia: Total, Engie y Air Liquide […]

¿Y en España?

Aquí tenemos una referencia importante en Securitas Direct, que ha integrado Sigfox en su consola de seguridad doméstica. La realidad es que  el mercado español se está despertando en torno a segmentos verticales. Tenemos perspectivas en retail, proyectos con cadenas de supermercados para el control de su cadena de frío… interesantísimo.

Volvamos al modelo de negocio. ¿Sigfox prefiere ir por libre o cooperar con proveedores de servicio alternativos a los operadores?

¿Por qué tendría que elegir? Una empresa de nuestro tamaño tiene que estar abierta a cooperar con todo el mundo. A veces, con los operadores que hayan comprendido que Sigfox puede aportar valor adicional. Pero también tenemos acuerdos con Salesforce, Microsoft, IBM o Accenture, que tienen interés en Sigfox por el negocio de cloud y big data que puede facilitarles: dónde procesar los datos generados por los dispositivos conectados, cómo analizarlos, cómo explotarlos en modo cloud… Esto es algo que Sigfox no hace ni hará, lo hacen ellos. Lo que hacemos es alimentar sus servidores SaaS con datos, pero somos conscientes de que muchos de sus clientes tienen activos alrededor del mundo que querrían conectar para su seguimiento… esta es mi visión de los acuerdos con esos partners.

Siento curiosidad por saber de qué naturaleza es la relación de Sigfox con Samsung, aparte de que participó en alguna ronda de financiación.

Trabajamos con Samsung en su plataforma de IoT, llamada Artik. Por ahora han lanzado la plataforma y sus módulos, de manera que habrá dispositivos Artik con la conectividad de Sigfox embebida. El acuerdo está vivo y pronto tendrá noticias.

Si los objetos tienen en sí mismos un valor marginal, y teniendo en cuenta que la conectividad tiene que ser extremadamente barata, el auténtico valor estaría en los datos, que precisamente no son el negocio de Sigfox…

[…] ese círculo que usted describe nos procura 1 dólar anual por cada objeto conectado por Sigfox… imagine que son 100 millones de dispositivos. No estaría mal…

Están presentes en Estados Unidos. ¿Cómo se las arreglan con la cuestión del espectro? 

En Europa es bastante sencillo en nuestro caso trabajar con bandas no licenciadas. Hemos sido certificados para operar en Estados Unidos y Canadá. Estamos en un centenar de ciudades que, si no me equivoco, equivalen a un 40% de la población total, y vamos adelante con un plan de despliegue para alcanzar el 60 o el 70% en 2018.

Desde el punto de vista de la eficiencia, ¿por qué es mejor operar en bandas no licenciadas?

Para empezar, porque son gratuitas. Si quisiéramos operar en 3G, tendríamos que pagar, negociando país por país con un operador que haya sido adjudicatario de espectro y, en cada caso, diseñar un modelo de negocio probablemente distinto.

Globalmente, ¿cuál sería la masa crítica, el punto de inflexión para que la salida a bolsa sea un éxito?  

100 millones de objetos a un dólar cada uno, igual a 100 millones de dólares anuales.

Veo que confirma su apodo de Monsieur 100 millions [risas] Esos números han convencido a los inversores. ¿Considera que tras la quinta ronda de 150 millones de dólares, Sigfox está bien financiada?

Lo suficiente como para no tener que recurrir al mercado de capitales antes de salir a bolsa. En total, hemos recaudado 300 millones de dólares, y le aseguro que no es sencillo cuando eres un emprendedor francés […]

 


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2017 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons