publicidad
  5/12/2018

Nokia se vuelca en redes 5G para la industria

Pasan los años y la industria no logra mejorar sustancialmente su productividad, debido a que la integración de múltiples redes y de los datos correspondientes está lejos de ser óptima. Los desarrollos de redes 5G avanzan a marchas forzadas, pero queda la impresión de un cierto olvido de los sectores industriales. Su complejidad intrínseca y la ausencia de estándares renovados, posterga la aparición de soluciones específicas. El problema se planteó en un simposio reciente en Barcelona y ahora se constata que es opinión compartida por Marcus Weldon, CTO de Nokia y presidente de los Bell Laboratories, que días atrás presentó los principios del proyecto Future X for Industries.

Marcus Weldon

La compañía finlandesa absorbió los célebres laboratorios de Murray Hill (New Jersey) al adquirir Alcatel Lucent. Marcus Weldon, que era  entonces el cerebro tecnológico del grupo francoestadounidense, retuvo ambas competencias.

La iniciativa industrial de Nokia – derivada de la arquitectura Future X, anunciada en 2016, fue presentada a principios de noviembre por Weldon como una demostración de su visión. Con Future X for Industries, espera un salto adelante en la productividad industrial. Las redes 5G podrán soportar usos y frecuencias específicas en ámbitos que los operadores van a reservar para determinados sectores [técnica conocida como slicing] y la propuesta de Nokia va más allá. Entre los sectores a los que se dirigiría están la minería, las centrales eléctricas, el tráfico portuario y el sin duda variopinto mundo de la fabricación, que es a la vez el más complicado de resolver.

El refuerzo de los equipos de investigación en los Bell Labs está en buena medida orientado a 5G y sus aplicaciones industriales. Se espera que la nueva arquitectura de red esté disponible a partir de 2020, fecha en la que podrán trazarse proyectos agresivos de automatización. La demo del Future X Lab, que siguió a la presentación de Weldon consistió en controlar un dron mediante la voz y un reloj de pulsera: la comunicación requiere menos de un milisegundo, cuando las mejores redes actuales trabajan a 100 milisegundos. Por supuesto, se trata de una red experimental, porque los estándares y protocolos para estos entornos no han sido aún definidos. Se estima que el proceso podría tardar hasta una década, pero Weldon quiso enviar un mensaje de urgencia.

Para los sectores mencionados, es fundamental – dijo el científico británico – es fundamental que todo se pueda conectar y que los procesos puedan hacerse donde más se necesite, para asegurar la precisión de las órdenes enviadas a las máquinas. Cada requerimiento exigirá nuevas demandas de infraestructura y, en muchos casos, esa exigencia será más alta que el tradicionalmente considerado aceptable para las grandes redes empresariales y excederá incluso las capacidades de las infraestructuras críticas actuales.

Por si fuera poco, al proliferar los sistemas y dispositivos inteligentes, las aplicaciones empresariales (TI) también evolucionan hasta necesitar mayor ancho de banda para proporcionar información más detallada del estado del sistema y del entorno operativo. Como muchas aplicaciones críticas se ejecutan a distancia y dependen de la precisión de los sistemas de control, la latencia requerida es mucho más baja.

Lo anterior es conocido y, en buena medida, a ello se debe el desarrollo de las redes 5G. Pero, aparte de la integración de infraestructura de red y de la compatibilidad con las aplicaciones y redes actuales en servicio, se hace imprescindible una mayor fluidez. Esta es la demanda a la que responde la arquitectura Future X, que a su vez está en constante evolución.

En paralelo se ha visto que las aplicaciones industriales no logran avanzar al mismo ritmo que las financieras o logísticas. Una causa preponderante es la falta de estandarización que es característica de la industria: la gran mayoría de los datos generados, simplemente se descartan porque no hay manera de integrarlos en las bases de conocimiento corporativas.

Future X for Industries aspira precisamente a sacar mayor partido de los datos generados por aplicaciones industriales específicas. La complejidad del mundo industrial también ha escalado varios órdenes de magnitud en los últimos años, por lo que Nokia pretende escoger determinados sectores que tengan necesidades concretas, para crear con esa referencia la infraestructura que permita aprovechar al máximo los datos.

En la industria minera, por ejemplo, se trabaja en condiciones muy difíciles y peligrosas, por lo que hay necesidad creciente de mejorar la seguridad, junto con la productividad y eficiencia de los procesos, lo que a su tiempo  requiere el conocimiento detallado y en tiempo real de una diversidad de  parámetros, desde el clima local a la geología del terreno hasta el avance de la extracción y su logística. Son datos que, por separado, no dicen gran cosa, pero integrados con cierto nivel de detalle pueden proporcionar beneficios en todos los sentidos de la palabra.

Lo mismo ocurre en sectores muy intensivos en información, como  los puertos o aeropuertos. El sector manufacturero, por su propia magnitud, es susceptible de segmentación en áreas más concretas que faciliten la creación de una infraestructura de red y de procesamiento más específica y más sencilla de implantar,  siempre  en el marco general de LTE y 5G.

Conforme vaya madurando el desarrollo de 5G y avancen sus despliegues comerciales a partir de 2020, las tecnologías afines (edge computing, IIOT, inteligencia artificial y realidad virtual o aumentada) también progresarán y serán más útiles y sencillas de utilizar. En este sentido, Nokia, alineada con el resto de suministradores de equipos de red de telecomunicaciones, considera 5G como la gran oportunidad para la próxima década, aunque esto supone un reto gigantesco para los operadores, que no ven clara la rentabilidad a corto plazo de los modelos de negocio que están ahora en el candelero. ¿Coche conectado? Magnífica idea, pero es un mercado aún no configurado.

En cualquier caso, Nokia quiere dejar claro que no ve otra posibilidad que invertir masivamente en el desarrollo de 5G y su despliegue. Con este fin, se ha reorganizado internamente, creando un Enterprise Business Group que consolidará las actividades y soluciones para negocios existentes y reportará directamente a Rajeev Suri, presidente y CEO de la compañía. Nokia. El grupo estará liderado por Kathrin Buvac, actual jefa de estrategia de Nokia.

Para aumentar la rentabilidad de la compañía, se ha anunciado un nuevo programa de recorte de gastos por importe de 797 millones de dólares antes de finales de 2020, que se suma a la iniciativa actual de ahorro de 1.360 millones anunciada, en parte, para digerir la adquisición de Alcatel Lucent en 2016. Nokia cerró 2017 con 103.000 empleados y todavía no ha comunicado cuántos se verán afectados por las medidas de ajuste.

Hace unos días, el anuncio de reestructuración evelaba la fusión de los grupos de redes fijas y móviles y la creación de una única organización dedicada a la red de acceso, “más simple y más enfocada a los clientes” (sic). Esta medida supondrá la enésima sacudida del organigrama con la salida de un directivo histórico de Alcatel y hasta ahora jefe de la división de redes móviles de Nokia, Marc Rouanne. Otro histórico, el español Federico Guillén, que era responsable de la división de redes fijas, ha sido nombrado presidente de  operaciones con clientes en EMEA y Asia. Al frente de Access Networks, que es como se llama la nuevo organización que fusiona redes fijas y móviles, estará el veterano Tommi Uitto.

Al fin de cuentas, los cambios y anuncios ponen de relieve la compleja situación que viven los fabricantes de equipos de telecomunicaciones en su conjunto: se agotan las ventas de redes 4G LTE porque los operadores ya han hecho las inversiones necesarias, pero las redes 5G aún están en fase piloto y no se ven incentivos para acelerar su despliegue. Ericsson pasa por apuros similares, mientras la todopoderosa compañía china Huawei se ve acosada por grupos de presión estadounidenses. El tema es suficientemente denso como para merecer otra crónica.

[informe de Lluís Alonso]


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2018 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons