publicidad
  20/02/2013

Smartphones para el resto del mundo

En todo el planeta había, a finales del 2012, prácticamente tantos teléfonos móviles como habitantes: 6.700 millones; si así fuera, un 94% de la población mundial estimada tendría un móvil. Si se descuentan las tarjetas SIM duplicadas o en desuso, la cifra se quedaría en 4.300 millones de usuarios y 5.300 millones de móviles. Sólo un 25% corresponde a la categoría de los smartphones (la ratio global es del 41%), el resto se definen como feature phones, nombre que la industria da a los móviles corrientes y molientes, sin conexión a internet. El reto que tiene por delante el sector es precisamente cómo convertir a millones de usuarios de móviles corrientes en usuarios de smartphones.

Carolina Milanesi, respetada analista de Gartner, sentencia que “en nuestro mundo desarrollado, quienes no tienen un smartphone es porque han decidido que no lo quieren o no lo necesitan; a partir de ahora, el crecimiento del mercado será marginal”. Mientras, en los mercados emergentes hay millones de individuos esperando la llegada de smartphones asequibles.

El gráfico anexo ayuda a entender el contraste demográfico: cuatro de los seis grandes mercados de telefonía móvil están en el grupo de los BRIC, y sólo tres de los diez primeros son países desarrollados. En los puestos siguientes aparecen Bangladesh, Irán, México y Filipinas, sólo después vienen Italia y Reino Unido. Como apunte, véase lo que está pasando en Africa, donde viven unos 700 millones de usuarios de móviles, y muchos millones más a los que ni siquieran han llegado tales dispositivos. Es la próxima frontera para la industria.

Hace unos días, Microsoft anunciaba una iniciativa llamada 4Afrika, entre cuyos objetivos está la promoción de un smartphone fabricado por la empresa china Huawei, que llevará Windows Phone como sistema operativo. Las aplicaciones tendrán sabor local, y para ello se incentivará económicamente a desarrolladores africanos. Se comercializará en siete países, sobre la experiencia de Huawei en Kenia con un modelo pionero con el operador Safaricom (participado por Vodafone), cuyo precio es de 100 dólares y es profusamente usado como medio para micropagos móviles.

Es curioso que en esa iniciativa Microsoft no se haya asociado con Nokia. Pero la marca finlandesa tiene su propia apuesta dirigida a esos mercados, su smartphone Asha, definido como low cost .

No son los únicos que miran por el desarrollo de internet móvil en África: Orange ha llegado a un acuerdo con el buscador chino Baidu, gran rival de Google, para desarrollar un navegador móvil “adecuado a la realidad africana”. El operador francés tiene en marcha un plan que prevé duplicar en 2015 sus ingresos en los mercados emergentes, y no descarta tomar el control de algún otro operador africano.

En la presentación que prepara Intel para el MWC, se hablará de Yolo, uno de los primeros smartphones con el chip Lexington anunciado en enero; será el primero para el mercado africano y lo comercializará Safaricom, el operador de Kenia.

Por otro lado, del último informe de IDC se desprende que, a escala global, los feature phones siguen perdiendo terreno, demasiado lentamente para lo que quisieran los fabricantes, interesadísimos en sustituirlos por smartphones. Opina Carlos Domingo, presidente de Telefónica I+D, que la lentitud de tránsito obedecería a que a Apple no le interesan los mercados de baja rentabilidad, y Google/Android se ha centrado en una disputa con Apple por la gama alta.

Así pues, la capa inferior estaría vacante, situación que se manifiesta en la concentración de sistemas operativos en dos plataformas: a finales del año pasado, Apple y Android/Google se repartían el 92% de los smartphones vendidos, dejando el 8% para los minoritarios. Para que este reparto cambie, el papel de los mercados emergentes será fundamental, y para que desempeñen ese papel, ¿cuántas plataformas serán sostenibles? La respuesta no es fácil, por el riesgo de que las alternativas sean demasiadas y se anulen entre ellas. Hay en gestación cuatro nuevos sistemas operativos que aspiran a hacerse un hueco en los mercados emergentes.

En el congreso de Barcelona, Samsung presentará sus primeros smartphones basados en Tizen, un sistema operativo inspirado en Linux y que cuenta con el apoyo de Intel. Internamente, los ha bautizado Rex como nombre provisional. Dos son los motivos por los que el fabricante coreano se lanza a la aventura. Uno es la incertidumbre que rodea las intenciones de Google sobre Android; como Samsung es, con diferencia, la primera marca de Android, puede permitirse un gesto de rebeldía. El segundo motivo es la convicción – expresada por el presidente de la división, al presentar resultados – de que las ventas de smartphones desacelerarán en 2013 por la saturación de los mercados desarrollados.

La segunda opción, que se presentará en Barcelona el domingo 24, es Firefox OS, sistema operativo desarrollado por la Fundación Mozilla con la meta de ser una alternativa abierta frente al carácter cerrado de los existentes. Telefónica ha estado asociada íntimamente a la iniciativa desde el principio, pero otros operadores se han adherido últimamente, entre ellos Deutsche Telekom, Telenor, Telecom Italia y Etisalat, a los que podrían sumarse China Unicom y América Móvil. De la lista de fabricantes que van a apoyar Firefox OS sólo se conocen dos marcas chinas, ZTE y TCL.

La tercera candidatura tiene una historia singular. Cuando Nokia dejó al pairo el proyecto MeeGo para decantarse por Windows Phone, un equipo de ingenieros finlandeses creó la empresa Jolla, para proseguir el desarrollo. Su sistema operativo – que, como los anteriores, tiene raíces en Linux – se llama Sailfish, y ha sido pensado para el mercado chino. Porque en China hay una vasta capa de usuarios acomodados y frikis que se vuelven locos por el iPhone, pero la mayoría de la población usa móviles de marcas locales; los emprendedores de Jolla creen que ahí está su oportunidad.

La empresa Canonical, fundada por el sudafricano Mark Shuttleworth, es conocida por su sistema operativo Ubuntu, tal vez la versión más popular de Linux para PC. Aplicándose la máxima de que el mercado de PC declina mientras el de smartphones crece, Canonical ha decidido reciclar Ubuntu para que funcione en dispositivos móviles. Estaba previsto para 2014, pero la agitación de sus competidores le ha forzado a prometerlo para octubre de este año. Es posible, pero no seguro, que Shuttleworth lo anuncie personalmente en Barcelona dentro de pocos días.

[publicado en La Vanguardia el 17/02]


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons