Temporada de nubes open source

20/01/2012

Desde 2010, se ha hecho evidente una intensa actividad del movimiento open source en torno a los nuevos desarrollos cloud. A la empresa pionera en este campo, Cloud Foundry – adquirida en 2009 por VMware – se han sumado recientemente otras procedentes de la misma galaxia, que van ganando predicamento en un mercado que se configura en torno a modelos de negocio basados en el desarrollo comunitario de software abierto. A finales del año pasado, el autor de este blog tuvo ocasión de visitar en San Francisco las sedes de dos de esas empresas de nuevo cuño, OpenStack y Joyent. Con la información recogida y las discusiones con sus directivos, se ha construido la siguiente crónica.

OpenStack tiene menos de año y medio de existencia, y es criatura de Rackspace, proveedor de hosting y servicios cloud que compite directamente con las prestaciones de la rama AWS de Amazon. De hecho, el encuentro tuvo lugar en un loft del barrio sur de la ciudad, al que se accede por un portal en el que luce el logo de Rackspace pero no el de su filial. Pese a la calculada discreción, sus ambiciones son explícitas: Scott Sánchez, director de desarrollo de negocio, describe la plataforma OpenStack como “la única alternativa real a la posición dominante que ha acumulado VMware” Según Sánchez, “nadie puede igualar nuestro ritmo frenético, gracias a la incansable contribución de la comunidad”.

Dicho llanamente, OpenStack pretende ser el sistema operativo para cloud, una plataforma capaz de implementar y gestionar nubes públicas, privadas o híbridas. Los usuarios potenciales serían los proveedores de Internet y de servicios, así como las empresas interesadas en contar con sus infraestructuras propias. En la nomenclatura open source, Sánchez enumeró cuatro “proyectos” consolidados: Nova [para la provisión y gestión de redes de máquinas virtuales], Swift [instancia de almacenamiento en modo objeto a partir de servidores estándar], Glance [catalogación de imágenes de servidores virtuales], y Keystone [autenticación y autorización], y otros lanzados recientemente.

Pinchar imagen

Pinchar imagen

Tal como la expone Sánchez al grupo de visitantes europeos, su perspectiva contempla tres etapas sucesivas en la popularización de la nube. La primera y actualmente en sazón, la virtualización de servidores con un hipervisor, se trivializan los recursos físicos como puerta de entrada al modelo  cloud. En la segunda, de datacenter virtual, OpenStack sería el sistema operativo que regiría la plataforma; en la tercera fase, actuaría como capa global de gestión de las operaciones. Lo dicho: por ambición que no quede.

OpenStack no es un fenómeno testimonial, como puede ocurrir con otras iniciativas de su entorno, más propensas a la hostilidad hacia el mercado. Ha conseguido atraer, en distinto grado, la atención de las empresas de primera línea. Cisco, HP, Citrix, Dell y NetApp han llegado a acuerdos con  OpenStack, mientras EMC e IBM han asistido a eventos de presentación, pero sin tomar compromisos.

La lista de usuarios mencionada por el portavoz es francamente llamativa: Disney, la NASA, PayPal y Sony (para su nube de PlayStation). Un anuncio de las últimas semanas despierta curiosidad, como poco: AT&T ha solicitado incorporarse a la comunidad OpenStack, que se rige por el régimen de licencias Apache 2.0. Que un operador de estas dimensiones elija esta vía, sólo puede responder a que tiene una estrategia cloud en ciernes, y a que recela del daño que sus planes pueden sufrir por el crecimiento de la plataforma de Amazon.

Para más inri, la semana próxima se conocerán los documentos previos a la conversión de OpenStack en fundación sin fines de lucro. Rackspace renunciaría a controlar las riendas de su filial, pero esa táctica se inscribiría en la estrategia de choque con su rival Amazon.

La otra compañía visitada se llama Joyent, y lleva más tiempo en el mercado. Se define como una plataforma de software y servicios de cloud computing, capaz de ofrecer un producto integrado a proveedores de servicio, empresas y desarrolladores. Tiene firmados acuerdos de licencia con Dell y los operadores Softbank y Orascom, entre otros, que dan servicio a sus propios clientes apoyándose en Joyent.

Joyent opera en Europa desde su sede en las afueras de París, y presta servicios de nube pública a algunos clientes cuyos nombres infunden respeto: CNN, Facebook y Yahoo¡ asi como la infraestructura para el outlet online Vente Privée.

Últimamente, Joyent anunció el lanzamiento de Node.js, una plataforma open source para construir rápidamente aplicaciones escalables de tiempo real. Funciona en consonancia con su SmartOS, su sistema operativo que, según Jason Hoffman, fundador y CTO de la compañía, permite ahorrar hasta el 40% del tiempo de administración.  Pero lo más significativo es que Microsoft ha anunciado que soportará Node.js en su plataforma cloud Azure. Es algo que no ocurre todos los días.

Jason Hoffman
Jason Hoffman

Cuando el autor interrogó a Hoffman por esta cuestión – en aquel momento sólo un rumor – el fundador de Joyent reaccionó fríamente (“son sólo conversaciones entre ingenieros”, fueron sus palabras). Sólo ante la insistencia del cronista mosqueado, soltó una clave posible: “nadie ha hecho un buen trabajo de abstracción de I/O asíncrono entre Unix y Windows, por lo que contar con una herramienta que lo resuelva sería algo beneficioso para todas las partes. Eso es todo”. Un todo que no es poco.

 
Compartir:
  • Print
  • Meneame
  • BarraPunto
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Live

Artículos relacionados